Capilla Sixtina: historia, obras, características y mucho más

Prepárate para descubrir junto a nosotros uno de los lugares más emblemáticos del mundo. La Capilla Sixtina, ubicada en Roma, es considerada como la más famosa del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano y en ella se celebran diversos actos y ceremonias papales. Conoce su historia, características y más a continuación.

Capilla Sixtina

Capilla Sixtina

En nuestro artículo de hoy vamos a estar realizando un interesante viaje hasta uno de los lugares católicos de mayor historia en el mundo. Nos trasladamos hasta la Ciudad del Vaticano en Roma para conocer la imponente Capilla Sixtina, una hermosa y atractiva capilla del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano donde funciona la residencia oficial del papa. Se podría decir que es la estancia más conocida del conjunto palaciego.

En sus primeros años de creación la Capilla Sixtina cumplía funciones como capilla de la fortaleza vaticana y fue conocida en un tiempo como la Cappella Magna. Su nombre actual se le otorga gracias al papa Sixto IV, encargado de ordenar la construcción de la capilla entre los años 1473 y 1481. A partir de ese entonces, el lugar ha funcionado principalmente como escenario para celebrar diversos actos y ceremonias papales.

En la actualidad la Capilla Sixtina está considerada como uno de los lugares más consagrados de la Iglesia Católica del mundo. Hoy en día funciona como la sede del cónclave, una reunión tradicional que realizan los cardenales que han sido electos por parte del Colegio Cardenalicio con el fin de escoger a un nuevo papa. La capilla es ampliamente reconocida en el mundo por muchos factores, principalmente por su decoración al fresco, donde resalta la obra de Miguel Ángel llamada “El Juicio Final”.

Capilla Sixtina

Hoy en día la Capilla Sixtina está descrita como uno de los lugares más emblemáticos del mundo, considerándose como la mayor obra de arte en el mundo debido a sus características relacionadas con su tamaño, además por el simbolismo que ésta encierra. En este lugar se conjuga de una manera especial el arte y la fe, concibiendo una de las mayores expresiones artísticas del espíritu humano.

La Capilla Sixtina refleja el arduo trabajo de uno de los artistas más grandes de todos los tiempos como lo fue Miguel Ángel Buonarroti, quien a través de su pincel, deja plasmado un legado a las generaciones de todos los tiempos mediante imponentes obras de arte. Este espacio también da cabida a obras de otros importantes artistas como Perugino, Botticelli, Signorelli y Roselli.

Con propiedad se podría decir que la Capilla Sixtina es la capilla más famosa del mundo entero y marcó el éxito de diversos artistas plásticos, especialmente la de Miguel Ángel, considerado como el principal personaje del Renacimiento. Dentro de la capilla se pueden observar grandes obras de este maestro que adornan las instalaciones de la Capilla Sixtina, entre ellas, El Juicio Final (pintado encima de la pared del altar) y La creación de Adán.

En los últimos años la Capilla Sixtina se ha convertido en uno de los destinos turísticos y religiosos más importantes de Roma, donde cada año llegan cientos de visitantes para conocer más de su historia y visualizar las hermosas obras que se esconden en su interior. La Capilla Sixtina se podría considerar como uno de los mayores tesoros del Vaticano, ampliamente reconocida en el mundo por su decoración, además por ser el templo donde se elige y corona a los Papas.

Uno de los elementos visuales que más llama la atención de las personas que visitan cada año la Capilla Sixtina tiene que ver con su arquitectura, sin embargo, los frescos que recubren por completo las paredes y el techo son su principal atracción. En la siguiente parte de nuestro artículo vamos a detenernos en un punto importante relacionado con esta capilla y tiene que ver con su historia, ¿Quién lo mandó a construir y cómo se ha logrado mantener a pesar de los años? (Ver artículo: Papalote Museo del Niño)

Historia

La Capilla Sixtina de Roma es por hoy uno de los mayores tesoros del Vaticano y la Iglesia Católica. Se podría decir que es la capilla más conocida a lo largo y ancho del mundo, principalmente, por ser en este lugar donde se elige y corona a los papas, una de las grandes representaciones que tiene la Iglesia Católica. Pero, ¿Sabe usted quién fue el encargado de ordenar la construcción de este templo y cómo ha sido su influencia a lo largo de los años?

Lo primero que podemos decir es que la Capilla Sixtina se construcción entre los años 1473 y 1481, específicamente durante el mandato del Papa Sixto IV, conocido por ser la autoridad encargada de ordenar el levantamiento del edificio, además de ser el papa a quien debe su nombre actual la reconocida capilla. El arquitecto encargado de la construcción de la Capilla Sixtina fue Giovanni de Dolci, única obra por la que se le recuerda en el mundo.

En sus primeros años, la Capilla Sixtina cumplía la función principal de servir como sede de la Capilla Pontificia, considerado como uno de los dos órganos de la Casa Pontifica, llamada Corte Pontificia hasta 1968. Para la época de mandato del papa Sixto IV, a finales del siglo XV, este órgano se conformada por unas 200 personas, entre las cuales se incluía clérigos, oficiales de la Santa Sede y laicos distinguidos.

Capilla Sixtina

La historia revela que para la época se establecen al menos 50 ocasiones en la cual la Capilla Pontificia debía reunirse al completo. De esas 50 ocasiones, al menos 35 eran misas, de las cuales ocho solían celebrarse en basílicas, por lo general en San Pedro y donde asistían numerosos fieles. Por su parte el resto de las misas se podrían celebrar en un espacio más pequeño e íntimo, para ello, se utilizaba la Cappella Maggiore, antes de ser reconstruida la actual Capilla Sixtina

Hay documentos que señalan que para el año 1368 la Cappella Maggiore ya existía, sin embargo eso aún no ha podido ser demostrado con severidad. De acuerdo a un comunicado escrito por Andreas de Trebisonda y dirigido a Sixto IV, para el momento de ser demolida la construcción para dar paso a la capilla actual, Cappella Maggiore presentaba un estado total de ruina, con las paredes inclinadas.

Así comienza la historia de la Capilla Sixtina, una capilla que se encuentra situada en el mismo lugar que era ocupado en un principio por la Cappella Maggiore. El lugar fue diseñado por Baccio Pontelli para Sixto IV, de quien precisamente toma su nombre. La construcción corrió bajo la responsabilidad y supervisión del reconocido arquitecto Giovanni de Dolci entre 1473 y 1481.

Fueron complicados y largos los años empleados para la construcción final de lo que hoy en día se conoce como la Capilla Sixtina, recinto que una vez fue terminado, comenzó a recibir una extraordinaria decoración con frescos de algunos de los más reconocidos artistas del Alto Renacimiento, una razón que llevó a considerar este espacio como un lugar privilegiado para el arte.

Capilla Sixtina

El 15 de agosto del año 1483 es una de las fechas más emblemáticas de este lugar sagrado debido a que fue ese día cuando se llevó a cabo la primera misa dentro de las instalaciones de la Capilla Sixtina. La celebración de ese momento fue producto a la misa de la Asunción de María y fue durante dicha ceremonia donde la capilla es consagrada y dedicada a la misma Virgen María.

Desde el primer momento de su construcción hasta nuestros tiempos, la Capilla Sixtina ha mantenido sus puertas abiertas y en pleno funcionamiento. Actualmente es la sede principal de grandes eventos relacionados con el calendario papal, a menos que el Papa se encuentre de viaje. Es en la Capilla Sixtina donde se celebra cada año una misa con motivo de la fiesta del Bautismo del Señor.

En algunas oportunidades la Capilla Sixtina también sirve como lugar para que se celebre la misa papal con el Colegio Cardenalicio o la Casa Pontificia. También en otras ocasiones se cantan vísperas solemnes con la presencia del papa. Es en estas instalaciones donde suelen reunirse los Cardenales con el fin de escoger y coronar al nuevo papa, uno de los eventos más emblemáticos de la Iglesia Católica y El Vaticano.

La Capilla Sixtina es hoy en día reconocida mundialmente por ser el lugar donde se llevan a cabo los cónclaves papales, sin embargo, es importante recordar que este lugar es la capilla que pertenece a la Capilla Pontificia, es decir, un grupo de personas escogidas para conformar el ámbito más cercano del Papa dentro de la Santa Sede. Es la capilla más famosa del Palacio Apostólico.

La arquitectura que refleja la imponente Capilla Sixtina rememora el Templo de Salomón y fue posible gracias al respaldo artístico y decorativo de destacados artistas del Renacimiento de la talla de Botticelli, Ghirlandaio, Perugino o Miguel Ángel, éste último fue el responsable de pintar la inmensa bóveda entre 1508 y 1512, donde se representa la famosa obra de “El Juicio Final”, descrita como una de las cúspides de la pintura universal.

Creación de la Capilla Sixtina

Durante la primera parte de nuestro artículo pudimos conocer un poco más los principales aspectos relacionados con la historia de la Capilla Sixtina y los personajes involucrados en su diseño y creación. Precisamente en esta parte vamos a hablar brevemente sobre los responsables de ordenar la creación de la Capilla Sixtina y por qué recibe ese nombre particular.

Como muchos conocerán, el nombre de la Capilla Sixtina ubicada en Roma se le debe a un alto personaje de la Iglesia Católica para finales del siglo XV. Su nombre viene dado por el Papa encargado de llevar a cabo el proyecto de la construcción: Sixto IV. Actualmente la capilla representa uno de los lugares históricos y artísticos más importantes situados no sólo en Italia sino en Europa.

Entonces se podría decir que la Capilla Sixtina fue un proyecto ordenado por el Papa Sixto IV, sin embargo, todo el esfuerzo no recayó sobre sus manos debido a que se unió a importantes personajes para lograr terminar por completo esta construcción, hoy en día una de las más imponentes y valoradas por la Iglesia Católica y especialistas en el arte.

Capilla Sixtina

Si bien es cierto que el Papa Sixto IV fue el encargado de ordenar la creación de la Capilla Sixtina, en el proyecto participaron otros destacados personajes de la época, por ejemplo, Giovannino de Dolci, responsable de la construcción de este recinto. En un principio el lugar se dedicó exclusivamente a la celebración de ceremonias solemnes y cónclaves, convirtiéndose en poco tiempo en un emblema de la arquitectura y la fe mundial.

El edificio Sixtino fue reestructurado bajo la tutela de Giovannino de Dolci, tomando como referencia un proyecto liderado por el florentino Baccio Pontelli el cual tenía una doble intención para su momento. En primer lugar se buscará instalar la nueva capilla palatina y además mejorar el sistema de defensa del Palacio Pontificio. El edificio consta de un subterráneo, un entresuelo y la capilla como tal.

Fueron prácticamente estos personajes los que se relacionan directamente con la creación de la Capilla Sixtina, lugar que presenta una estructura bastante sencilla, aunque sin dejar de ser atractiva ante la mirada de millones de personas alrededor del mundo. En la actualidad dentro de sus instalaciones podemos observar una variedad de obras de influyentes artísticas de la época, entre las más nombradas se encuentran: Entrega de las llaves creada en el año 1480, Escenas de la vida de Moisés creada en el año 1481, la creación de Adán de 1510 y Juicio Final 1541.

Capilla Sixtina

En pocas palabras podemos decir que la Capilla Sixtina fue mandada a construir por el Papa Sixto IV en el año 1473 y actualmente presenta unas dimensiones de 39 metros de largo por casi 14 de ancho, lo que proporciona más de 500 metros cuadrados de bóveda. Para la fecha se consolida como uno de los destinos turísticos de mayor relevancia en la ciudad de Roma, una zona ampliamente visitada por personas provenientes de diferentes partes del mundo. (Ver artículo: Museo del Fútbol)

Características

Hablemos en esta parte de nuestro artículo sobre las principales características que presenta la reconocida mundialmente Capilla Sixtina, dedicada a María Asunción en el Cielo y considerada como la capilla central del Palacio Apostólico. Hoy en día esta capilla está descrita como uno de los tesoros culturales y artísticos de mayor importancia dentro de la Ciudad del Vaticano, convirtiéndose en un destino ideal para hacer turismo.

La Capilla Sixtina, construida entre 1475 y 1481, posee ciertas características que la hacen interesante y atractiva ante la mirada de millones de personas en el mundo, especialmente aquellos amantes de la arquitectura, el arte, la cultural y por supuesto la fe y creencia en Dios. Es uno de los lugares más sagrados del mundo, donde se celebran el cónclave y otras importantes ceremonias oficiales relacionadas con la figura papal.

Hablar de las características de la Capilla Sixtina en Roma es hacer referencia de manera obligada a su arquitectura, especialmente a su aspecto decorativo. Es importante señalar que el programa general de la decoración pictórica de la capilla estuvo dividido en al menos tres registros de abajo hacia arriba: Por una parte encontramos el zócalo con tapices falsos, luego el segundo orden con escenas del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, por último la representación de los mártires pontífices.

Capilla Sixtina

Una de las primeras áreas en ser decoradas fue la pared detrás del altar, donde hoy se sitúa la obra llamada “El Juicio Final”. Por su parte la bóveda del lugar fue decorada por un cielo estrellado de Pier Matteo d’Amelia. Otra de sus características principales tiene que ver con la ubicación de la Capilla Sixtina, situada en el Palacio Apostólico (residencia oficial del Papa) en el Vaticano.

La Capilla Sixtina, en cuanto a proyecto arquitectónico se refiere, estuvo diseñado por el reconocido arquitecto de origen italiano y escultor Baccio Pontelli. La capilla presenta en la actualidad una forma rectangular con 40,9 metros de largos, 13.4 metros de ancho y más de 20 metros de altura, convirtiéndola así en una de las más grandes e imponentes, no solo de Italia sino de todo el continente europeo y el mundo.

Si hablamos de las características internas de la Capilla Sixtina sería oportuno aclarar que tanto las paredes laterales como el techo del recinto se encuentran decorados con numerosos frescos representativos del antiguo y nuevo testamento de la Santa Biblia. Algunos de los frescos más populares son los del artista renacentista Michelangelo Buonarroti, aunque también podemos visualizar pinturas de artistas como Botticelli, Cosimo Rosselli, entre otros.

Capilla Sixtina

Éstas serían tan solo algunas de las más destacadas características de este importante espacio religioso y arquitectónico de Italia. La Capilla Sixtina representa elementos cautivadores por cualquier parte donde se le mire, incluso en las zonas donde se podría pensar que son menos atractivas para el turista. Las dimensiones que presenta la Capilla son las mismas del Templo de Salomón de acuerdo a lo establecido en el Antiguo Testamento. (Ver artículo: Museo Guggenheim)

Ubicación

La Capilla Sixtina está considerada como uno de los principales destinos turísticos religiosos del mundo a donde llegan cada año un importante número de personas provenientes de diferentes países para disfrutar de sus maravillas arquitectónicas, artísticas y relacionadas con la fe cristiana. Una de las cosas que más se preguntan las personas es acerca de la ubicación de la capilla y cómo podemos llegar hasta sus instalaciones.

La edificación de esta hermosa infraestructura es descrita hoy en día como uno de los mayores tesoros del Vaticano de Roma, aunque para el mundo en general representa una de las obras más especiales, no sólo por su particularidad en cuanto a decoración se refiere, sino por ser el lugar donde se elige y corona a los Papas. Pero ¿Dónde se localiza esta imponente capilla?

La Capilla Sixtina se encuentra ubicada dentro de los Museos Vaticanos y para evitar las largas colas la mejor opción será ingresar precisamente a través de los Museos Vaticanos, considerada como la atracción de Roma y Europa con mayores colas de entrada. Allí las personas pueden durar hasta cuatro horas en una cola para poder ingresar al lugar, especialmente en temporadas altas como el verano.

Capilla Sixtina

Hablar de la ubicación de la Capilla Sixtina es hacer referencia a la imponente Ciudad de Roma, especialmente al Vaticano, residencia oficial del Papa. La sede de este lugar sagrado de encuentra situada en un edificio en la esquina suroeste del núcleo medieval del Palacio Pontificio. Anteriormente en la misma zona donde se localiza hoy en día la capilla, existía un oratorio probablemente del siglo XIII, del cual quedan solo unas pocas menciones en los documentos.

Ahora que conocemos la ubicación exacta de la Capilla Sixtina resulta necesario averiguar cuáles son las principales alternativas con las que contamos para llegar hasta las instalaciones de este lugar sagrado.  Por encontrarse dentro de los Museos Vaticanos en el Vaticano (Roma), las personas para poder ingresar a sus instalaciones deberán en primer lugar comprar la entrada de los Museos Vaticanos ya que no venden un boleto solo para la Capilla Sixtina.

Cuando ingresamos a los Museos Vaticanos en Roma nos vamos a encontrar con las señalizaciones que nos llevarán hasta la Capilla Sixtina. Si usted es de esas personas que no tiene mucho tiempo para hacer todo el recorrido, la mejor opción será visitar únicamente la Capilla Sixtina, debido a que recorrer todas las instalaciones del amplio lugar nos puede tomar varias horas de nuestro tiempo.

Una información importante que debemos conocer es sobre el horario en los que labora la Capilla Sixtina. Al igual que los Museos Vaticanos, este lugar se encuentra abierto al público general de lunes a sábado desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde y las personas podrán ingresar a sus instalaciones máximo hasta las cuatro de la tarde.

Capilla Sixtina

Es importante recordar que las puertas de la Capilla Sixtina se encuentran cerradas durante las fiestas nacionales, es decir, 1 y 6 de enero, 11 de febrero, 19 de marzo, el día de Pascua y Lunes de Ángel, 1 de mayo, 29 de junio, 14 y 15 de agosto, 1 de noviembre, 8, 25 y 26 de diciembre. El lugar también permanece cerrado todos los domingos, menos el último domingo del mes en caso de no ser feriado.

La entrada a la Capilla Sixtina no es gratuita, sin embargo, hay posibilidad de ingresar a sus instalaciones sin pagar nada. Esto se puede hacer únicamente el último domingo del mes aunque no es posible reservar online la entrada por lo que las personas tendrán que realizar largas colas para entrar. El horario especial del último domingo del mes es desde nueve de la mañana hasta las dos de la tarde. (Ver artículo: Guernica )

¿Cuánto tardó en pintarse?

Uno de los grandes maestros relacionados con la Capilla Sixtina es sin duda alguna Miguel Ángel a quien se le atribuye parte de las pinturas que podemos observar hoy en día dentro de las instalaciones de esta atractiva capilla ubicada en la ciudad de Roma en Italia. Se podría decir que la Capilla Sixtina es una obra del arquitecto y pintor de origen italiano, Miguel Ángel, además una de las áreas más conocidas del Palacio Apostólico del Vaticano.

Al ingresar a la Capilla Sixtina será imposible no dejarse atrapar por las imponentes pinturas dentro de sus instalaciones pero ¿Sabe usted cuánto tiempo tardó Miguel Ángel en pintar los frescos de la Capilla Sixtina? Tratemos de descubrir eso y mucho más en esta parte de nuestro artículo. Cuando hablamos de “frescos de la Capilla Sixtina” nos estamos refiriendo a las obras de artes realizadas por importantes artistas, entre ellos, Miguel Ángel.

Capilla Sixtina

Hoy en día los frescos de la Capilla Sixtina están considerados por muchos como un verdadero emblema dentro del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano y cada año adquiere una mayor popularidad en el mundo debido principalmente a la decoración de la bóveda y el testero “El Juicio Final”, ambas obras de la autoría del reconocido arquitecto y pintor italiano, Miguel Ángel Buonarroti.

Para nadie es un secreto que los frescos más importantes y conocidos de la Capilla Sixtina fueron creados por este personaje de nombre Miguel Ángel, sin embargo, también es importante recordar que dentro de la capilla se observar obras pertenecientes a otros pintores renacentistas de renombre, como por ejemplo, Rafael, Botticelli o Perugino, quienes también lograron participar en la decoración de la capilla un tiempo después de su construcción.

Los creadores tuvieron que invertir varios años para lograr realizar la decoración que presenta actualmente la Capilla Sixtina, tanto así, que el proceso de pintar sus paredes se tuvo que realizar en diferentes etapas. En un primer momento la decoración de la capilla sólo fue la pintura de la bóveda en azul cielo, salpicado de estrellas doradas y compuesto por los doce apóstoles en pechinas.

Capilla Sixtina

Luego esa primera decoración fue sustituida por la obra realizada por Miguel Ángel y fue así como entre los años 1508 y 1512, el entonces papa Julio II ordenó a dicho pintor la decoración de la inmensa bóveda de la Capilla Sixtina, integrada por nueve escenas del Génesis como su tema central. Años más tarde, específicamente desde 1536 hasta 1541, el mismo personaje se encargó de decorar la pared del altar de la solemne capilla con la obra “El Juicio Final” una representación de El Apocalipsis.

Obras

La Capilla Sixtina se ha convertido en los últimos años en uno de esos lugares mágicos y encantadores que valen la pena visitar por tratarse no sólo de un referente en cuanto a la Iglesia Católica se refiere, sino que además está considerada como una verdadera creación arquitectónica y artística, influenciada principalmente por Miguel Ángel, un gran artista que dedicó más de 10 años de su vida a realizar pinturas que cubren la bóveda y la pared del fondo encima del altar.

Visitar las instalaciones de la Capilla Sixtina resulta una de las experiencias más inolvidables para millones de personas alrededor del mundo entero quienes llegan cada año para conectarse con la fe y lo mejor del arte plástico. Si bien es cierto que se trata de un lugar sagrado y de mucho impacto en la comunidad cristiana, uno de los aspectos que más llama la atención de esta capilla tiene que ver con sus hermosas obras en su interior.

La Capilla, nacida entre 1477 y 1480 e inaugurada el 15 de agosto del año 1483, representa hoy en día un lugar de encuentro para muchas personas amantes del arte y la arquitectura. Esta Capilla ubicada en cerca de la Basílica de San Pedro contiene en su interior obras de inestimable valor, además de ser ampliamente reconocida en el mundo por ser la sede oficial del Cónclave, reunión entre cardinales para elegir al nuevo Papa.

Una vez que las personas logran ingresar al interior de la Capilla Sixtina podrán notar las espectaculares obras y pinturas que embellecen todo el mágico lugar de Roma. Lo que más llama la atención de las cientos de personas que llegan a visitar la Capilla Sixtina son precisamente las maravillosas pinturas que recubren todo el área de la bóveda, donde destacan obras como “La Creación de Adán” en el centro y “El Juicio Final” la cual recubre la pared del altar.

Tanto la obra “La Creación de Adán” como “El Juicio Final” pertenecen a las innumerables creaciones realizadas por el pintor italiano Miguel Ángel, sin embargo, en el interior de la Capilla Sixtina no sólo destacan obras de este personaje sino que también es posible visualizar obras de artistas de alto renombre y trayectoria, como por ejemplo, Pietro Perugino, Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli, entre otros.

En el interior de la Capilla Sixtina se encuentra quizás una de las obras más emblemáticas del Renacimiento italiano y que ha logrado extenderse prácticamente por todo el mundo. La obra ubicada en el techo de la Capilla fue de la autoría de Michelangelo Buonarroti, mejor conocido como Miguel Ángel, un trabajo que fue encargado al artista por parte del entonces Papa Julio II (1443-1513)

Capilla Sixtina

Hablemos acerca de los frescos de la Capilla Sixtina, comenzando por los frescos laterales, especialmente los que se encuentran ubicados en la Pared Sur del lugar. Esta área de la capilla está completamente decorada con los frescos que hacen alusión a la Vida de Moisés, pintados entre 1481 y 1482. Se organizan de la siguiente manera, partiendo desde el altar:

  • Vuelta de Moisés a Egipto y circuncisión de Eliezer, de Pietro Perugino Y ayudantes
  • Pruebas de Moisés, de Sandro Botticelli Y ayudantes
  • Paso del Mar Rojo, de Cosimo Rosselli, Domenico Ghirlandaio Biagio d’Antonio
  • Descenso del Sinaí, de Cosimo Rosselli y ayudantes
  • Castigo de los rebeldes, de Sandro Botticelli
  • Testamento y muerte de Moisés, de Luca Signorelli y Bartolomeo della Gatta

Por su parte en la pared norte de la Capilla Sixtina podemos observar los frescos relacionados con La Vida de Cristo, los cuales también fueron pintados entre 1481 y 1482. En esta área se incluyen las siguientes obras:

Capilla Sixtina

  • Bautismo de Cristo, de Pietro Perugino y ayudantes
  • Tentaciones de Cristo, de Sandro Botticelli
  • Vocación de los Apóstoles, de Domenico Ghirlandaio y ayudantes
  • Sermón de la montaña, atribuido a Cosimo Rosselli
  • Entrega de las llaves a San Pedro, de Pietro Perugino
  • Última Cena, de Cosimo Rosselli

Finalmente encontramos las obras situadas en la pared oeste, donde hay dos frescos que sustituyen a los originales, pintados por Ghirlandaio y Luca Signorelli respectivamente. Estos fueron destruidos por el hundimiento del arquitrabe de la puerta en el año 1522.

  • Resurrección de Cristo, de Hendrick van den Broeck(1572), sobre el original de Ghirlandaio
  • Disputa sobre el cuerpo de Moisés, de Mateo Pérez de Alesio(1574), sobre el original de Luca Signorelli

Pinturas

En la parte anterior de nuestro artículo pudimos conocer de manera global las principales obras de arte que se encuentran ubicadas dentro de las instalaciones de la imponente Capilla Sixtina en la ciudad de Roma, Italia. En esta ocasión vamos a estar hablando acerca de las más destacadas pinturas situadas en este sagrado lugar de la Iglesia Católica, para lo cual tenemos que hacer mención al pintor Miguel Ángel, encargado de pintar la Capilla Sixtina.

Capilla Sixtina

Las pinturas más reconocidas y admiradas de la Capilla Sixtina son de la autoría precisamente de Miguel Ángel Buonarroti, sin embargo, éste no fue el único pintor que se encargó de decorar el interior de la capilla. Si bien es cierto que de sus manos salieron quizás los frescos más impactantes, como la bóveda y la pared del altar, también destacan otros nombres importantes.

Recordemos que la Capilla Sixtina se construyó aproximadamente entre los años 1477 y 1480 y una vez que fueron culminadas las obras, comenzaron a aparecer importantes pintores renacentistas de la talla de Rafael, Botticelli, Perugino y Ghirlandaio, quienes recibieron el encargo de decorar la capilla. De estos personajes son las pinturas con escenas de la vida de Moisés y de Jesucristo.

Entre los años 1508 y 1512, Miguel Ángel se encargó de pintar la inmensa bóveda de la Capilla Sixtina la cual refleja nueve interesantes escenas del Génesis como su tema central. También se pueden observar algunos retratos de antepasados de Cristo y otros profetas de la época. Luego transcurrieron más de treinta años, desde 1536 hasta 1541, para que el propio Miguel Ángel procediera a decorar la pared del altar con su obra reconocida mundialmente “El Juicio Final” la cual representa El Apocalipsis. (Ver artículo: La Piedra Rosetta)

Frescos en la Capilla

Hablemos en esta ocasión sobre los hermosos y atractivos frescos pertenecientes a la Capilla Sixtina del Palacio Apostólico de la ciudad de Roma. El pintor que está directamente relacionado con los frescos de la capilla es sin duda alguna Miguel Ángel Buonarroti, quien logró alcanzar toda su gloria como artista gracias a las grandes creaciones para los papas de Roma, especialmente con los frescos de la Capilla Sixtina.

Capilla Sixtina

Los frescos de la Capilla Sixtina en Roma fue una obra considerada sobrehumana la cual realizó Miguel Ángel entre los años 1508 y 1512, sin descanso alguno. La historia revela que fue el 31 de octubre del año 1512, hace más de 500 años, cuando Miguel Ángel decide dar a conocer ante el Papa Julio II sus magníficas pinturas al fresco realizadas sobre la bóveda de la Capilla Sixtina.

Miguel Ángel está considerado como uno de los artistas más influyentes de todos los tiempos, tanto así, que se describe como la figura culminante del Renacimiento en Italia. Se encargó de ilustrar, a través de sus diferentes obras, todo lo relacionado con la crisis de una época que se deslizaba hacia las guerras de religión y la represión de la Contrarreforma.

El Juicio Final se cree que sea una de sus mayores creaciones. Esta obra se encuentra en la Capilla Sixtina y fue pintara para Pablo III a finales de la década de 1530, considerada como la expresión del ideal de la Contrarreforma. Pero fue en el año 1508 cuando Miguel Ángel comienza una de sus mayores obras, la bóveda de cañón.

En la Capilla Sixtina destacan los frescos laterales ubicados en la pared sur de la infraestructura, la cual está decorada con frescos relacionados con la Vida de Moisés. Estos frescos se pintaron entre los años 1481 y 1482. También están los frescos de la pared norte, donde se ilustra toda la Vida de Cristo, los mismos fueron pintados entre 1481 y 1482.

Capilla Sixtina

En cuanto a los frescos de Miguel Ángel se pueden destacar sus dos más importantes creaciones: La bóveda y El Juicio Final. En el caso de la bóveda destaca en la parte central nueve impactante escenas del Génesis que involucran más de 300 figuras donde se muestran momentos como la creación, Adán y Eva en el Jardín del Edén y el Diluvio Universal. Esta bóveda tiene unas dimensiones de 40 metros de largo por 13 de ancho. (Ver artículo: Palacio de Bellas Artes)

Juicio Final

Una de las obras más impactantes y admiradas dentro de la Capilla Sixtina en la Ciudad del Vaticano es precisamente la titulada “Juicio Final” de la autoría del reconocido artista Miguel Ángel. El mural también es conocido por muchos bajo el nombre de “El Juicio Universal” y se realizó con la finalidad de decorar el ábside de esta capilla. Se dice que la obra comenzó a pintarse 25 años después de haber terminado la bóveda de la capilla.

Hablar de la obra El Juicio Final es trasladarnos a parte de la nutrida historia de la Capilla Sixtina, uno de los lugares más memorables de la Ciudad de Roma. Desde que este lugar comenzó a construirse hasta 1536, la pared del altar donde actualmente se observar la obra, tenía otros murales relacionados con aspectos de la vida de Moisés y Jesús. Allí destacan la Asunción, la Natividad de Cristo y el Descubrimiento de Moisés.

La obra El Juicio Final se trata de un pintoresco mural al fresco de género religioso y está enfocado principalmente en resaltar el tema central del Juicio Final el cual fue extraído de la Apocalipsis según San Juan. Esta creación ha sido una de las más exitosas y reconocidas en todo el mundo, sin embargo, también ha despertado mucha polémica entre los representantes de la Iglesia Católica.

Capilla Sixtina

La polémica desatada con la obra El Juicio Final se debe a que el mural refleja a muchos personajes totalmente desnudos dentro de un recinto para el culto, situación que generó molestia en algunos representantes de la Santa Iglesia en Roma. Uno de los que mostró más rechazo fue el maestro de ceremonias Biagio de Cesena. Esto llevó al autor, Miguel Ángel, a modificar parte de su obra inicia, lo que además generó en él cierto grado de enojo.

La historia relacionada con El Juicio Final, la obra más importante dentro de la Capilla Sixtina, comenzó hacia el año 1535, cuando el Papa Pablo III ordenó a Miguel Ángel pintar el fresco más grande jamás nunca creado. La idea del tema central de la pintura fue del propio Pontífice, quien recomendó al artista plástico, ilustrar El Juicio Final, inspirado en el Apocalipsis de San Juan.

De acuerdo a algunos documentos históricos, Miguel Ángel tuvo que plasmar su obra El Juicio Final encima de otros frescos que habían sido pintados por Perugino, lo que significó una situación de numerosas críticas para ese momento. Este mural tiene muchas características que valen la pena conocer, especialmente relacionadas con su composición gráfica y descripción de la obra, comenzando por la gran cantidad de hechos y personajes que se encuentran pintados en el mural.

Debido a la alta cantidad de hechos y personajes que fueron colocados en la pintura sobre El Juicio Final, resulta una tarea sumamente imposible poder observar a simple vista cada uno de los particulares que están contenidos en el mural. Por ello muchas personas prefieren dividir la pintura en distintas partes para así apreciar cada uno de los aspectos relacionados con esta historia bíblica. En el centro del mural destacan las imágenes de Cristo y de María. (Ver artículo: Leonardo Da Vinci)

Techo de la Capilla Sixtina

En esta parte de nuestro artículo vamos a estar hablando acerca del techo de la Capilla Sixtina, una de las áreas más llamativas que podemos encontrar dentro del interior de esta mágica estructura perteneciente a la Ciudad del Vaticano y lugar de reunión entre representantes de la Santa Iglesia Católica. Para hablar acerca del techo de esta capilla es necesario en primer lugar hacer mención a la bóveda de la Capilla Sixtina.

La bóveda de la Capilla Sixtina, en la Ciudad de Roma, se trata de un conjunto de pinturas al fresco realizadas para ilustrar la bóveda del lugar. Fue pintada entre los años 1508 y 1512 por parte del reconocido artista Miguel Ángel, además que está considerada como una de las creaciones más complejas de toda la historia del arte. La bóveda fue encargada por el papa Julio II con el objetivo de sustituir la pintura que había en aquel momento.

Una de las partes de la estructura de la bóveda de la Capilla Sixtina más importante es precisamente el techo, destacando principalmente su estructura arquitectónica. El techo de la Capilla Sixtina está actualmente dividido en varias secciones, logrando que los elementos arquitectónicos simulados consigan multiplicar los marcos de la bóveda y separan las nueve escenas del Génesis.

Capilla Sixtina

Para nadie es un secreto que la estructura y composición de la Capilla Sixtina es una de las características más importantes y destacadas con las que cuenta este atractivo destino turístico de la Ciudad de Vaticano. La capilla fue construida entre 1477 y 1480 luego de una orden emitida por el Papa Sixto IV y es precisamente de allí de donde toma su nombre original.

La Capilla Sixtina se trata de un mágico e imponente edificio caracterizado principalmente por su altura, además de presentar una forma rectangular. Este edificio fue elaborado a base de ladrillos y una de las cosas que más llama la atención de esta infraestructura es que en su exterior no hay ni un solo adorno, tampoco cuenta con una fachada principal ni entradas exteriores, es decir, el acceso al lugar es únicamente a través del interior del Palacio Apostólico.

El techo de la Capilla Sixtina se trata de una bóveda de cañón la cual está seccionada transversalmente por otras bóvedas de menor tamaño. La bóveda de la Capilla fue pintada por el artista Miguel Ángel y se trata de un conjunto de frescos creados con el fin de decorar la bóveda de la Capilla Sixtina. El tema que se escogió para decorar la bóveda de la Capilla Sixtina fue la Historia del Mundo y de la humanidad antes de la llegada de Cristo.

Capilla Sixtina

Esta zona en el techo de la Capilla Sixtina se encuentra repartido en diversas partes y destacan diversas pinturas en todo su esplendor. Una de las pinturas al fresco que se puede observar en esta zona es la relacionada con las nueve historias del Génesis, la cual ocupan el zona central de la bóveda y resultan una de las más atractivas para los visitantes. La escena de la Creación de Adán es una de las más conocidas imágenes de la bóveda.

Exterior de la Capilla

A lo largo de todo nuestro recorrido por la Capilla Sixtina hemos podido conocer que se trata de uno de los sitios más hermosos y encantadores, no sólo de Italia sino de todo el continente europeo. Se podría decir que la Capilla Sixtina es hoy en día la capilla más famosa del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano que funciona como residencia oficial del Papa. Toda la infraestructura es hermosa, desde su exterior hasta cada aspecto arquitectónico y artístico de su interior.

La Capilla Sixtina, especialmente su edificación, es hoy posible gracias a una orden emitida para ese entonces por el papa Sixto IV, quien mandó a construir esta capilla entre los años 1477 y 1480. En esta parte de nuestro artículo nos corresponde hablar especialmente sobre el exterior de la Capilla, su composición y algunas de las principales características de este destino turístico por excelencia ubicado en la Ciudad de Roma.

Capilla Sixtina

Lo primero que podemos decir es que la Capilla Sixtina es un hermoso edificio alto y presenta una forma rectangular de ladrillo. Una de las curiosidades más llamativas que se pudieran resaltar del exterior de esta capilla es que no cuenta con ningún tipo de adornos arquitectónicos ni escultóricos, algo que resulta bastante sorprendente debido a que la mayoría de las iglesias medievales y renacentistas de Italia destacan precisamente por sus grandes adornos en el exterior.

La Capilla Sixtina es una de las pocas, por no decir la única en Italia, que no cuenta con una fachada exterior ni con entradas exteriores. Para poder acceder al interior de esta hermosa capilla, lo tendremos que hacer únicamente a través del interior del Palacio Apostólico. También es importante aclarar que el exterior solo es visible desde las ventanas del alrededor y desde patios interiores del palacio.

En cuanto a los espacios internos de la Capilla Sixtina es oportuno aclarar que éstos se ubican  seccionados en al menos tres niveles diferentes, siendo el nivel inferior el más grande de ellos, contando con un sótano abovedado con diversas ventanas utilitarias y un acceso al patio exterior. Luego encontramos el espacio principal, la capilla, con medidas interiores de 40,9 metros de largo y 13,4 metros de ancho, iguales a las dimensiones del Templo de Salomón de acuerdo al Antiguo Testamento.

Capilla Sixtina

A pesar de ser una de las capillas más reconocidas de Europa y una de las más visitadas cada año por cientos de turistas provenientes de todo el mundo, la Capilla Sixtina presenta una estructura bastante sencilla en comparación con otros templos ubicados en la Ciudad de Roma. La capilla está cubierta por una bóveda de cañón, con bovedillas laterales y su piso lleva incrustaciones polícromas de mármol. (Ver artículo: Museo Anahuacalli)

Curiosidades

Por ser uno de los lugares más emblemáticos e históricos de la Iglesia Católica, la Capilla Sixtina se ha convertido también en un espacio rodeados de interesantes curiosidades y datos asombrosos de los cuales quizás muchos no conocemos. Es por esa razón que hemos decidido conocer en esta parte de nuestro artículo, las principales curiosidades que se esconden detrás de la Capilla Sixtina, construida a finales del siglo XV.

La Capilla Sixtina no sólo es ampliamente reconocida en el mundo por ser el lugar de reunión para escoger y coronar al Papa, figura representativa de la Iglesia Católica. Tampoco es conocida únicamente por su gran sentido espiritual y las innumerables obras de artes que se guardan en su interior, sino que las curiosidades de este lugar también lo convierten en uno de los más visitados y admirados por los italianos, europeos y turistas provenientes de diferentes partes del mundo.

Una de las principales curiosidades de la Capilla Sixtina tiene que ver con el reconocido artista y pintor Miguel Ángel, quien detesto trabajar en sus pinturas. Este famoso pintor, creador de muchas de las obras de arte que se encuentran en el interior de la Capilla Sixtina, no disfrutó para nada trabajar en ella y hay varias pruebas que así lo demuestran.

Capilla Sixtina

Una de las cosas que revela el rato amargo que pasó Miguel Ángel fue uno de sus tantos poemas en el cual expresa la tortura física y mental que representó trabajar en la Capilla Sixtina en el año 1509. Incluso en ese mismo poema el artista aclara que debería cambiar de rubro y no ser más un pintor. Otra de las curiosidades que esconde esta capilla tiene que ver con su tamaño original.

¿Sabías que el tamaño de la Capilla Sixtina imita al Templo de Salomón? Así como lo lees. Las dimensiones de esta hermosa capilla no fueron al azar o por preferencias personales, todo lo contrario, su tamaño tiene un origen bíblico imitando a lo que era el Templo de Salomón en el Antiguo Testamento. De acuerdo a la Biblia, el Templo de Salomón tenía un largo y ancho de 40,9 metros por 13,4 metros.

Muchas de las curiosidades de la Capilla Sixtina tienen que ver con Miguel Ángel y sus diversas pinturas. Él está considerado como uno de los artistas más importantes debido a que se encargó de decorar parte esencial del templo, siendo la Creación de Adán, una de sus más famosas creaciones donde se pueden observar una imagen del dios cristiano. ¿Sabías que el pintor dejó de último a Dios?

Es así. Miguel Ángel, en su pintura “La Creación de Adán”, elaboró todo el resto de su trabajo dejando a Dios para pintarlo al final y todo fue por una razón particular: Él quería en primer lugar practicar hasta tener una máxima perfección en su trabajo, es decir, quería estar completamente seguro que su trabajo quedaría perfecto, incluyendo la pintura de Dios.

Quizás muchas personas no lo sepan, pero la Capilla Sixtina es actualmente el lugar que se utiliza para escoger a un nuevo papa. Por eso se ha convertido en uno de los espacios del Vaticano más emblemáticos de la Iglesia católica, donde cada vez que es necesario, se elige a un nuevo representante papal, una reunión que se conoce como cónclave de cardenales y la cual se lleva a cabo precisamente en el interior de la Capilla Sixtina.

También hay que incluir en la lista de curiosidades al responsable de otorgar el nombre a este importante templo católico. Muchos se preguntarán por qué se llama Capilla Sixtina y la respuesta es sencilla. Su nombre se le debe al papa Sixto IV, considerado como el responsable de mandar a construir la capilla que fue inaugurada en el año 1483.

Aquí te presentamos otras curiosidades relacionadas con la Capilla Sixtina:
  • La superficie del techo de la Capilla Sixtina es superior a la de una cancha de baloncesto.
  • Miguel Ángel duró casi cuatro años en concluir el fresco de la Capilla Sixtina (1508-1512)
  • Muchas de las obras de la Capilla Sixtina presentaban desnudos, algo que molestó en su momento al Papa Pío IV. De allí se consideró cubrir las partes íntimas con hojas pintadas.
  • Si bien es cierto que Miguel Ángel fue uno de los artistas más nombrados cuando se habla de los frescos de la Capilla Sixtina, la realidad es que Piermatteo dAmelia fue el primero en pintar los techos de la edificación.
  • Más de cinco millones de personas visitan cada año las instalaciones de la Capilla Sixtina, cifra similar a la de la población total de Noruega.

Secretos en su interior

En esta parte de nuestro artículo vamos a hablar detalladamente sobre los más escondidos secretarios del interior de la Capilla Sixtina, quizás una de las más reconocidas del Vaticano y Europa. Uno de los principales atractivos que podemos encontrar en el interior de esta capilla tiene que ver con sus espectaculares pinturas y obras de arte. Las pinturas de esta capilla ocupan más de mil metros cuadrados.

Capilla Sixtina

Otro de los secretos relacionados con el interior de la Capilla Sixtina es acerca de la función que cumple este templo. Desde el año 1870 funciona como la sede del cónclave, una reunión en la cual participan los cardenales electores del Colegio Cardenalicio eligen a un nuevo papa. Luego que se escoge el Papa, se le lleva a la diminuta sala de las lágrimas de la Capilla Sixtina, una capilla que se ubica a la izquierda del altar bajo El Juicio Final.

También es importante aclarar que el Miguel Ángel no es el único artista reconocido que tuvo participación en la decoración de la Capilla Sixtina. El entonces papa Sixto IV ordenó realizar los frescos de las paredes a otros pintores de renombre tales como Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Pietro Perugino, entre otros.

Otros de los secretos relacionados con el interior de la Capilla Sixtina tiene que ver con los frescos del lugar, especialmente los frescos del techo, los cuales se comenzaron a pintar en el año 1508, sin embargo, los mismos no fueron revelados al público sino hasta el año 1512. ¿Sabías además que gracias a la Capilla Sixtina, el Vaticano ingresa cerca de 80 millones de euros anuales?

La Capilla Sixtina y Miguel Ángel

Durante todo el desarrollo de nuestro interesante artículo hemos venido destacando la importancia que tuvo el artista Miguel Ángel en lo que hoy conocemos como la Capilla Sixtina. Precisamente en esta oportunidad hablaremos más de su vida, cómo su talento influyó en la construcción de la Capilla y por qué es considerado como uno de los pintores más exitosos de todos los tiempos. Lo primero que hay que conocer es de dónde proviene este ilustre personaje.

Capilla Sixtina

Aunque popularmente se le conoce como Miguel Ángel, el verdadero nombre de este artista es Michelangelo Buonarroti, nacido el seis de marzo del año 1475 en la ciudad de Caprese y murió el 18 de febrero de 1564 en la ciudad de Roma. Este personaje se le considera como uno de los más exitosos pintores de toda la historia mundial. Fue un arquitecto, escultor y pintor italiano renacentista.

Miguel Ángel es también considerado como uno de los más grandes artistas de la historia, no sólo por sus esculturas sino además por sus pinturas y obra arquitectónica. Fue este personaje el encargado de construir la imponente Capilla Sixtina la cual se encuentra ubicada en la Ciudad del Vaticano. Conozcamos un poco más de la historia de Miguel Ángel y la Capilla Sixtina.

Todo comenzó luego de la decisión emitida por el Papa Julio II, quien desde un primer momento pensó que Miguel Ángel contaba con el talento de hacer cualquier tipo de trabajo, razón que llevo al papa a darle la responsabilidad de pintar el techo de la capilla. La primera impresión de Miguel Ángel fue decir “Pero yo no soy pintor”, soy escultor. El papa insistió y respondió “Harás un magnífico trabajo” asegurando que el arquitecto Bramante levantaría un andamio para comenzar a pintar la obra.

Luego de esa decisión, Miguel Ángel regresó a su casa con una alta preocupación y desánimo. Si bien es cierto que era un hombre ambicioso, sabía que lo que le estaba pidiendo el Papa requería de mucho esfuerzo y responsabilidad. Si llegaba a fracasar, todos los errores estarían a la vista de todos, eso lo llevó a preguntarse ¿Cómo voy a pintar mejor que los pintores?

Luego de pensar mucho la propuesta, más que propuesta la orden, Miguel Ángel comenzó a evaluar cómo iba a pintar su diseño. Es cierto que este personaje nunca había pintado al fresco, por lo que tendría que aprender dicha técnica en poco tiempo. Comenzó a trabajar y realizó un boceto de su primera gran idea: Los Doce Apóstoles, además de una decoración de lleno. Su primer diseño era muy sencillo y pensó que había que arriesgar un poco más.

Fue así como, luego de obtener el permiso correspondiente, Miguel Ángel comenzó a trabajar en su nuevo diseño logrando concebir una pintura enorme conformada por 300 figuras que ilustraban la pre-historia de la salvación, es decir, el tiempo del hombre en la tierra antes de la llegada de Jesucristo. En el año 1508, Miguel Ángel recibe el encargo de pintar el techo de la capilla.

El trabajo de Miguel Ángel comenzó el 10 de mayo de 1508 y se extendió aproximadamente hasta el año 1512. Años después, este artista también pintó la obra “El Juicio Final” y lo hizo sobre la pared del altar, entre 1536 y 1541 tras una petición de Paulo III. Una de las obras que realizó en el interior de la Capilla Sixtina fue pintar la bóveda, un espacio de 40 metros de largo y 13 de ancho, es decir, la superficie pintada por Miguel Ángel ocupa unos 460 metros cuadrados. (Ver artículo: Museo Mural Diego Rivera)

Arte rupestre en su interior

En esta oportunidad vamos a hacer una parada necesaria para conocer un poco más sobre la “Capilla Sixtina” del arte rupestre, también llamada como la cueva de Altamira, un interesante y atractivo lugar que hace algunos años volvió a recibir visitar de manera experimental luego de haber permanecido cerrada al público general por más de doce años. Se trata de un yacimiento que fue descubierto en pleno siglo XIX y donde se alberga importantes pinturas.

Capilla Sixtina

La cueva de Altamira, la Capilla Sixtina del arte rupestre, se ha convertido hoy en día en uno de los espacios más históricos de Europa. Los trazos de Altamira obtuvieron un merecido reconocimiento a principios del siglo XX, siendo declaradas Patrimonio de la Humanidad en el año 1985. La cueva fue abierta al público en 1917 y el 25 de abril de 1924 fue declarado monumento nacional de acuerdo a decreto de ley, convirtiéndose en uno de los lugares más visitados de España.

Este encantador espacio es considerado en la actualidad como uno de los yacimientos paleolíticos de mayor trascendencia en España y Europa. Está compuesto por una planta con dos tramos acodados de 270 metros de longitud y destacan en todo su recorrido imponentes obras de arte rupestre. Las obras que están en este yacimiento corresponden en su mayoría a las culturas Solutrense y Magdaleniense.

Si hablamos de la estructura de la cueva de Altamira, la Capilla Sixtina, se podría decir que la misma está conformada de tres zonas: Un vestíbulo con luz natural que estuvo habitado desde comienzos del Paleolítico Superior, además tiene una inmensa Sala de los polícromos y otras salas y corredores con manifestaciones artísticas pero de menor importancia.

Una de las principales atracciones visuales que podemos encontrar en el interior de la Cueva de Altamira, la Capilla Sixtina es precisamente sus más de 260 pinturas o grabados, sin embargo, el elemento más importante lo podemos encontrar en el techo de la sala de los polícromos. Corresponde a una bóveda de 18 metros de largo por 9 de ancho que tiene más de 30 figuras diferentes.

Capilla Sixtina

Esta bóveda es una de las más especiales y llamativas cosas que podemos notar en la cueva de Altamira, la Capilla Sixtina. Allí se reflejan representaciones de bisontes, caballos, jabalíes y ciervos. También los visitantes tienen la oportunidad de visualizar figuras polícromas, rojas y negras, las cuales se superponen entre sí adaptándose a los salientes de la roca, para así dar una mayor sensación de relieve.

Entre sus mayores curiosidades podemos nombrar que la cueva de Altamira estuvo cerrada al público por más de doce años seguidos debido a que desde su apertura el lugar recibió un gran número de visitas que obligó en 1970 a alertar sobre el progresivo deterioro tras la transformación de su microclima. En 1976 las autoridades reafirman el deterioro de la cueva y un año después se ordena su cierre definitivo.

Luego de realizar intensos estudios científicos sobre el estado de la cueva de Altamira, la cual se reabrió nuevamente en el año 1982, aunque en esa oportunidad de forma limitada. Para ese momento el lugar podía ser visitado únicamente por 8.500 personas cada año. En el mundo también existen otras tres reproducciones de Altamira: en el Museo de la Técnica de Munich (Alemania), en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid y en el parque temático de Ise-Shima en Japón.

Personajes en la Capilla Sixtina

Las personas que visitan cada año las instalaciones de la Capilla Sixtina en la Ciudad de Roma tienen la oportunidad, no solo de conectarse con la fe cristiana, sino además de admirar una cantidad considerable de personajes que han sido dibujados por importantes artistas plásticos a lo largo de todas las áreas de la capilla, especialmente su techo y paredes, donde sobresalen frescos de pintores como Miguel Ángel, uno de los más destacados personajes del lugar.

Capilla Sixtina

Una de las excepcionales obras con las que cuenta la Capilla Sixtina es precisamente sus cuadros y pinturas donde podemos observar personajes de la talla de Jesucristo, además de ángeles y figuras representativas del cristianismo. Recientemente los personajes de los frescos de esta capilla parecieran estar vivos debido a los efectos especiales creados para un espectáculo en Roma, el cual invita a las personas a sumergirse en el universo del Renacimiento Miguel Ángel.

Se trata de uno de los espectáculos visuales más importantes realizados en los últimos años en la Ciudad de Roma. El show, dirigido por el reconocido italiano Marco Balich, conocido principalmente por crear las ceremonias de los Juegos Olímpicos de Turín y Río de Janeiro. El espectáculo llevó por nombre “El Juicio universal” y en él se mezcla de una manera perfecta el arte con el entretenimiento, además que le da vida a los más ilustres personajes reflejados en las pinturas del interior de la Capilla Sixtina.

Quienes han tenido la oportunidad de disfrutar de este magnífico espectáculo aseguran que se trata de una de las experiencias más inolvidables de sus vidas, debido principalmente al ambiente que se crea a partir de las paredes y el techo del teatro, los cuales son equipados con lienzos para proyectar fotografías en alta definición que han sido previamente proporcionadas por los Museos del Vaticano.

Uno de los principales objetivos de este espectáculo es permitir a sus espectadores la oportunidad se sentirse sentado en medio de la imponente Capilla Sixtina con una visión de 270 grados. Para nadie es un secreto que esta capilla, una de las más importantes de Europa, esconde entre sus paredes y techos mucha historia y la vida de destacados personajes de la Biblia.

Capilla Sixtina

Entre los principales personajes que podemos encontrar en los frescos de la Capilla Sixtina se encuentran Adán y Eva en los jardines del Edén, sin olvidar la imponente obra de Miguel Ángel “El Juicio Final” el cual está basado en la Apocalipsis. El profeta Jeremías también es otro de los personajes plasmados por Miguel Ángel en el interior de la Capilla Sixtina.

En la bóveda de la Capilla Sixtina también podemos encontrar la presencia de muchos de los personajes más importantes de la Biblia. Esta pintura, creada por Miguel Ángel, plasma de una manera sorprendente, todo un ciclo del Génesis el cual realizó en nueve compartimentos rectangulares alternativamente grandes y pequeños. Allí se observan escenas de la Creación, el pecado original y la expulsión del paraíso.

La creación de Adán y Eva forman parte también de los personajes más significativos que podemos encontrar dentro de la Capilla Sixtina. También es posible observar parte de la historia de El Diluvio, una obra que se lee de izquierda a derecha y donde se ilustran los personajes que se vieron involucrados con el arca de Noé.

Capilla Sixtina

El profeta Zacarías, la Sibila Cumea, David y Goliat y los antepasados de Cristo son también otros de los personajes que se pueden visualizar en los diferentes frescos creados en el interior de la imponente Capilla Sixtina en la Ciudad de Roma, Italia. (Ver artículo: Museo de la Evolución Humana)

Ángeles en la Capilla

En el interior de la Capilla Sixtina lo que más sobra son cuadros y pinturas de importantes artistas italianos, quienes se dedicaron por un gran tiempo de su vida a decorar en todo su esplendor esta destacada capilla, una de las más visitadas del mundo, sobre todo por turistas extranjeros. Una de las cosas que más llama la atención de estas pinturas es la presencia de ángeles, una de las figuras más representativas cuando se habla desde el punto de vista espiritual y religioso.

Los ángeles para la Iglesia siempre han sido importantes, especialmente por lo que significó la vida de Jesús en la tierra y la manera en la que fueron representados desde hace millones de siglos atrás. Por ejemplo en la Biblia es normal leer en muchas partes la presencia de ángeles, que se manifestaron en varias oportunidades para enviar mensajes que provenían del Dios altísimo.

Eso llevó a muchos de los pintores encargados de decorar el interior de la Capilla Sixtina a tomar muy en cuenta a los ángeles a la hora de iniciar sus trabajos decorativos, es por ello que actualmente en la parte interna de la capilla las personas pueden observar varios ángeles pintados en muchas de las obras artísticas de este lugar.

Capilla Sixtina

Una de las obras más importantes que se encuentra dentro de la Capilla Sixtina es la “Madonna Sixtina” creada por el reconocido artista de origen italiano Rafael Sanzio quien la pintó en el siglo XVI. En este cuadro se puede apreciar en el centro a la Virgen sosteniendo al niño Jesús, a San Sixto en la izquierda y a Santa Bárbara en la derecha. En la parte inferior del cuadro sobresalen dos ángeles quienes observan la escena desde lo más bajo de la creación.

Pero sin duda alguna donde encontramos la mayor presencia de ángeles es en la imponente obra “El Juicio Final” creada por el reconocido pintor Miguel Ángel y que está basada en la Apocalipsis según San Juan. En este enorme conjunto pictórico al fresco de género religioso se pueden apreciar figuras representativas del cristianismo, por ejemplo, a Jesucristo.

El cuadro “El Juicio Final” está compuesto por un conjunto central donde se ilustran a Cristo y María, mientras que en su alrededor destacan varios personajes como San Pedro, San Juan, San Andrés, San Bartolomé, Santa Catalina, San Sebastián, San Lorenzo y San Blas. Justo debajo de este conjunto central, podemos encontrar un grupo de ángeles con sus trompetas.

Bóveda de la Capilla

Uno de los elementos más importantes a lo largo de la historia de la Capilla Sixtina ha sido precisamente la bóveda del lugar, una amplia área decorada por las mágicas manos del artista Miguel Ángel y en donde destacan más de 300 figuras diferentes las cuales aportan un estilo arquitectónico y artístico único. Hablemos en esta parte de nuestro artículo sobre la bóveda de la Capilla Sixtina, su historia y cómo fue creada.

Capilla Sixtina

Lo primero que hay que destacar es que la bóveda de la Capilla Sixtina es un conjunto de varias pinturas realizadas al fresco con la intención de decorar la bóveda de esta importante capilla europea, específicamente ubicada en la Ciudad del Vaticano en Roma. La bóveda fue pintada entre los años 1508 y 1512 por parte del pintor Miguel Ángel y actualmente se le considera como una de las obras pictóricas más complejas de toda la historia del arte.

La bóveda de la Capilla Sixtina fue una creación que surgió luego de una orden emitida por el entonces Papa Julio II quien encargó a Miguel Ángel para que pintara una nueva obra que sustituyera la pintura que había en aquel momento, la cual estaba creada a base de un fondo azul con estrellas doradas. Esa primera pintura la realizó Piermatteo dAmelia.

Admirar la bóveda de la Capilla Sixtina es una de las experiencias más fascinantes que podrás vivir en tu recorrido por el interior del lugar. Sin duda alguna es una de las mayores obras de artes realizadas en toda la historia mundial y vas a necesitar unos cuantos minutos para poder descubrirla en su totalidad. A simple vista no es posible detallar cada elemento que utilizó Miguel Ángel para crear esta magnífica obra.

La bóveda de esta capilla se podría decir que es una de las más destacadas obras de arte del Renacimiento de la historia. Para nadie es un secreto que la Capilla Sixtina es quizás uno de los recorridos más largos de todo nuestro paso por los Museos Vaticanos y eso es debido a que este lugar está repletos de obras de arte de diferentes artistas. Apenas entres a la capilla lo primera que vas a contemplas es esta bóveda de 460 metros cuadrados.

Resulta sin duda una experiencia asombrosa que vale la pena descubrir. La bóveda tiene elementos artísticos únicos en su estilo y nos da una idea del tiempo que tuvo que invertir Miguel Ángel para poder pintar esta obra, una de las más simbólicas de su historia como artista. En la bóveda de la Capilla Sixtina destacan por ejemplo los nueve frescos que representan algunas escenas del Génesis, donde es posible notar grandes aspectos del arte característico de Miguel Ángel.

Las nueve escenas del Génesis de la bóveda de la Capilla Sixtina:
  1. La Embriaguez de Noé (Génesis IX, 23)
  2. El Diluvio Universal (Génesis VII, 18)
  3. El Sacrificio de Noé (Génesis VII, 20)
  4. Caída del hombre, pecado original y expulsión del Paraíso (Génesis II, 4)
  5. Creación de Eva (Génesis II, 21)
  6. La Creación de Adán (Génesis I, 26)
  7. Separación de las aguas y la tierra (Génesis I, 9)
  8. Creación de los astros y las plantas (Génesis I, 4)
  9. Separación de la luz de la oscuridad (Génesis I, 4)

La Capilla Sixtina y el Vaticano

Hablar acerca de la Capilla Sixtina es obligatoriamente tener que hacer referencia al Vaticano debido a muchas razones, principalmente su ubicación geográfica. Para nadie es un secreto que esta hermosa y arquitectónica capilla es la más famosa del Palacio Apostólico el cual se encuentra situado en la Ciudad del Vaticano en Roma, espacio que además sirve como residencia oficial del papa.

La Capilla Sixtina está ubicada hoy en día a la derecha de la también reconocida basílica de San Pedro y en un principio sirvió como capilla de la fortaleza vaticana. En sus primeros años de fundación, este lugar era conocido como Cappella Magna, sin embargo, tiempo después toma su nuevo y actual nombre gracias al papa Sixto IV, quien se encargó de ordenar la restauración de la capilla entre 1473 y 1481.

Capilla Sixtina

Para el Vaticano y la Iglesia Católica en general, la Capilla Sixtina representa más que una simple capilla o espacio turístico. Es en este lugar donde desde hace muchos años atrás se vienen realizando los más exclusivos actos y ceremonias relacionadas con el papa. Actualmente la Capilla Sixtina es la sede del cónclave, una reunión en la cual los cardenales electores el Colegio Cardenalicio proceden a elegir a un nuevo papa.

Desde hace algunos años para acá, la Capilla Sixtina se ha convertido en uno de los puntos clave a la hora de visitar la Ciudad del Vaticano, tanto así, que es considerado por muchos como uno de los espacios culturales, religiosos y turísticos más visitados de Italia y Europa. Si se habla desde el punto de vista de turismo, esta capilla debe ser una parada obligatoria al momento de estar de visita en la Ciudad del Vaticano.

Esta atractiva capilla se encuentra ubicada dentro del complejo de los Museos Vaticanos, otro de los principales atractivos turísticos y religioso del Vaticano. Esto quiere decir que para poder visitar la Capilla Sixtina será necesario copar entradas y hacer la ruta casi completa por los museos, ya que la capilla es uno de los últimos espacios que se sitúan en la parte final del recorrido.

En pocas palabras se podría decir que la Capilla Sixtina es uno de los tesoros más impresionantes del Vaticano, incluso del mundo en general. Ampliamente admirada por su decoración, al igual que por ser el templo donde se elige y corona a los papas, figura representativa de la Iglesia Católica. Es uno de los lugares más visitados del mundo. Se dice que cada año llegan a este espacio más de cinco millones de visitantes, una cantidad que es similar a la población total de Noruega. (Ver artículo: Museo Botero)

Capilla Sixtina de noche

Una de las cosas más maravillosas que se han creado en los últimos años en el Vaticano es la oportunidad de visitar sus espacios turísticos, como la Capilla Sixtina en horarios nocturnos lo que nos permite obtener una visión diferente de este encantador lugar religioso e histórico. Las visitas de noche a la Capilla Sixtina se han convertido en una verdadera alternativa, no solo para los italianos sino para turistas de otras partes del mundo.

Recientemente la administración de los Museos Vaticanos mencionó la oportunidad de visitar sus espacios en horas nocturnas lo que permite al visitante la mejor opción para deleitarse de toda la iluminación mágica con la cuenta este importante destino turístico de la Ciudad de Roma. Por los momentos las visitas de noche se realizan solo los días viernes, justo después de la hora de cierre habitual del lugar.

Esta nueva modalidad fue implementada desde el año 2018, específicamente desde el mes de abril, cuando se anunció de manera oficial que los turistas tenía la oportunidad de visitar de noche los Museos Vaticanos y disfrutar de una experiencia única de arte y música. Las visitas nocturnas son del agrado de la mayoría de las personas, incluso, es una iniciativa que se venía realizando desde hace varios años atrás, especialmente durante la época de primavera y verano en el hemisferio norte.

Capilla Sixtina

A través de un comunicado de prensa, la directiva de los Museos Vaticanos que incluye a la Capilla Sixtina, oficializó las aperturas nocturnas del lugar. Este tipo de visitas en horas de la noche está dirigido a todos aquellos que por compromisos laborales o familiares no pueden acudir al lugar en horas normales. Las personas que deseen vivir esta experiencia única es recomendable que adquieran sus entradas con antelación debido a que suele haber un mayor número de visitantes durante las horas nocturnas.

Es posible contar con una guía del tour nocturno al Museo Vaticanos donde personas especializadas en la materia te explican sobre la historia y la formación del lugar y nos van conduciendo a cada una de las obras de artes que se presentan en el interior de la Capilla Sixtina. Las visitas nocturnas además nos da la oportunidad de tomarnos las mejores fotografías, acompañado del cielo estrellado típico del Vaticano.

Réplica de la Capilla en México

Seguramente muchas personas estarán pensando que para poder conocer la Capilla Sixtina es necesario trasladarnos hasta la Ciudad de Roma, lo que implica un gasto mayor especialmente para quienes viven alejados del continente europeo. Sin embargo ahora no será necesario ir hasta Italia para conocer la Capilla debido a que en México se ha creado una interesante réplica del lugar, la cual se ubica en una iglesia de la colonia Moctezuma.

Aunque ciertamente su apariencia es de una iglesia bastante regular, lo cierto es que en la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en la colonia Moctezuma podemos encontrar una hermosa réplica de la Capilla Sixtina. Cuando vamos caminando por el frente de la Parroquia, probablemente pensemos que se trata de un templo como cualquier otro de la ciudad de México, pero en su interior nos vamos a encontrar con otra realidad diferente.

Capilla Sixtina

Cuando logramos ingresar al interior de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en la colonia Moctezuma nos vamos a encontrar con una bóveda en la cual se encuentra plasmada una réplica de la Capilla Sixtina, pintada por Michelangelo Buonarroti, mejor conocido como Miguel Ángel en el año 1512. La idea principal de crear una réplica de la Capilla Sixtina en México fue de Don Miguel Macías, encargado del proyecto central de la obra.

Para poder crear la réplica de esta reconocida capilla mundial, Don Miguel Macías tuvo que visitar la ciudad del Vaticano durante uno de sus viajes realizado a Roma en el año 1999. Cuando logró entrar a la Capilla Sixtina lo primero que le causó asombro fue precisamente que el recinto tenía las mismas dimensiones que la parroquia que él solía visitar en la Ciudad de México. Fue allí donde se le ocurrió la idea de reproducir los frescos de Miguel Ángel.

Luego de observar cada detalle de la Capilla Sixtina, Don Miguel Macías regresa a México y se reúne con el sacerdote encargado de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y le planteó su idea. Para ese momento existía un gran inconveniente para llevar a cabo el proyecto y era el factor dinero, pues él no contaba con los recursos para realizar la réplica en México.

Al verse sin dinero pero teniendo las ganas de hacer realidad su idea, Don Miguel Macías decidió realizar su trabajo por su cuenta por lo que procede a vender algunas de sus propiedades como algunos artefactos eléctricos de su hogar. Contó con el apoyo de otras personas que le ayudaron a pintar o poner los enormes lienzos de 15 metros de largo por tres de ancho. Es importante aclarar que el pago a cada voluntario fue simbólico.

Luego de un largo proceso de trabajo en el año 2018, específicamente en el mes de marzo logran colocar el último lienzo en el techo de la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y desde ese preciso momento Don Miguel Macías no ha dejado de recibir felicitaciones por su gran trabajo realizado. El artista demostró que todos los caminos, sí… llevan a Roma. (Ver artículo: Castillo de Chapultepec)

(Visited 6.251 times, 7 visits today)

Deja un comentario