Aprenda todo sobre el Museo Oceanográfico aquí

El Museo Zoológico Dámaso Antonio Larrañaga, conocido en un primer momento como el Museo Oceanográfico se encuentra ubicado en la ciudad de Montevideo, Uruguay y actualmente exhibe interesantes especies de fauna autóctona, muchas de ellas en peligro de extinción. Conoce más de su historia, ubicación y arquitectura en el siguiente artículo.

Museo Oceanográfico

Museo Oceanográfico

En esta oportunidad realizamos un interesante viaje hasta la República del Uruguay para conocer más acerca de uno de los recintos culturales e históricos más importantes del país. Estamos hablando sobre el Museo oceanográfico el cual se encuentra situado en la ciudad de Montevideo, específicamente en el barrio Buceo, sobre la rambla. Se ha convertido en uno de los espacios menos visitados de la zona y en sus instalaciones encontramos ejemplares con el proceso de conservación llamado Taxidermia.

Si bien es cierto que el Museo Oceanográfico no cuenta con un alto reconocimiento por parte de la población uruguaya, no es menos cierto que este recinto poco a poco ha ido ganando más seguidores a pesar de su complicada ubicación lo que dificulta en algunas ocasiones la llegada de turistas provenientes de otras zonas de Uruguay. Su difícil acceso provocó en el año 2012 la necesidad de trasladar su sede a un nuevo lugar.

Ese mismo año se elaboró un proyecto por parte de la Intendencia Municipal de Montevideo, una institución que planteó la necesidad de trasladar el museo a otro sitio, principalmente, por el difícil acceso que limitaba la concurrencia de visitantes al recinto. Las autoridades consideran que el Museo Oceanográfico es uno de los menos visitados de Uruguay, siendo los asiduos los que mayormente concurren a sus instalaciones.

Museo Oceanográfico

El Museo Oceanográfico se ha consolidado como una excelente alternativa para ser visitado por cualquier tipo de personas, sin embargo, su colección está básicamente dirigida para estudiantes de veterinaria y medicina. Este recinto de Uruguay posee una rica historia y tradición dentro del pueblo uruguayo, a pesar de no ser el museo más reconocido del país. Cada vez son más las personas que se interesan por visitar sus instalaciones y conocer un poco más acerca de sus colecciones.

Este museo esconde muchas curiosidades que la mayoría de sus visitantes no conoce, empezando por su cambio de nombre. La institución ha sido reconocida desde su fundación como “Museo Oceanográfico”, sin embargo, en la actualidad su verdadero nombre actual es “Museo Zoológico Dámaso Antonio Larrañaga, llamado así desde que la institución fue reabierta al público luego de un intenso proceso de ampliación y remodelación.

En el Museo Oceanográfico las personas que lo visitan pueden encontrar una gran cantidad de especies de fauna autóctona, especialmente aquellas que por los cambios climáticos y ambientales se encuentran en peligro de extinción. Este espacio para la investigación abrió sus puertas nuevamente en el año 1956 y desde ese entonces se consolida como una de las instituciones más recomendadas para estudiantes de veterinaria y medicina, aunque ciertamente puede ser visitado por todo tipo de persona interesada en el tema.

Actualmente el Museo Zoológico Dámaso Antonio Larrañaga se le reconoce por tener el objetivo principal de exponer interesantes especies en peligro de extinción. Su función es principalmente didáctica y durante todo el año se acostumbra a realizar diversas actividades y programas que van orientados a la difusión de conocimientos relacionados a este sector de las ciencias naturales.

Con frecuencia el Museo Oceanográfico o Museo Zoológico Dámaso Antonio Larrañaga es visitado por grupos escolares y universitarios, quienes llegan a sus instalaciones para realizar prácticas y conocer un poco más relacionado con las especies que allí se encuentran bajo resguardo. La ubicación de este museo complica muchas veces la visita de turistas, aunque eso no ha sido impedimento para la consolidación del recinto.

Hoy en día el Museo Oceanográfico se encuentra ubicado específicamente frente al mar. Está rodeado por la Rambla República de Chile. El lugar es reconocido bajo el nombre de “curva de la muerte”, un calificativo que recibe debido a que en esa zona se suscitaron numerosos siniestros fatales antes de que fuese modificado su trazado por la Intendencia de Montevideo. Por su ubicación, se cree que este museo es ideal para disfrutar de la naturaleza y todo el paisaje que le rodea. (Ver artículo: Museo Judío de Berlín)

Historia

Hablemos un poco en relación a la historia del Museo Oceanográfico, comenzando por el edificio donde se encuentra ubicado hoy en día. Se trata de un edificio que fue proyectado por primera vez en el año 1925 por parte de los arquitectos Canale y Mazzara luego de un encargo realizado por Visconti Romano, quien para el momento era el dueño de un cabaret situado en los altos del Teatro Artigas.

Museo Oceanográfico

El objetivo principal de levantar la construcción fue crear un “Café Morisco” en el lugar. Luego el 26 de julio del año 1926 las autoridades comunales dan la orden de ampliar y refaccionar el edificio, trabajos que arrancaron años después, específicamente en 1930. Si bien es cierto que en esa oportunidad comenzó la construcción y remodelación del edificio, fracasó el propósito comercial que se había pensando en un principio.

Lo que en una primera idea era un “Café Morisco” se convirtió inesperadamente en otro proyecto. En el año 1934 la construcción es cedida por parte de la Intendencia al Servicio Oceanográfico y de Pesca y se instaló en ese lugar la sede de la estación Oceanográfica, sede que posteriormente se le incluye un museo y pasó a ser llamada “Estación Oceanográfica y Museo”.

La historia revela como fecha importante el 27 de mayo de 1956 debido a que fue ese día cuando la institución vuelve a reabrir sus puertas para el disfrute de propios y visitantes, sin embargo, su nueva apertura se da con otro nombre. Desde ese entonces se le conoce a este lugar como “Museo Zoológico Dámaso Antonio Larrañaga” y pasó a ser administrado por el Consejo Departamental de Montevideo.

Actualmente el Museo Oceanográfico, como se le conoció en un primer momento, está considerado como el único de los museos de ciencia natural ubicados en Montevideo y referente a la Zoología. El nombre de esta institución se le debe a Dámaso Antonio Larrañaga, nacido en el año 1771 y fallecido en 1848. Este personaje fue un senador, naturalista, botánico y obispo diocesano de la Iglesia Matriz.

museo oceanográfico

Dámaso Larrañaga pasó a considerarse como uno de los personajes más importantes para Uruguay debido principalmente a su arduo trabajo relacionado con la ciencia. Él aportó sus conocimientos para la fundación de la Biblioteca Nacional y de la Universidad de la República, además fue delegado de la Asamblea Constituyente de las Instrucciones del año XIII. En el año 1821 fundó la Sociedad Lancasteriana (Nuevo método de enseñanza).

Larrañaga además recibió una serie de destacados reconocimientos a lo largo de toda su historia como investigador. En el año 1837 fue nombrado como uno de los co-fundadores del Museo de Historia Natural del Uruguay. La obra de este personaje es reconocida hoy en día por los más relevantes científicos del siglo XVIII. Logró identificar más de 646 especies botánicas nuevas.

Arquitectura y Diseño

Uno de los aspectos que más llama la atención de los diversos museos ubicados alrededor del mundo es precisamente su diseño y arquitectura debido a que la mayoría de este tipo de recintos culturales e históricos sobresalen por su estilo al momento de ser construido. Es por ello que en esta parte de nuestro artículo vamos a estar hablando sobre el tipo de arquitectura y diseño que presenta el Museo Oceanográfico, hoy en día llamado Museo Zoológico Dámaso Antonio Larrañaga en Uruguay.

El edificio donde funciona la sede principal del Museo Oceanográfico es de estilo árabe, por lo que presenta una forma un tanto diferente y curiosa en comparación con otros recintos culturales e investigativos de Uruguay. La edificación fue construida en formato de “U” y posee dos alas amplias donde hoy en día se exponen las distintas especies que conforman la variada colección del museo, especialmente integrada por animales terrestres y marinos.

El Museo Oceanográfico también cuenta con un amplio patio central donde destaca una hermosa y atractiva fuente, además que posee una privilegiada vista panorámica a orillas del mar, considerado como uno de los principales atractivos turísticos con los que dispone este museo uruguayo. El diseño actual de la edificación estuvo bajo la responsabilidad de los arquitectos Miguel A. Canale y José Mazzara y la misma fue construida entre los años 1925 y 1930.

La construcción de la sede actual del Museo Oceanográfico fue diseñada tras un encargo realizado por uno de los empresarios italianos más respetados del momento y propietario de varios cabaret en la zona céntrica de Montevideo. Para esa época, el Buceo no estaba constituido como una zona urbana, más bien formaba parte de un balneario ampliamente visitado por la población concentrada en la Ciudad Vieja.

Esta primera edificación cerró sus puertas en el año 1934 con la finalidad de ser convertido posteriormente en una estación oceanográfica que se mantuvo en funcionamiento hasta 1940, siendo nuevamente cerrada hasta que finalmente fue apertura el 27 de mayo de 1956, aunque con un nuevo nombre: Museo Zoológico Dámaso Antonio Larrañaga, un museo de ciencias naturales con referencia a zoología.

Museo Oceanográfico

Con su imponente estilo árabe y unas condiciones físicas conservadas, el Museo Oceanográfico se consolida como una de las opciones turísticas más tentadoras con las que cuenta la ciudad de Montevideo en Uruguay. Actualmente su función va dirigida a cumplir un rol social y educativo, a través de la difusión de conocimientos relacionados con el área de ciencias naturales. El museo ha sido uno de los inventos más interesantes de los últimos años.

Gracias al Museo Oceanográfico, las personas hoy en día pueden visitar sus amplias y cómodas instalaciones para estudiar, conservar e investigar principalmente la relación que existe entre los seres vivos y su hábitat. Los visitantes del recinto además tienen la oportunidad de disfrutar de un paseo didáctico plagado de diagramas, material gráfico y un conjunto de calcos de mamíferos marinos únicos de Sudamérica. (Ver artículo: Museo Nacional de la Revolución)

Ubicación y Cómo llegar

Hablemos en esta parte de nuestro artículo sobre la ubicación geográfica del Museo Oceanográfico y cuáles son las principales alternativas con las que cuentan las personas para llegar hasta sus instalaciones. Lo primero que podemos decir es que el recinto, actualmente conocido como el Museo Zoológico Dámaso Antonio Larrañaga se encuentra situado en el barrio Buceo de la ciudad de Montevideo, Uruguay, en el continente Sudamericano.

Museo Oceanográfico

La sede actual del Museo Oceanográfico se encuentra localizada frente al mar y está rodeada por la Rambla República de Chile. La edificación donde se sitúa el museo Dámaso Antonio Larrañaga fue diseñada originalmente como “Café Morisco” entre los años 1930 y 1933, sin embargo ese proyecto inicial fracasó, seguramente por la fama del lugar que era conocido como “Cabaret de la muerte” o por la crisis económica del 29.

Es importante recordar a las personas que deseen viajar hasta el Museo Oceanográfico que es necesario comunicarse con la administración del recinto antes de programar la visita, debido a que pueden darse algunos cambios en cuanto a horario de trabajo, precios de entradas o servicios. Lo más recomendable es llamar antes de ir para no tener ningún tipo de inconveniente en nuestro paseo por el lugar.

Para llegar hasta las instalaciones del Museo Oceanográfico debemos tener en cuenta que su sede está ubicada en la Rambla República de Chile 4215. Para trasladarnos hasta esa zona de la ciudad de Montevideo contaremos con muchas alternativas, sin embargo, una de las más económicas y fácil es movilizarnos a través de Ómnibus, unidades que te llevarán sin inconveniente hasta la sede principal del museo.

Museo Oceanográfico

Las puertas del Museo Oceanográfico se encuentran abiertas de martes a sábados desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde. Por lo general la entrada al recinto es totalmente gratuita, especialmente para estudiantes. En estos casos lo más recomendable es agendar previamente la cita para así tener asegurado nuestro ingreso al lugar.

Quienes visitan por primera vez el Museo Oceanográfico deben tener en consideración que esta institución tiene algunas normativas que debemos cumplir una vez estemos dentro de sus instalaciones. Se exhorta el cuidado de la higiene y la preservación de la limpieza del museo. Está prohibido el uso de música en volumen alto, al igual que el ingreso de animales. Tampoco está permitido el ingreso con bicicletas y no se puede consumir alimentos dentro de la sala.

Las autoridades encargadas de la administración del museo adelantaron recientemente sobre la posibilidad en un futuro de reubicar la sede del museo a otro emplazamiento, motivamos principalmente a la escasez de concurrencia de visitantes durante los últimos años, además de las dificultades en cuanto al acceso a este lugar. Muy probable la nueva sede abra sus puertas en el zoológico de Villa Dolores. (Ver artículo: Museo de Arte Colonial de San Francisco)

(Visited 352 times, 1 visits today)
Categorías Uruguay

Deja un comentario