Museo de la Santa Inquisición: centro, ubicación, visitas y más

El Museo de la Santa Inquisición y del Congreso, es uno de los museos al que acuden mayor visitantes durante todo el año. Se inauguró en el mes de julio del año de 1968. En este Museo se pueden observar salas de tortura y celdas  ocultas con pasadizos secretos.

MUSEO DE LA SANTA INQUISICIÓN

La Inquisición

La Santa Inquisición da comienzo gracias al Rey Felipe II en el año de 1569. Parte importante del Consejo de la Suprema y General Inquisición española. A partir del año 1569, comienza a derivarse la Inquisición en la ciudad de Lima (Perú), bajo la función del virreinato de Francisco de Toledo.

Frente a la iglesia de la Merced (actualmente jirón de la Unión), en un establecimiento alquilado, el Tribunal da comienzo a sus funciones administrativas. Sin embargo, para el año de 1584, la sede se cambió para la casa de Nicolás de Rivera el mozo (conquistador andaluz), por considerar muy céntrico el lugar para el Tribunal.

En la filial de la Santa Inquisición, las personas que cometen algún tipo de delito o no están de acuerdo con la religión católica, son ajusticiadas con torturas crueles.Gracias a las nuevas leyes de las Cortes de Cádiz, durante el año de 1813, en el mes de febrero, se decretó la abolición de la Inquisición.

Durante el reinado de Fernando VII, en el año 1814, se restablecieron las funciones de la Inquisición, pero resultó ser mayormente de palabra que un hecho real. En cuanto a Perú, la abolición permanente de tal hecho, sucedió en el año de 1820, debido al proceso de emancipación del Perú, donde terminaron definitivamente toda dependencia de género político con España.

Introducción al Museo

Actualmente el Museo de la Santa Inquisición es uno de los más visitados en el Centro Histórico de Lima. El Museo está ubicado en el edificio más importante y de mayor antigüedad de  Lima. (Ver también: Museo de Arte Precolombino)

En la parte interna del Museo de la Santa Inquisición se pueden ver casi las mismas instalaciones en las que se desarrollaban los castigos en la época de la Inquisición. Entre las que destaca la Sala de audiencias, en la que los visitantes pueden observar con detenimiento, más de treinta mil piezas elaboradas en madera de caoba tallada. También se encuentra la «Puerta del Secreto», que llevaba al recinto privado del Inquisidor Mayor.

Dentro del recinto se podían ver secciones como la Cámara de Tormento, las áreas de las cárceles secretas y los calabozos subterráneos. También hay un sector destinado a la biblioteca de Inquisición y otras secciones. En el Museo de la Santa Inquisición se encuentran en exhibición artículos que era usados durante los castigos de los acusados por delitos de fé.

MUSEO DE LA SANTA INQUISICIÓN

En el Museo de la Santa Inquisición, se puede observar cómo unas treinta y dos personas sufrían con castigos crueles por sus delitos de fe. De estos condenados a tortura, únicamente una persona era de origen peruano. Las mujeres también llegaron a sufrir de torturas indescriptibles, por considerarlas brujas.

El jefe del Museo de la Santa Inquisición comenta que las visitas al museo son cada vez más evidentes, aunque es un lugar bastante pequeño. Los diferentes métodos de tortura utilizados en la antigüedad, atraen al Museo a un gran número de visitantes todos los años.

Instrumentos de tortura y pena capital

Antiguamente la iglesia acostumbraba a infringir ciertos procedimientos que estaban bajo un código racional, que según los preceptos de la evolución política y social, bajo la necesidad moral de los hechos, eran racionalmente hablando, recursos necesarios para que la moral del pueblo prevalezca intacta. Hecho histórico, completamente erróneo.

MUSEO DE LA SANTA INQUISICIÓN

Lamentablemente estos sucesos adormecen la conciencia colectiva, manteniendo sumisa a la población en cuanto a los verdaderos peligros. Dentro de la sociedad, con el paso del tiempo, nos hemos dado cuenta de que las torturas no representan un estereotipo particular y necesariamente no se necesita de espacios adecuados para tal fin. Tampoco es parte del poderío religioso. (Ver art+iculo: Museo de Arte de Lima)

Según estudios psicológicos, se ha logrado demostrar que las torturas o daño que se le realicen a cualquier criatura viviente (seres humano especialmente), es lamentablemente una condición innata en los hombres. Este hecho es el que diferencia a los humanos de las peores bestias. En la sociedad están las torturas psicológicas que llega a enfrentar una familia dentro de la sociedad hasta las peores torturas policiales.

Por tal motivo se sabe que la Inquisición tuvo su auge a través del olor a carne chamuscada y a los gritos de las personas torturadas, durante los siglos pasados. Este hecho se genera a la inversa, demostrando que no es la Inquisición la que hace el poderío, es el poderío el que genera la Inquisición, a través del tiempo.

Centro Histórico del Museo

Parte de las instalaciones en el Museo de la Santa Inquisición, permanecen igual que como se encontraban en la época de la Inquisición. La Sala de Audiencias, era el recinto de mayor importancia, ya que ahí el tribunal Supremo realizaba los procesos correspondientes a las acciones y medidas que se debían tomar sobre los condenados.

El techo permanece intacto, realizado con madera barroca, elaborado de manera artesanal, es una hermosa obra de arte de la arquitectura de la época. Al recorrer la Sala de Tortura, se pueden observar los diferentes objetos que se utilizaban para tal fin, como: «la garrucha» y «el potro».

Las celdas que se encuentran ocultas en el sótano del Museo de la Santa Inquisición, están conformadas por pequeños espacios de calabozos bastante oscuros, donde permanecían por tiempo indefinido las personas que eran ajusticiadas como culpables e incluso, las que aún esperaban por un juicio.

Que eran apresadas secretamente. Por lo que se buscaba la manera de que no se mantuviera comunicación con el exterior o con sus familiares. Todas las salas del Museo de la Santa Inquisición, están dotadas de figuras en escala real, donde muestran la manera que presentaban al ser torturados o castigados.

MUSEO DE LA SANTA INQUISICIÓN

Tanto los notarios, los secretarios, los verdugos y los mismísimos detenidos presenta los gestos y posiciones notables dentro de las salas. Al subir a la segunda planta del recinto, se muestran muebles típicos del anterior congreso del Perú. (Ver también: La Virgen de las Rocas)

Una muestra del terror de aquellos tiempos

Dentro de las instalaciones del Museo de la Santa Inquisición, se puede realizar un recorrido bastante funesto y tenebroso, donde se pueden apreciar la variedad de torturas realizadas por los verdugos para someter a las personas culpadas de algún delito.

En el Museo de la Santa Inquisición se narran algunos hechos fatídicos que pueden llegar a causar conmoción en los visitantes, ya que describen los hechos acaecidos gracias a los diferentes castigos desarrollados a los imputados. Estos hechos transcurrían en la Sala del Tormento. Las torturas formaban parte de los actos relacionados a la confesión de los delitos en el acusado (normalmente de índole religioso).

Parte de estas atroces torturas eran: latigazos en la espalda, ahogamiento con agua, estirar el cuerpo de manera forzada a través de sus extremidades, etc. Todos estos castigos causaban extremado dolor a las personas que los sufrían.

Hoy en día es incomprensible cómo los pobladores de esa época en Lima, pudieron permitir tales atrocidades, tal ves porque se sabe que Santa Rosa de Lima, se auto flagelaba, por amor a Dios.

MUSEO DE LA SANTA INQUISICIÓN

Durante el recorrido en el Museo de la Santa Inquisición, se observa una representación de lo que era «el auto de fe», en una sala donde tres jueces escuchaban los motivos de las personas en su defensa (Sala de Audiencia).

Como hecho curioso en el museo se representan dos hechos completamente opuestos, La Inquisición que no perdonaba a las personas que no creyeran en Dios y El Congreso que en todos los países representa la libre expresión del pueblo. (Ver también: Basílica y Convento de San Francisco)

Fin de la época inquisidora

Gracias a Dios, la Santa Inquisición fue abolida por Don José de San Martín durante el comienzo de la independencia, porque actualmente muchas personas pasarían a sufrir sus consecuencias.

El patio Sevillano

La visita al Museo de la Santa Inquisición llega a su fin al comenzar la parte del Congreso, donde se puede observar el Patio Sevillano, portando ese nombre debido a la gran cantidad de azulejos españoles. En este lugar podemos descansar y observar el lugar exacto en donde asesinaron a uno de los presidentes de la República del Perú (Manuel Pardo, primer presidente civil de la nación).

MUSEO DE LA SANTA INQUISICIÓN

Ubicación del Museo de la Santa Inquisición

El Museo de la Santa Inquisición se encuentra ubicado en todo el frente de la Plaza Bolívar, Jirón Junín 548, centro Histórico de Lima, Lima, Perú. En el lateral del Congreso de la República, la fachada porta seis imponentes columnas con un estilo clásico, que le dan la bienvenida a todos los visitantes al Museo de la Santa Inquisición. La edificación completa tiene una arquitectura greco-romana que data desde el año de 1570.

¿Cómo llegar?

Para llegar a las instalaciones del Museo de la Santa Inquisición, basta con tomar el bus metropolitano que llega hasta la Estación Central y luego desde ahí se agarra otro autobús, que nos dejará en la estación de Jirón de la Unión.

Desde aquí se procede a caminar por el Jirón Carabaya hasta el Jirón Junín donde se procede a cruzar hacia la derecha hasta llegar a la plaza Bolívar y al Museo. Una opción más cómoda es usar el servicio de taxi. El recorrido desde Miraflores, San Isidro y Barranco puede durar 30 minutos aproximadamente.

El Museo de la Inquisición y del Congreso es un museo peruano, que se encuentra ubicado en el antiguo salón del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición en Lima. Este tribunal es meramente  eclesiástico con competencia en delitos religiosos. En la República, el recinto pasó a ocuparse por el Senado, para luego terminar como Museo, el cual tiene como finalidad investigar y conservar.

MUSEO DE LA SANTA INQUISICIÓN

Visita virtual

El Museo de la Santa Inquisición ofrece al púbico un servicio virtual. En esta versión optimizada, transporta al público virtual, a través de la historia en un recorrido histórico. Recibiendo al año más de cuatrocientas mil visitas virtuales. (Ver también: Coricancha)

El supervisor del Museo de la Santa Inquisición, el Magister Fernando Ayllón, ha notificado que el recorrido virtual cuenta con más de quinientas publicaciones en su contenido. El sitio virtual se divide en:

  • Museo del Congreso con ochocientas publicaciones
  • El Tribunal de la Inquisición con veintitrés publicaciones
  • Museo con siete publicaciones

El Museo de la Santa Inquisición en su versión virtual ha recibido a casi cuatro millones de personas y más de doce millones de descargas.

El entusiasmo en cuanto a las visitas virtuales no es únicamente con fin académico, sino para público en general que sólo desea aprender más sobre el museo. El jefe del Museo, aseguró que: «el objetivo del sitio web es servir como una herramienta educativa, educar al ciudadano en la historia del Congreso y la República así como en el patrimonio cultural a su cargo».

MUSEO DE LA SANTA INQUISICIÓN

Libros virtuales

El Museo en la página virtual posee libros de textos completos como diccionarios de terminologías del Derecho Parlamentario, Leyes del Perú, entre otros. Para acceder a esta página solo se debe colocar el siguiente enlace: http://www4.congreso.gob.pe/museo/index.html

(Visited 1.849 times, 2 visits today)
Categorías Perú

Deja un comentario