Palacio de Versalles: historia, obras, análisis y mucho más

Una de las joyas arquitectónicas más impactantes que podemos encontrar en Francia es precisamente el Palacio de Versalles, uno de los lugares más importantes de la historia francesa y Europa. Acompáñanos a conocer más acerca de este hermoso trabajo artístico del siglo XVII

Palacio de Versalles

Palacio de Versalles

Prepárate para realizar un interesante y completo recorrido por uno de los lugares turísticos y culturales más importantes de todos los tiempos. Hoy vamos a viajar hasta el continente europeo, específicamente a Francia para conocer el popular Palacio de Versalles, una verdadera joya arquitectónica que vale la pena observar, no sólo por su nutrida historia sino por lo que representa para el sector turismo del país.

El Palacio de Versalles, también conocido por muchos como el Castillo de Versalles se trata de una impactante edificación que funcionó en algún momento como residencia real, hace varios siglos atrás. Hoy en día está constituido como un lugar histórico y con un alto nivel cultural, siendo visitado cada año por un importante número de personas provenientes de diferentes partes del mundo, especialmente, turistas europeos.

Esta construcción se dice que es una de las más impresionantes que podemos encontrar en Europa, tanto por sus construcciones como por los jardines que rodea el lugar. Con el pasar del tiempo, el Palacio de Versalles se ha convertido quizás en una de las principales atracciones turísticas con las que cuentan los habitantes de Francia.

Palacio de Versalles

Está descrito en la actualidad como uno de los Palacios más inmensos y modernos de toda Europa, al punto de ser declarado como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. En este lugar podemos encontrar de todo un poco, desde una interesante historia, hasta esculturas y monumentos de otro nivel. No podemos olvidar sus jardines, siendo una de las áreas más hermosas de todo este lujoso palacio.

Durante todo el recorrido las personas podrán disfrutar de al menos cinco zonas diferentes dentro del Palacio de Versalles, cada una de ellas con atractivas opciones. En la planta baja están los Aposentos de Mesdames y la Galería de la Historia del Palacio, en el primer piso podemos disfrutar de la Galería de las Batallas, los Grandes Aposentos y las salas de Luis XIX.

En el primer piso del Palacio de Versalles se encuentran las dos más importantes salas de todo el lugar: Una de ellas es la Galería de los Espejos y la Cámara del Rey, además de la Galería de las Batallas donde se le rinde un merecido homenaje a las distintas dinastías de Francia a través de 30 hermosos lienzos. Es importante mencionar que este Palacio acoge diversas exposiciones artísticas de interés durante todo el año.

El Palacio de Versalles es por hoy una de las mejores opciones para hacer turismo en París, especialmente para aquellas personas que se consideran amantes de la cultura, el arte y la historia. Debido precisamente a su cercanía con la imponente ciudad de París, este Palacio se convierte en una de las visitas imprescindibles que debemos realizar.

Si estás pensando visitar el Palacio de Versalles es importante que conozcas que existen diferentes horarios de apertura dependiendo la época del año en la cual visitamos el lugar. En temporada de invierno el Palacio comienza a cerrar algunas galerías a partir de las cinco de la tarde, todo lo contrario a verano donde las actividades suelen ser más largas, incluso espectáculos de noche. (Ver artículo: Francisco de Goya)

Historia 

En la primera parte de nuestro artículo pudimos conocer de manera resumida las cualidades con las que cuenta el imponente Palacio de Versalles ubicado en Francia, Europa. Se trata de una de las edificaciones antiguas más grandes y lujosas que se pueden encontrar en todo el continente, además de estar repleto de importantes esculturas, monumentos y otras atracciones de interés, pero ¿Cómo surgió el Palacio de Versalles?

Palacio de Versalles

Lo primero que podemos mencionar es que el Palacio de Versalles fue construido luego de una orden emitida por el entonces Rey Luis XIV durante el siglo XVII, no obstante, antes de tal medida, ya existía en este mismo lugar un pequeño palacete de caza, en la época de Luis XIII. Fue así como comenzó la historia de uno de los lugares turísticos y culturales más emblemáticos de Europa.

El Palacio de Versalles nació en el siglo XVII y fue el Rey Luis XIV quien se encargó de darle todo el esplendor y hermosura a la infraestructura. La idea inicial de Luis XIV era trasladar la corte a un nuevo palacio que fuese más solemne y fue de esa manera como comenzó a construirse una de las residencias monárquicas más importantes, lujosas y hermosas de Europa.

El encargado de ampliar las viejas dependencias del lugar fue el reconocido arquitecto de nombre Luis Le Vau, mismo personaje que estuvo a cargo de levantar el palacio de Vaux-le-Vicomte. El Rey Luis XIV ya había visitado con anterioridad el Palacio de Nicolás Fouquet y quedó impresionado de su belleza en cuanto a construcción se refiere y es por eso que decide recurrió al mismo arquitecto para su agraciado palacio.

Palacio de Versalles

Si bien es cierto que hoy en día el Palacio de Versalles representa una de las infraestructuras más hermosas de toda Europa, la realidad no era la misma para el año 1623, una época donde el Palacio estaba muy lejos de ser la obra arquitectónica que conocemos en la actualidad, con más de 800 hectáreas y 2.300 estancias. En un primer momento los reyes habitaban en el Palacio del Louvre, actualmente Museo del Louvre.

El Palacio de Versalles fue durante los reinados de Luis XIV, Luis XV y Luis XVI una residencia real constantemente en obras. En esa época los jardines del lugar fueron ampliando y el parque se fue perfeccionando. Las obras que se encontraban dentro del palacio continuaron, a veces para cambiar la decoración al gusto de la nueva reina. En el año 1789 representó un tiempo decisivo para el Palacio de Versalles.

En ese año la Revolución Francesa le quitó al menos 7.000 hectáreas al Palacio, aunque a pesar de ello no lo abandonaron. Después del reinado de Luis XVI, este lugar no ha vuelto a ser una residencia real, aunque sí ha sido utilizado por distintos dirigentes que se ha ido sucediendo en el poder. Por ello se convirtió en un lugar fundamental para la diplomacia, donde hubo episodios cruciales en Europa, uno de ellos, el Tratado de Versalles de 1919.

Palacio de Versalles

La historia revela que el rey Luis XIV edificó el Palacio de Versalles con la finalidad de mantener bajo su mando y controlados a su gabinete de gobierno. Hoy en día la infraestructura se sitúa al suroeste de la ciudad de París y en un primer momento se trataba de un pequeño pabellón de caza de la familia real.

El reinado de Luis XIV fue uno de los más largos de toda la historia de Europa, con casi 70 años de poder. Durante todo ese tiempo, el Versalles funcionó como sede del gobierno francés. El Versalles se construyó en el año 1624 por parte del padre de Luis XIV y una vez éste consiguió su mayoría de edad, se dedicó a la construcción de un palacio digno de su poder y de su imagen de Rey Sol.

En los siguientes 60 años, Luis XIV continuó ampliando el Palacio original y ya para el año 1680 había logrado incluir nuevas dependencias hasta que dos años más tarde la sede del gobierno francés es movida definitivamente al Palacio de Versalles. Actualmente este palacio se encuentra repleto de referencias simbólicas, tanto por dentro como por fuera.

Características 

Hablemos en esta oportunidad sobre las principales características con las que cuenta el imponente Palacio de Versalles ubicado cerca de la ciudad de París en Francia, un lugar que funcionó en sus primeros años como residencia real y sede del gobierno francés. Un Palacio que hoy en día es considerado como una de las joyas arquitectónicas de mayor relevancia en el continente y siendo un destino turístico por excelencia cada año. El Palacio de Versalles representa el complejo arquitectónico más importante de Europa.

Palacio de Versalles

Si hablamos de características lo primero que debemos señalar es que el Palacio de Versalles se encuentra en un pabellón de caza que fue construido por parte de Philibert le Roy para Luis XIII. Luego el Rey Luis XIV lo usó para retirarse a el con su favorita fuera de los comentarios de la corte, sin embargo, no pudo contenerse a la belleza del lugar y decidió realizarse tres ampliaciones, hasta que en 1710 terminó la última reforma que le dio al Palacio el aspecto actual, con pocas diferencias.

Otra de sus más destacadas características tiene que ver con su inmensa infraestructura. El Palacio representa una de las obras más grandes que existen actualmente en Europa, una responsabilidad de Luis XIV quien fue el encargado de darle al lugar su nuevo aspecto, haciéndole importantes ampliaciones y modificaciones. La construcción del Palacio se divide en tres etapas:

Una primera etapa que va desde 1661 hasta el año 1668 en donde se le agregaron los espacios laterales del palacio que al unirse, dan lugar a la plaza de armas. Son fachadas construidas con bloques de ladrillo unificando la cubierta principal con piedras de tipo pizarra. La segunda etapa fue desde 1668-1678 y en ella se decide de manera definitiva trasladar la corte a Versalles, añadiendo dos alas laterales para dar prioridad al jardín.

Una tercera etapa comprendió desde 1678 hasta 1692 y en ella ocurre la ampliación definitiva del Palacio, construyendo la capilla real, la cual se ubica en el ala norte del palacio y la misma se construyó en dos alturas. El lugar hay muchos aspectos que valen la pena destacar, desde el punto de vista arquitectónico como en obras artísticas y culturales.

El nivel artístico que se puede encontrar dentro de las instalaciones del Palacio de Versalles es realmente encantador. Este lugar posee hoy en día importantes obras de artes que lo convierten en uno de los más significativos de Europa. Entre sus más destacadas galerías se encuentra la galería de los espejos, un pasillo de 73 metros de largo. La Galería de las Batallas también es otra de las más completas de este lugar.

Sus jardines también representan una de las características más especiales del Palacio de Versalles. El diseño comenzó en el año 1661 y tuvieron que pasar alrededor de cuatro décadas para concluirlos. El área comprende árboles que fueron traídos de diferentes regiones de Francia y desde un comienzo se estableció que los jardines fueron replantados cada 100 años. (Ver artículo: Saturno devorando a su hijo)

Ubicación geográfica

La ubicación geográfica del Palacio de Versalles también integra una de sus más destacadas características. Debido a su cercanía con la ciudad de París, este lugar se convierte cada año en uno de los más visitados por turistas provenientes de diferentes partes del mundo, especialmente, personas del continente europeo. El Palacio está situado en la ciudad de Versalles, localizada a una hora en auto desde París.

Palacio de Versalles

El Palacio de Versalles es uno de los más conocidos en el mundo, no sólo por una maravillosa arquitectura sino porque representa una parte fundamental de la historia de Francia. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco desde hace más de treinta años, convirtiéndose en uno de los atractivos turísticos de mayor relevancia en el continente.

Si bien es cierto el Palacio de Versalles no se encuentra ubicado específicamente en la ciudad de París, si está a una distancia que se podría considerar relativamente corta lo cual hace de este lugar uno de los más ideales para realizar maravillosas visitas con un día de duración. En la actualidad el Palacio permite a los visitantes apreciar el tipo de vida que tuvieron algunos reyes de Francia dentro del Palacio.

En la actualidad Versalles se considera un Palacio Nacional por lo que es habitual que reciba la visita de importantes jefes de Estados de otros países del mundo. También cuenta con muchas áreas abiertas al público en general, por lo que se convierte en un atractivo destino turístico de la región. Una de las mejores opciones para visitar son sus jardines, los cuales son tan inmensos, que pueden ser recorridos en bicicletas o incluso en carros de golf.

Palacio de Versalles

Debido a su cercanía con la ciudad de París, llegar hasta el Palacio de Versalles puede resultar una de las experiencias más fáciles y emocionantes de todas. Existen diferentes alternativas que pueden tomar las personas para llegar hasta este impresionante espacio cultural y artístico. La manera más conveniente de visitar Versalles es en un paseo que incluya transporte y guía.

El Palacio se encuentra localizado específicamente en el suroeste de París, en la ciudad de Versalles la cual forma parte de la región de Ile de France pero no es parte de París. Una buena opción para trasladarse es el tren RER de París, justamente la línea C hasta bajarte en la estación Versailles-Rive Gauche. El recorrido puede durar aproximadamente unos 30 minutos desde el centro de París.

Sin embargo el tren no es la única opción que disponemos para llegar hasta el Palacio de Versalles. También podemos hacer uso del autobús público, específicamente el autobús 171 el cual parte desde la estación de Metro Pont se Sevres en la Línea 9 y nos llevará directamente hasta la sede del Palacio en un trayecto que puede durar un poco más de 30 minutos.

Los expertos en temas de turismo aseguran que la mejor alternativa para llegar hasta la sede del Palacio de Versalles es a través de las excursiones programadas. De esa manera las personas no tendrán que preocuparse por ningún detalle referente al transporte público y además tendrán la oportunidad de conocer a profundidad toda la localidad de Versalles gracias a las explicaciones de los guías especializados.

Arquitectura

Hablemos en esta parte del artículo un poco sobre la arquitectura del Palacio de Versalles, uno de los más reconocidos en el mundo precisamente por su aspecto arquitectónico. Desde que fue instalada la residencia de la realeza en esta lugar, las modificaciones comenzaron a efectuarse con el propósito de convertir el palacio en lo que hoy día conocemos. A lo largo de los años el palacio ha sufrido importantes transformaciones, incluyendo sus diferentes obras.

Antes de realizarse las obras de construcción por parte del Rey Luis XIV, este lugar estaba hecho de ladrillo. Es importante recordar que el Renacimiento italiano en los siglos XIV y XV tuvo una gran influencia en todo el arte francés y eso también se vio reflejado en el Palacio de Versalles. La estructura de este lugar gira en torno a la figura del rey, es por ello, que la primera planta está prácticamente reservada para los Grandes Aposentos del rey en la zona norte y los Grandes Aposentos de la reina en la zona sur.

Palacio de Versalles

El estilo barroco es el que resalta a lo largo del Palacio de Versalles, sin embargo, también reina la armonía gracias a los efectos ópticos. En la parte baja de la edificación se pueden observar las bases bien consolidadas la cual está cubierta con trofeos y calderas. De manera general el Palacio presenta las siguientes características en cuanto a arquitectura se refiere:

  • Al igual que ocurrió con los más importantes palacios de la época, el Versalles está constituido por un cuerpo alargado además de sus dos principales alas que tienen acceso hacía el área del jardín
  • El estilo francés se puede apreciar claramente en la zona de las cubiertas de este recinto lo que hace que se formen cuerpos prismáticos.
  • Es el símbolo del Barroco Francés
  • Su construcción empleó materiales como el mármol, piedra, bronce, oro, diamante y maderas, convirtiéndose en una verdadera joya arquitectónica de Europa.
  • Los arquitectos encargados de elaborar la obra del barroco francés fueron Louis Le Vau y Jules Hardouin Mansart, mientras que el diseño paisajístico del jardín estuvo a cargo de André Le Notre.

¿Qué ver?

Una de las cosas obligatoria que debes visitar una vez estés en la ciudad de París es sin duda alguna el Palacio de Versalles, una edificación de alto nivel que esconde entre sus paredes mucha historia, cultura y arte. Cada año son cientos y miles de turistas que se atreven a recorrer sus instalaciones, especialmente en temporada de verano por lo que las colas en los meses de julio y agosto suelen ser kilométricas.

Palacio de Versalles

Dentro de este Palacio lo menos que podrás hacer es aburrirte debido a que existe una infinidad de espacios públicos para el disfrute de propios y visitantes. Se trata de un lugar que fue declarado hace más de tres décadas como Patrimonio Mundial de la Humanidad y desde entonces se posiciona como una de las muestras más bellas que se conservan de las artes francesas del siglo XVII.

Entre las cosas que se pueden ver dentro del Palacio de Versalles destacan las grandes recámaras del rey y la reina, la popular Galería de los Espejos, la capilla real, la Galería de las Batallas, las salas de las Famas y la galería de historia del palacio de Versalles, sin olvidar el amplio espacio de jardines el cual es ideal para recorrerlo en compañía de familiares y amigos.

Precisamente una de las cosas que más visitan las personas dentro de las instalaciones del Palacio de Versalles es la Sala de los Espejos, también conocida como la Galerie des Glaces, considerada por muchos como la sala más popular de todo el recinto. Se trata de una sala que mide más de 76 metros de largo y en donde destacan 17 espejos en forma de arco alineados con 17 ventanas con vistas a los jardines del palacio.

Palacio de Versalles

La Capilla Real y la Casa de Ópera también son otros dos espacios altamente recomendados para ver dentro del Palacio. La Casa de Ópera es tradicional principalmente por su perfecta acústica, mientras que la Capilla Real representa un elemento importante en la historia de la realeza debido a que en ese lugar el rey Luis XIV acostumbraba a escuchar la misa todos los días. Actualmente la capilla resalta por sus detalles arquitectónicos y esculturas de primera calidad.

Pero uno de los principales atractivos turísticos con los que cuenta el Palacio de Versalles son sus espaciosas áreas de jardín, que destacan por su impresionante hermosura natural. En los jardines se encuentra el Gran Canal, el cual es un grandísimo lago hecho por el hombre en donde solían navegar barcos para la guerra, como entretenimiento a la realeza. Este lago destaca por sus impresionantes dimensiones y su construcción fue ordenada por el rey.

Una de las grandes ventajas que ofrece el Palacio de Versalles es que cuenta con opciones tanto dentro como fuera de la edificación, es decir, las personas suelen quedar impresionadas con cada detalles que hay dentro del palacio, sin embargo, en la parte externa el escenario no es distinto pues está lleno de inmensos jardines y lagos, lo que hace que el palacio desde fuera también luzca único y encantador.

Palacio de Versalles

Cosas para ver dentro del Palacio:
  • Cámara del Rey y sus aposentos
  • Cámara de la Reina y sus aposentos
  • Galería de los Espejos
  • Capilla
  • Aposentos de Mesdames
  • Jardines

Estilo del Palacio

A lo largo del desarrollo de este interesante artículo hemos estado destacando un aspecto fundamental del Palacio de Versalles y tiene que ver con su infraestructura arquitectónica y el estilo particular de este espacio ubicado cerca de la ciudad de París en Francia. Al hablar de estilo tenemos que hacer referencia a que las columnas de este palacio son de estilo francés creadas por Le brun.

Dentro de las instalaciones del Palacio de Versalles podemos diferenciar tres pisos, el segundo de ellos fue en donde la nobleza efectuaba sus quehaceres, mientras que la fachada del lugar es simétrica y se caracteriza por sobresalir, lo que le otorga más lujo y modernismo a la edificación, sin olvidar sus más de 250 ventanas.

Palacio de Versalles

El edificio donde se sitúa este hermoso palacio está conformado por la fachada con sillares almohadillados, el cuero intermedio, con u palco con terrazas para romper la monotonía, además de importantes esculturas que coronan el entablamento. En el interior del Palacio podemos resaltar un estilo lujoso y de altura, donde destaca el alto nivel de decoración con el típico estilo barroco.

En el interior del Palacio de Versalles se puede observar una serie de habitaciones en fila que están extremadamente decoradas con estampados de hilo de color oro que se combinan perfectamente con tonalidades azul, rojo o verde. También hay grandes camas y sillones que están decorados de la misma manera que la habitación. Dentro de este palacio también se puede encontrar colecciones de muebles extravagantes y elegantes.

La decoración en un principio del Palacio de Versalles estuvo a cargo de Le Brun el cual se encargó de darle un estilo triunfal, sin embargo, para el arquitecto Mansard, este decorador no era de su gusto por considerarlo como un gusto atrasado, aunque contaba con el respaldo total del rey. Una de las obras más importantes de Le Brun dentro del palacio es la Galería de los espejos, escoltada por dos salones como el salón de la Guerra y el de la Paz.

En términos generales se podría decir que el Palacio de Versalles presenta un estilo bien marcado del Barroco Francés, un estilo que se puede evidenciar en las más de 800 hectáreas que componen este mágico y cautivador lugar, incluyendo sus tres palacios y las zonas de esparcimiento. Para destacar su particular estilo arquitectónico fue necesario utilizar diversos materiales como mármol, piedra, bronce, oro y diamantes. (Ver artículo: Diego Velázquez)

¿Por qué el Palacio de Versalles es un símbolo del absolutismo?

Cuando hablamos del Palacio de Versalles en Francia es común que se haga referencia a un símbolo del absolutismo, pero ¿Sabe usted por qué sucede esto? Tratemos de despejar esa duda en esta parte de nuestro artículo. Recordemos que fue el rey Luis XIV quien se encargó de ordenar la construcción de este majestuoso palacio en Versalles.

El Palacio de Versalles fue considerado como un símbolo del absolutismo debido principalmente a que representaba el gran poder que tenían los antiguos reyes a través de su impresionante estructura y sus cautivadores jardines. Mientras transcurría el tiempo y el periodo de los mandatos, este palacio fue incrementando en cuanto a poder se refiere, dejando en evidencia el poder que tenía Francia para ese entonces.

Palacio de Versalles

Una gran responsabilidad de considerar el Palacio de Versalles como un símbolo del absolutismo cae en manos del rey Luis XIV, quien fue llamado por muchos como un líder del absolutismo. Su reinado correspondió con el de una Francia que ha salido fortalecida de la guerra de los 30 años y que tiene una hegemonía en el continente europeo. En pocas palabras el calificativo de “símbolo del absolutismo” es responsabilidad del propio rey que ordenó la construcción del Palacio.

El Rey Luis XIV, para el momento de su mandato, era descrito por muchos como un estratega de nivel extraordinario y aprovecha la construcción del Palacio de Versalles para mantener a los nobles de la ciudad de París bajo su control y dominio. Fue así como se encargó de convertir al famoso palacio en prácticamente una jaula dorada, en la que les invitó a residir pero manteniendo la separación en ciertos espacios entre rey y nobleza.

Luis XIV se hacía llamar para su época como “El rey sol” porque creía que al igual que sobre el sol giran todos los planetas, él logró que alrededor de él giraran su corte, los nobles y los funcionarios del gobierno. El centro neurálgico de todo este poder era nada más y nada menos que el Palacio de Versalles, llamado como el símbolo europeo del absolutismo.

Palacio de Versalles

Han pasado los años pero históricamente el Palacio de Versalles seguirá siendo considerado como el máximo símbolo de la monarquía absolutista y del lujo francés. Todo ocurre tras la decisión del rey francés Luis XIV de edificar el Palacio de Versalles con la única finalidad de mantener a sus nobles y a sus funcionarios de gobierno bajo su control, convirtiéndose rápidamente este lugar en un símbolo europeo del absolutismo.

Originalmente el Palacio de Versalles no era más que un pequeño pabellón de caza de la familia real, sin embargo, poco tiempo después el rey Luis XIV se encargó de transformar este lugar en una denominada jaula dorada para sus cortesanos. Versalles también sirvió de sede del gobierno francés y era allí donde la aristocracia francesa se reunía para tomar parte de las decisiones intrincadas del gobierno, todas diseñadas para resaltar el poder absoluto del rey. (Ver artículo: Las meninas)

Fachada principal

Conozcamos en esta parte de nuestro artículo un poco más sobre la composición arquitectónica y estilo que presenta la fachada principal del Palacio de Versalles, una de las áreas más llamativas con las que cuenta este recinto cultural e histórico ubicado en las cercanías de la ciudad de París, Francia. Lo primero que podemos mencionar es que este palacio fue construido en forma de U, con dos alas laterales.

Su particular forma de ser construido ha sido una de las principales ventajas del Palacio de Versalles para consolidarse como una de las instituciones francesas de mayor éxito y reconocimiento internacional. Tiene dos alas laterales, una de ellas con longitud de 600 metros. Una parte mira al pueblo y la otra hacía los jardines. Este estilo deja en evidencia el nivel de arquitectura palaciega implementado en Europa, tanto por el buen gusto y lo imponente de la edificación.

Palacio de Versalles

Algunos de los materiales que fueron utilizados para construir toda la parte exterior del Palacio de Versalles fueron ladrillo, pizarra, vidrio, piedra y madera, logrando un resultado final de altura que hoy en día es admirado por miles de personas alrededor del mundo. Como nos corresponde hablar específicamente acerca de la fachada, es importante aclarar que ésta tiene dos cuerpos, con una parte central.

La parte central de la fachada principal del Palacio de Versalles destaca por su estilo clásico con columnas de orden toscano en su primer nivel, mientras que en el segundo nivel está compuesto con entablamentos. En la fachada de este recinto cultural se puede apreciar la existencia de distintos planos que crea efectos de movimiento y claro oscuro.

Las fachadas de este imponente y monumental Palacio francés han sido enaltecidas con balcones, esculturas y columnas, ofreciendo al visitante una vista realmente impresionante de toda el área que compone el recinto cultural, además que gracias a su fachada, este palacio ha recibido el reconocimiento de muchas organizaciones internacionales, tal es el caso de la UNESCO que lo declaró como Patrimonio. (Ver artículo: La Rendición de Breda)

Análisis formal

Hagamos ahora un análisis formal de lo que significó toda la construcción de esta atractiva obra francesa conocida como el Palacio de Versalles. Todo comenzó luego de una orden emitida por el entonces Rey Luis XIII, quien considerando la cercanía de la localidad de Versalles con la ciudad de París, decidió construir un pequeño palacete en forma de U con la intención de poder retirarse a descansar y cazar sin la opción de alejarse de la capital.

Palacio de Versalles

Fue el hijo del Rey, también de nombre Luis XIV quien no desaprovechó la oportunidad y desde un primer momento entendió las ventajas de estar tan cerca de la ciudad capital de París y a su vez ajeno a los inconvenientes de la gran ciudad y los peligros que representaba para ese momento. Desde allí se comienza a construir uno de los monumentos más reconocidos de todo el mundo como lo es el Palacio de Versalles, el cual en un primer momento funcionó como residencia de la realeza.

Recordemos que antes de ser el Palacio de Versalles que conocemos ahora, este recinto era no más que un pabellón antiguo, sin embargo, los creadores de la obra aprovecharon la base de esa antigua construcción en forma de U para desarrollar un nuevo edificio que cubría el anterior y que se prolongaba en forma de alas alargadas, con patios internos y pasillos de distribución.

El resultado final de la obra fue un palacio realmente inmenso el cual destaca por muchas razones, una de ellas, tiene que ver la amplitud de sus dos principales fachadas, una de ellas con acceso hacia los jardines del palacio lo que permite obtener una vista realmente sorprendente y fascinante. Esta era la primera vez en toda la historia de Europa que se lograba construir una fachada tan monumental como esta.

Palacio de Versalles

Como parte del análisis formal de esta obra podemos destacar que los arquitectos del Palacio de Versalles fueron Le Vau, Mansart y Le Brun. Se empleó como tipología la arquitectura civil, mientras que el estilo implementado en toda la edificación fue el Barroco francés, un estilo que se puede apreciar hoy en día en toda la obra. El Palacio de Versalles cuenta con más de 600 metros de fachada y alas laterales, convirtiéndose en una de las edificaciones más emblemáticas de toda la historia mundial. (Ver artículo: Museo Etara)

Salón de los espejos

Una de las áreas más emblemáticas que podemos encontrar dentro del Palacio de Versalles en Francia es precisamente la lujosa Galería de los Espejos o también llamada como el salón de los espejos. Se trata de una imponente galería que fue construida con el único propósito de impresionar a los visitantes del Rey Luis XIV. La galería de los espejos fue construida por el reconocido arquitecto Jules Hardouin Mansart entre los años 1678 y 1684.

El salón de los espejos reemplazó en su momento una terraza de Luis Le Vau la cual unía las dos alas del palacio, el ala norte y el ala sur con la fachada del oeste. El estilo arquitectónico que se implementó en esta galería fue el estilo barroco y la misma presenta más de 73 metros de longitud por 10,50 metros de ancho. Además resaltar por contener al menos 17 ventanas a través de la cual entra la luz solar que se refleja en 357 espejos puestos frete a frente.

palacio de versalles

Desde que se construyó el salón de los espejos en el Palacio de Versalles se ha consolidado como una de las áreas más admiradas por los cientos de turistas que llegan cada año a este imponente lugar de la cultura e historia francesa. La galería representó un real acontecimiento en pleno siglo XVII debido a que por primera vez, las personas se podían contemplar de cuerpo entero a través de los numerosos espejos.

La galería causó un revuelo en todo el continente europeo por muchas razones, sin embargo, uno de los factores que provocó el asombro de millones de personas fue el impresionante lujo que transmitía el salón, teniendo en cuenta que para aquel momento un espejo resultaba algo bastante costoso, no obstante, dentro de esta galería lo que sobraba eran precisamente los espejos.

Esta área del Palacio de Versalles representa un episodio importante en la historia de Francia debido a que fue este lugar el escenario de muchos de los grandes acontecimientos ocurridos en el curso de los siglos, tal fue el caso de la celebración por el matrimonio de María Antonieta con el delfín de Francia en 1770, además de la proclamación del Imperio alemán y la firma del Tratado de Versalles con el cual se le puso fin a la Primera Guerra Mundial el 28 de junio de 1919.

Entre las principales características que podemos resaltar del salón de los espejos es que ésta se encuentra iluminada a través de 17 hermosas y extensas ventanas las cuales están además cubierta con aproximadamente 357 espejos, de los cuales una fabricación era una hazaña técnica. En el techo de la galería es posible observar impactantes pinturas que hacen referencia a los éxitos militares de los primeros veinte años del reinado de Luis XIV.

Si usted está pensando visitar el Palacio de Versalles no debe dejar de ir a la Galería de los Espejos, un espacio creado básicamente con el fin de deslumbrar a todos los visitantes tal y como ocurría en su momento con los visitantes del Rey. Este salón es la galería central del Palacio y es ampliamente reconocida por una de las más famosas del mundo.

Habitaciones

Hay cosas que quizás aún no conocemos sobre el Palacio de Versalles debido a su gran extensión o simplemente porque no nos hemos propuesto descubrir las maravillas naturales y culturales con las que dispone este mágico recinto que refleja toda la historia de Francia. Una de las curiosidades del Palacio tiene que ver precisamente con las habitaciones.

Palacio de Versalles

¿Sabía usted que el Palacio de Versalles cuenta con alrededor de dos mil 300 habitaciones en su interior? Es una de las cosas que las personas menos conocen del recinto a pesar de ser uno de los elementos más importantes en cuanto a historia se refiere. Las habitantes están constituidas como una de las áreas más emblemáticas de este palacio que funcionó como residencia de la familia real durante la Revolución Francesa.

Es por esa razón que no solo se le considera como un palacio o castillo sino que además representó un símbolo de la monarquía absolutista. El Rey Luis XIV se encargó de convertir el lugar, que en un primer momento era una cota de caza en uno de los palacios más grandes del mundo. El departamento del rey contaba con un total de siete habitaciones, cada una con el nombre de un planeta y deidad romana.

En el caso del departamento de la reina se ubicaba en el primer piso y presentaba un estilo italiano. Recorrer cada una de las áreas que componen este palacio francés resulta algo complicado debido a lo extenso del lugar, sin embargo, los turistas deben tratar de incluir el área de las habitaciones en sus opciones para visitar, ya que, forman parte de un factor esencial en la historia del país europeo.

Palacio de Versalles

Una de las cosas que más llaman la atención dentro del Palacio de Versalles son los grandes departamentos del rey y de la reina, el cuarto donde dormían, el pasillo de los espejos y los enormes salones. El palacio dispone con al menos 700 habitaciones, más de 2500 ventanas, 67 escaleras, 483 espejos y más de 300 chimeneas a través de un espacio que abarca más de 67000 metros cuadrados.

El Palacio de Versalles ofrece la oportunidad a los turistas de visitar un sinfín de habitaciones las cuales cada una presenta un estilo y significado valioso. Básicamente en el segundo piso del recinto se encuentran ubicados los grandes apartamentos donde se muestra la intimidad del rey y todo su núcleo familiar, entre los más importantes están el dormitorio del rey y el dormitorio de la reina.

Las habitaciones de este palacio fueron construidas con mucha inteligencia y comodidad, permitiendo ir de un lugar a otro con facilidad. El encargado de construir el palacio fue Luis XIV, quien diseñó pasajes que permitían al monarca ir más rápido desde su piso a las habitaciones de sus amantes. Las salas impresionantes del palacio ocultan en gran parte las pequeñas habitaciones con menos glamur donde se hospedaba la servidumbre. (Ver artículo: Museo de Instrumentos Musicales de Bruselas)

Habitación del rey

En esta parte de nuestro artículo vamos a detenernos brevemente en la habitación del rey para conocer un poco más sobre su intimidad y cómo era su estadía dentro del Palacio de Versalles que como se recordará funcionó un gran tiempo como la residencia oficial de la realeza. La habitación del rey está hoy en día ampliamente decorada en oro mientras que sus ventajas reflejan los estanques principales de Versalles, logrando desde esta habitación una vista realmente única.

Palacio de Versalles

En realidad no se trataba de una sola habitación sino de varias habitaciones que conformaban el sector más íntimo del rey y las cuales se ubican junto a la gran galería para que el rey se pudiese retirar cuando desease. Para su momento la habitación del rey representaba el corazón del palacio y se ubicaban en el mismo lugar que las habitaciones de Luis XIII quien fue el creador del castillo. Los apartamentos del rey estaban en el primer piso del palacio y fueron reservados para el uso personal de Luis XIV en el año 1683.

Originalmente la habitación del rey había sido el Salón Estatal y fue utilizado por la Reina María Teresa, sin embargo, después de que ésta muriese en el año 1701, Luis XIV comenzó a usar este espacio como su propio dormitorio y fue allí donde ocurrió su muerte en 1 de septiembre del año 1715. Esta habitación representó mucho para la familia del rey, tanto Luis XV como Luis XVI, quienes lo usaron para su descanso.

En el año 1789, específicamente el 6 de octubre, desde el balcón de esta habitación, tanto Luis XVI como María Antonieta, contemplaron a la multitud hostil en el patio poco antes de que el rey fuera obligado a regresar a París. La cama donde dormía el rey está debajo de un relieve tallado por Nicolas Coustou y que lleva por nombre Francia. La decoración de la habitación resalta por varias pinturas paneles.

Más que un lugar para el descanso, la cámara del rey representó por mucho tiempo el escenario de importantes ceremonias. Todos los días era en esta área donde se llevaban a cabo las ceremonias del Lever (despertar) y del Coucher (hora de dormir) del rey, las cuales eran presentadas por sus cortesanos. También era allí donde el rey consumía una de sus comidas del día, el Petit Couvert, dentro de su habitación. (Ver artículo: Museo Nacional de Artes Visuales)

Palacio de Versalles lomas de Chapultepec

Quizás la mayoría de las personas cuando escuchan hablar del Palacio de Versalles lo primero que se le viene a la mente es la ciudad de París y el imponente continente europeo, sin embargo, la realidad es que también en América podemos encontrar un recinto que lleva el mismo nombre y se sitúa en lomas de Chapultepec en la Ciudad de México.

El Palacio de Versalles forma parte de la reconocida colonia residencial y comercial de nombre Lomas de Chapultepec la cual podemos encontrar ubicada en la zona oeste de la Ciudad de México, específicamente en la delegación Miguel Hidalgo. La entrada principal a esta colonia es a través del Paseo de la Reforma y está considerada como una de las nueve zonas principales de oficinas de primera calidad en toda la ciudad.

Palacio de Versalles

Aunque en un primer momento nos llegue a la imaginación la estructura física de un Palacio con las características de la edificación ubicada en Francia, lo cierto es que el Palacio de Versalles en Lomas de Chapultepec no es más que una zona residencial donde se aglomeran un conjunto de viviendas de muy buenas condiciones, de hecho, a través de internet se pueden observar algunas de ellas en venta.

Palacio de Versalles Luis XIV

Uno de los nombres que está ampliamente relacionado con la historia del Palacio de Versalles es precisamente el rey Luis XIV, pero ¿Por qué su reinado fue decisivo para lo que conocemos hoy como el imponente Palacio de Versalles? Acompáñanos a conocer un poco más de su historia y trayectoria en esta parte de nuestro artículo. En primer lugar hay que recordar que a comienzo de su reinado, Luis XIV no conseguía ninguna mansión real que le agradara completamente.

Prácticamente una gran parte de su reinado la vivió en la Ciudad de París, en las instalaciones del Palacio Real en el Louvre, en las Tullerías. Intentó quedarse también en Vincennes y e Saint-Germain-en-Laye, además de vivir una temporada completa en Fontainebleau, sin embargo,  el rey o logró encontrar en ninguno de estos palacios la comodidad que él buscaba, a pesar de las importantes modificaciones que le realizó a las edificaciones.

Palacio de Versalles

Entonces lo primero que entendemos es que el rey y toda su familia habitaban en la Palacio del Louvre,el cual es en la actualidad el Museo del Louvre, antes de instalarse en el departamento de Yvelines. Donde actualmente está el Palacio de Versalles se ubica un espacio dedicado a la caza, hasta que en el año 1623 se construyó un primer palacio que fue parte de Versalles con la intención de recibir al rey cuando fuera a cazar.

Ese palacio sufrió una ampliación en el año 1631 donde se le incluyó el área de jardines e instalaciones para el paseo real. Cuando empezó el reinado de Luis XIV, Ana de Austria, quien para el momento era aconsejada por el cardenal Jules Mazarin, decide abandonar Versalles, el cual estuvo deshabitado hasta los trabajos de construcción ordenados por el joven rey en 1660.

Durante el reinado de Luis XIV, así como de Luis XV y Luis XVI, el Palacio de Versalles cumplió funciones de residencia real, sin embargo, siempre estuvo en constante obra. Las áreas verde del jardín se mejoró al igual que la amplitud del parque. Lo cierto es que después del reinado de Luis XVI, el Palacio de Versalles no ha vuelto a ser una residencia real.

Palacio de Versalles

Muchos de ustedes se preguntarán ¿Cuál fue la relación que existió entre Luis XIV y el sorprendente Palacio de Versalles? Y la respuesta es bastante sencilla. Fue este reconocido rey francés el encargado de ordenar la construcción de lo que hoy en día es considerado como uno de los recintos más grandes y admirados, no sólo de Europa sino del Planeta entero.

El objetivo que tenía el rey Luis XIV con la construcción del Palacio de Versalles era mantener a sus nobles y a sus funcionarios de gobierno bajo su control y de allí fue que Versalles comenzó a ser descrito como un símbolo europeo del absolutismo. Antes de ser palacio, era un pequeño pabellón de caza propiedad de la familia real pero que Luis XIV tiempo después se encargó de transformar en la jaula dorada de sus cortesanos.

El rey Luis XIV duró aproximadamente 70 años en el poder y por esa razón se le considera como uno de los reinados más extensos en toda la historia del continente europeo. Durante ese trayecto, Versalles funcionó como sede del gobierno francés, donde la aristocracia francesa acudía al lugar para tomar importantes decisiones las cuales en su totalidad buscaban resaltar el poder absoluto por parte del rey.

Palacio de Versalles

Versalles se construyó en el año 1624 por el padre de Luis XIV, sin embargo, cuando este joven rey logró cumplir la mayoría de edad en 1661, dedicó gran parte de su esfuerzo a construir un palacio que fuese digno de su poder y de su imagen de Rey Sol. Era llamado de esa manera porque, al igual que sobre el sol giran todos los planetas, Luis XIV hizo posible que alrededor de él giraran su corte, los nobles y funcionarios del gobierno francés.

Durante todo su reinado, Luis XIV se mantuvo enfocado en realizar sucesivas ampliaciones al Palacio de Versalles original. Ya para el año 1680 había logrado emplear más de 36 mil albañiles quienes se encargaron de añadir nuevas dependencias al lugar. Fue definitivamente en el año 1682 cuando la sede del gobierno francés es trasladada hasta Versalles.

Es importante aclarar que el rey Luis XIV no construyó Versalles por el hecho de contar con una residencia real más bonita y maravillosa, sino como mencionado más arriba, su única intención era mantener a sus nobles y su corte bajo su poder supremo. Para su momento, la corte de Luis XIV no contaba con el coraje de alzarse contra el rey, siendo esa una de las principales razones que llevaron a la instauración del absolutismo en Francia. (Ver artículo: Museo de Arte Carrillo Gil)

Palacio de Versalles Miami

Para nadie es un secreto que la potencia norteamericana, es decir, los Estados Unidos, cuenta con inmensas y atractivas mansiones valorada en miles y millones de dólares, pero ¿Sabía usted que la mansión más grande de ese país es una imitación de Palacio de Versalles? Conozcamos más acerca de esta interesante curiosidad en esta parte de nuestro artículo.

Palacio de Versalles

La mansión más grande de los Estados Unidos cuenta con un estacionamiento para un aproximado de veinte vehículos, 23 casas de baño, once cocinas, una pista de patinaje y una piscina olímpica. Solo son algunas de las dependencias que se pueden encontrar dentro de las instalaciones de esta mansión ubicada en Florida, Miami.

Esta imponente mansión es considerada como la imitación del Palacio de Versalles y es actualmente propiedad del multimillonario David Siegel y de su esposa. Precisamente su alto parecido con el Palacio de Versalles resulta ser una de sus principales características y atractivos de la mansión. Esta casa está valorada hoy en día en más de 100 millones de dólares, una cifra que resulta extremadamente sorprendente.

A lo largo de los años el propietario de esta mansión le viene haciendo varias modificaciones a la casa, sin embargo, en el 2009 las obras de ampliación tuvieron que ser detenidas debido a la recesión económica que afectó a la compañía de David Siegel. Para lograr finalizar necesitaba de 30 millones de dólares, una cantidad que finalmente logró conseguir.

Palacio de Versalles

Para el año 2013 la pareja conformada por David Siegel de 77 años, su esposa Jackie de 46 años y sus ocho hijos y cinco perros, planeaban mudarse en definitivo a la mansión una vez que ésta fuese terminada en su totalidad. Los planes de la familia eran incluir un almacén de barcos, dos salas de proyección de cine, un campo de béisbol, dos pistas de tenis y unos jardines bastante parecidos como los del Palacio de Versalles.

Esta mansión se ha dado a conocer como la Mansión Versalles y aunque ciertamente se ubica cerca de Orlando, resulta prácticamente idéntica al Palacio francés. El impacto y su parecido con el nombrado palacio ha sido tanto, que en los Estados Unidos se emitió recientemente un programa de televisión que titularon “La reina de Versalles” relacionado con las andanzas del matrimonio y el desarrollo de las obras dentro de la mansión.

En invierno

El Palacio de Versalles en Francia puede ser visitado durante cualquier época del año, incluso la temporada de invierno la cual suele ser bastante fría y con nevadas impresionante. Todo ese panorama no representa un impedimento para que cientos de turistas llegan cada año en esta estación para disfrutar de cada una de las maravillosas atracciones que nos ofrece el recinto cultura y más histórico de Europa.

Palacio de Versalles

Visitar el Palacio de Versalles en invierno resulta una de las experiencias más emocionantes e inolvidables que podrás vivir. El frío y la nieve se complementan de tal manera que dejan como resultado final un escenario encantador, ideal para disfrutar en compañía de familiares y amigos. Si bien es cierto que en verano se logran espectaculares postales, el invierno también te permitirá obtener las mejores fotografías del paisaje que rodea el imponente palacio.

Llegar en plena temporada de invierno al Palacio de Versalles será una opción altamente recomendada para todo aquel que se considere amante del frío y las bajas temperaturas. Durante esta época, el clima suele ser frío y resulta la mejor alternativa para aquellos que buscan obtener una visión diferente del Palacio ubicado cerca de la ciudad de París.

A pesar del fuerte frío, las nubes y la nieve, Versalles resulta una de las mejores opciones para visitar en cualquier momento del año debido a que es realmente un lugar mágico y encantador. Es importante aclarar que el Palacio de Versalles es mucho más que el Palacio como tal, de hecho, sus jardines son una de las cosas que más admiran los visitantes del lugar.

Palacio de Versalles

En invierno suele hacer más frío de lo normal en el área de los jardines y el lago artificial del Palacio. Precisamente es en la parte externa donde el frío y las bajas temperaturas hacen de las suyas, sin embargo, dentro del Palacio la realidad cambia un poco, aunque es recomendable llevar siempre un buen abrigo y ropa apropiada para la temporada de invierno. (Ver artículo: Museo Presley Norton)

Puerta secreta a la habitación de María Antonieta

Una vez que los turistas terminan de recorrer cada una de las áreas del Palacio de Versalles, convertido prácticamente en un museo, no pueden dejar de ir hasta el Dominio de Maria Antonieta debido a que será una de las mejores decisiones que podrás tomar en tu viaje. A este lugar se puede llegar en unos pequeños carritos que te llevan cerca por €5, aunque también se puede ir caminando y disfrutar de todo el paisaje.

Aunque la mayoría de las personas que llegan al Palacio se enfocan únicamente en recorrer sus jardines y el museo, terminan olvidando conocer la habitación de María Antonieta, lo que resulta un grave error. El dominio de Maria Antonieta nos muestra otra cara de Versalles. Allí era donde esta mujer se escapaba de su realidad, alejándose de las presiones de la vida de la realiza y jugaba a vivir como una campesina.

Palacio de Versalles

Uno de los puntos de interés dentro del Palacio de Versalles es la Cámara de la Reina la cual está decorada en oro y en la que no se lograba observar cada uno de los detalles, debido al reflejo de la sala misma. Una de las mayores curiosidades de esta área es precisamente la puerta secreta, llamada así porque fue por allí donde logró escapar María Antonieta y que resulta casi invisible por toda la decoración.

Sin despreciar todo el alto nivel de la decoración en oro de la habitación, existen otros dos elementos que han pasado a la historia, uno es el joyero de la reina y el otro la puerta camuflada o secreta. La puerta secreta de la habitación de Maria Antonieta está al lado izquierdo de la alcoba y es bastante pequeña en cuanto a tamaño se refiere. Fue por allí donde Antonieta huyó de los asaltos al Palacio ocurridos el 6 de octubre de 1789. (Ver artículo: Museo del 20 de Julio)

Palacio de Versalles Revolución Francesa

La Revolución Francesa sea quizás el hecho histórico más importante ocurrido en toda la historia de Francia y el continente europeo y la joya arquitectónica conocida como el Palacio de Versalles también se vio influenciada por este conflicto armado. El Palacio es muestra del poder que llegó a tener en su momento Francia, especialmente, en manos del rey Luis XIV, encargado de construir en gran parte el palacio actual en el siglo XVII.

Palacio de Versalles

A lo largo de este extenso artículo hemos destacado la función que tuvo el Palacio de Versalles en sus primeros años. Se trató de un recinto que sirvió de residencia real y donde se tomaban las decisiones más importantes de la familia del rey, sin embargo, esa condición se perdió con la Revolución Francesa en el año 1789, un año que marcó el futuro del palacio.

Con la llegada de la Revolución Francesa, el Palacio de Versalles dejó de ser la residencia real y también perdió el poder político que tenía sobre Francia hasta que en el año 1830 pasó a convertirse en la sede del Museo de Historia de Francia donde se exponía una gran parte de la historia de dicho país europeo mediante diferentes piezas artísticas de la época.

Antes de la Revolución Francesa este imponente palacio se consideraba como el escenario de grandes acontecimientos históricos, incluso, hoy en día es descrito como uno de los monumentos más importantes de Francia. El Palacio también es llamado símbolo del apogeo de la realeza francesa, situación que cambió por completo luego de la revolución.

Palacio de Versalles

Hasta la Revolución Francesa, el Palacio de Versalles fue lugar de residencia de los más importantes y recordados reyes de Francia y en el año 1670 se convirtió en el lugar de los Grandes apartamentos del rey de la reina hasta que se realizó la famosa Galería de los espejos. El Palacio se encargó de instaurar el absolutismo en Francia a manos del rey XIV, un control que cayó con la llegada de la Revolución Francesa.

Durante prácticamente todo el reinado, tanto de Luis XV como de Luis XVI, el Palacio de Versalles sufrió importantes modificaciones en cuanto a su estructura, no obstante, la llegada de la Revolución Francesa terminaría por marcar un punto de inflexión en la historia de este recinto cultural e histórico. Fue luego de la revolución que el palacio es tomado por el pueblo y saqueado.

El líder de la Revolución Francesa fue Napoleón Bonaparte, quien entre sus intenciones tenía convertir el Palacio de Versalles en su palacio imperial, sin embargo, luego de varios intentos, finalmente no llegó a concretar sus objetivos con el palacio. El rey Luis Felipe sería el encargado de transformar el palacio en un museo y desde ese momento se utiliza solo para actos protocolarios y de Estado.

Palacio de Versalles Trianon

El Trianon es hoy en día una de las áreas del Palacio de Versalles más admiradas por los cientos de turistas provenientes de diferentes partes del mundo, debido especialmente a las características del lugar. Su nombre real es el Gran y el pequeño Trianon de Versalles y son dos palacios que hacen parte de los jardines de Versalles.

Palacio de Versalles

El Gran y el pequeño Trianon era considerado para la época una de las zonas más importantes del Palacio debido a que dan acceso a una zona bastante íntima de los reyes, especialmente porque la corta se ubicaba en el palacio y los Trianones eran el lugar de descanso y esparcimiento del rey. Una de las ventajas del lugar es que se puede arribar al Palacio del Tirano sin la necesidad de entrar por la principal de Versalles.

El Gran Trianon ha sido descrito como un lugar histórico y de mucha relevancia en la historia de la familia real francesa. El encargado de construir este palacio fue el rey sol, como se le conocía a Luis XIV, quien al verse acosado en su palacio de Versalles decidió crear el Gran Trianon, como un espacio para su intimidad y esparcimiento. Hoy en día presenta un llamativo color rosado y fue diseñado en mármol rosa con columnas que unen los dos pabellones de una sola planta.

También encontramos el pequeño Trianón el cual no es más que un disimulado castillo que fue levantado en el parque de Versalles durante el reinado de Luis XV y el mismo fue prometido a Maria Antonieta por parte de Luis XVI. La edificación contiene tres pisos y su puerta central abre en la escalera de honor del castillo. En el primer piso están los cuartos de recepción y el apartamento de la Reina.

El pequeño y Gran Trianon es por hoy uno de los lugares más emblemáticos del Palacio de Versalles. Las personas que acuden a este destino turístico no pueden dejar de deslumbrarse con las interminables fachadas blancas con extensos ventanales que ofrece el palacio, sin embargo, también se dejará cautivará por el Trianon, dos construcciones ubicadas en los jardines del parque de Versalles. (Ver artículo: Sala de Arte Público Siqueiros)

Palacio de Versalles Lomas de reforma

Un poco más arriba aclaramos que en Ciudad de México se encuentra ubicada una zona llamada Lomas de Chapultepec donde además existe un área que se identifica bajo el nombre de Palacio de Versalles y donde hay hermosas y atractivas viviendas. También en la Ciudad de México encontramos Lomas de Reforma, una colonia mexicana que se considera como la más cara para comprar casa en todo el distrito.

Quizás por su elevado costo y lujo es que Lomas de reforma se le compara con el imponente Palacio de Versalles, lugar que precisamente se caracteriza por ser rico en cuanto a piezas arquitectónicas y edificación. De acuerdo a un reciente estudio, Lomas de Reforma, del Bosque en Tlalpan y Bosques de las Lomas se posicionan como las colonias más caras para adquirir casa en la capital mexicana.

Palacio de Versalles

El estudio lo elaboró el portal inmobiliario Lamudi en el año 2016 y en el mismo se reveló que las propiedades más costosas se ubican en la colonia Lomas de Reforma, específicamente en la delegación Miguel Hidalgo, donde una vivienda puede llegar a costar más de 41 millones de pesos. Palacio de Versalles forma parte de las tantas zonas que se pueden encontrar en la colonia Lomas de Reforma.

Palacio de Versalles María Antonieta

Trasladarse hasta el Palacio de Versalles es entrar directamente en la historia del personaje conocido como Maria Antonieta, una de las damas de mayor influencia dentro de la familia real francesa. Una de las áreas que mayormente se relacionada con Antonieta es su pequeño Trianon, también llamado como “La casa de la reina” que forma parte de los dominios de Maria Antonieta dentro del impactante Palacio.

Maria Antonieta fue para muchos la mujer más odiada de la época, sin embargo, para otros representó una verdadera influencia en Francia. La historia de esta mujer es muy variada, al mejor estilo de una telenovela, debido a que durante su vida experimentó vivencias como el matrimonio arreglado, infidelidades, avaricia, envidias y concluyó con una muerte trágica.

Palacio de Versalles

El nombre real de Maria Antonieta era María Antonieta Josefa de Habsburgo-Lorena. Era austriaca de nacimiento y su matrimonio fue un arreglo con el rey Luis XVI, quien para su momento se consideraba como un rey de poco carácter, aunque con mucho dinero. Una vez que se convirtió en reina, Maria Antonieta comenzó a vivir una vida llena de lujos y moda, imponiendo su propio estilo en la moda francesa de la época.

Para conocer un poco sobre la vida de la reina María Antonieta es necesario trasladarnos hasta el pequeño Trianon de Toña, un pequeño lugar en medio del gigantesco Palacio de Versalles. Se trata de un mini castillo que fue construido exclusivamente para la reina. El pequeño Trianon revela la otra cara de la historia de Maria Antonieta, quien se refugiaba en sus dominios para hacer actividades del campo y alejarse de su complicada vida protocolaria de reina.

Digan lo que digan, Maria Antonieta representa una parte especial de la historia de Francia, más allá de las fuertes críticas que pesan sobre ella. Hoy en día su legado se ve marcado en temas como la moda, la alta peluquería y la gastronomía, donde María Antonieta llegó a influir de manera muy elevada durante su actuación como reina.

Historia del arte

Hablar acerca del Palacio de Versalles es hacer referencia a una parte fundamental de la historia del arte francés debido a la alta influencia que ha logrado representar este importante recinto cultural e histórico situado en las cercanías de la ciudad de París. El Palacio nació como un pequeño pabellón donde la familia real acostumbra ir a cazar, sin embargo, poco tiempo después pasó a convertirse en símbolo del arte francés.

Luego de algunos años el Palacio de Versalles pasó a ser un verdadero símbolo en cuanto a la propaganda política, tanto así, que todos los embajadores extranjeros que llegaban al lugar se quedaban asombrados al ver un edificio de tal magnitud y hermosura, rodeado por imponentes jardines de miles de hectáreas, embellecido con fuentes y estanques para navegar en barca.

Desde hace más de 30 años el Palacio de Versalles es considerado Patrimonio Mundial de la Humanidad convirtiéndose en una de las más fascinantes edificaciones del arte francés en el siglo XVII. Hoy en día es admirado por un alto número de turistas e importantes personalidades, quienes no puede dejar de cautivar por lo hermoso del lugar, construido por Luis XIII en principio como pabellón de caza.

Palacio de Versalles Mansart

Durante toda su historia, especialmente en sus primeros años de edificación, el Palacio de Versalles fue objeto de importantes modificaciones a cargo de destacados arquitectos, uno de ellos, Julio Hardouin-Mansart. Antes de hablar de su trabajo es necesario conocer cuáles fueron las principales modificaciones que se le realizaron al palacio. Como se recordará, este lugar era en principio la residencia real de Francia durante casi más de un siglo.

Palacio de Versalles

El rey Luis XIII se encargó de construir el lugar como una casa de campo especialmente para la cacería en el año 1624. Esta misma estructura tiempo después se convertiría en uno de los edificios más costosos e influyentes en la historia del mundo. Los primeros en encargarse de elaborar el proyecto fueron Louis Le Vau, un destacado arquitecto, además de Charles Le Brun, pintor y decorador y Andre Le Notre, también arquitecto de paisaje.

Para ese momento trabajaron un poco más de 37.000 hombres para hacer labores en el terreno y construir las terrazas y los caminos de árboles. Fue en el año 1676 cuando entra en acción el nombre de Julio Hardouin-Mansart, quien para él entonces fue contratado por el rey para realizar unos reajustes y agrandar el edificio original.

El plan central de las modificaciones estaban basadas en el proyecto inicial de Le Vau, sin embargo, Mansart realizó ciertas modificaciones, entre ellas, agregar un segundo nivel y construir un pasillo magnífico de espejos al igual que las alas norte y sur de la estructura. Se le debe a Mansart la creación del Pasillo de Espejos, una imponente sala que fue decorada con un sistema exquisito de los mobiliarios de plata.

Palacio de Versalles

La construcción final del Palacio de Versalles fue terminada cuando la vida del rey Luis XIV ya estaba por acabar. La capilla del palacio fue una de las últimas áreas en ser acabada, siendo concluida específicamente después de la muerte de Mansart en el año 1708. El Palacio de Versalles tuvo varias etapas constructivas, especialmente tres, la última de ellas (1678-1692) estuvo bajo la responsabilidad del arquitecto Mansart. (Ver artículo: Casa del Alabado)

¿Quién mandó a construir el Palacio?

Una de las preguntas más realizadas a la hora de visitar el majestuoso Palacio de Versalles en Francia es precisamente quién fue el encargado de construir tan magnífica obra, considerada como uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa. La respuesta es sencilla: El responsable de mandar a construir el popular Palacio de Versalles fue el rey Luis XIV.

El Palacio es visitado cada año por más de siete millones de personas provenientes de todo el mundo y representa uno de los destinos turísticos de mayor influencia en Francia. En sus primeros años el Palacio no era ni la sombra de lo que es hoy en día. Sirvió como residencia real desde el año 1682 hasta que comenzó la Revolución Francesa.

Palacio de Versalles

Antes de ser Palacio fue un pequeño espacio de caza el cual perteneció al rey Luis XIII, sin embargo, Luis XIV es su verdadero creador debido a que se encargó de darle su estilo y determinar el destino del palacio. A lo largo de los años este recinto sufrió importantes modificaciones y se le fueron añadiendo otras estructuras a sus alrededores. En el año 1979 la edificación fue declarada Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco.

Vista aérea del Palacio

Gracias al avance tecnológico ahora es posible observar de una manera única y sorprendente todo el esplendor del Palacio de Versalles. En internet existen diferentes imágenes que nos muestran una vista aérea de este importante recinto cultural e histórico ubicado cerca de la ciudad de París, Francia. También es posible observar una vista aérea a través de materiales audiovisuales.

Para notar todo lo amplio del Palacio de Versalles no hace falta con tan solo ir hasta el lugar de los acontecimientos, sino que tendremos que emplear recursos tecnológicos como drones que nos permita obtener una vista aérea del palacio, lugar de mucha historia y tradición, no solo en Francia sino en todo el continente europeo.

¿Quién vive en el Palacio?

En la actualidad el Palacio de Versalles ya no funciona como lugar de residencia para la familia de la realeza francesa tal y como sucedió por mucho tiempo. Este palacio fue residencia hasta la llegada del suceso conocido como la Revolución Francesa el cual marcaría un antes y un después en la historia del recinto cultural, considerado como el más importante del continente.

En el Palacio de Versalles vivían junto al monarca y la familia real, los ministros del rey, además de la alta nobleza de la época quienes habían sido aislados en Versalles. Eran los miembros de la alta nobleza los encargados de servir al rey Luis XIV. Dentro del imponente palacio también vivían funcionarios del gobierno francés y artistas que prestaban servicios al rey.

Para su momento toda la vida diaria dentro del Palacio de Versalles giraban en torno al rey, es decir, cada actividad que se pretendía realizar en las instalaciones debía ser consultada con la máxima autoridad. La vida en este símbolo de la arquitectura francesa era un tanto complicada y estricta, al punto de ser considerado el palacio como el mayor ejemplo del absolutismo por antonomasia. (Ver artículo: Museo Solar Intiñan)

Palacio de Versalles

Visita virtual

El avance tecnológico evidenciado durante los últimos años en todo el mundo ha permitido que las personas puedan interactuar y poner a prueba nuevas experiencias. Uno de los mayores ejemplos son las visitas virtuales a lugares lejanos o imposibles de conocer físicamente. La tecnología permite a los usuarios realizar una visita completamente virtual por el imponente Palacio de Versalles sin la necesidad de viajar a Francia.

Quizás muchos no conozcan esta herramienta, pero en internet el posible realizar una visita virtual por cada una de las áreas del Palacio de Versalles y lo mejor de todo es que no vas a necesitar moverse de la comodidad de tu hogar para conocer este fascinante lugar ubicado en las cercanías de la ciudad de París, Francia. Ha sido el propio palacio el encargado de crear una aplicación que permite realizar un recorrido virtual en 3D.

El proyecto de recorrido virtual por el Palacio de Versalles contó con el respaldo de instituciones como Google Cultural Institute. Solo es necesario descargar la aplicación y comenzar a descubrir cada rincón de este espectacular lugar, uno de los más visitados en Francia y Europa.

Palacio de Versalles

Palacio de Versalles Barroco

Como es sabido por muchos, el Palacio de Versalles fue mandado a construir por el entonces rey Luis XIV y en un primer momento el lugar estaba hecho a base de ladrillo, sin embargo, con el paso del tiempo y las remodelaciones que se le realizaron a la infraestructura, el palacio comenzó a recibir un estilo barroco el cual se caracteriza por las extravagancias en la arquitectura.

En toda la estructura es posible notar este estilo barroco, influenciado básicamente por el Renacimiento italiano desarrollado durante los siglos XIV y XV y que tuvo una alta influencia en el arte francés en los años siguientes. Ha sido quizás una de las principales ventajas con las que cuenta el moderno y lujoso edificio del palacio, un estilo barroco que sigue siendo admirado por miles de personas alrededor del mundo.

¿Qué representa?

El Palacio de Versalles representa mucho más que historia y arte para el pueblo francés y para el continente europeo en general. Se trata de una de las estructuras de mayor importancia en el mundo y donde tuvieron lugar destacados acontecimientos históricos. En poco tiempo este palacio pasó a representar algo especial para la comunidad de Francia, quienes encontraron en este lugar una combinación perfecta entre historia, arte y cultura.

Palacio de Versalles

Quienes andan en la búsqueda de conocer más sobre la historia de Francia y el poderío que mostró durante la época de reinados deben acudir al Palacio de Versalles donde encontrarán mucho más que piezas artísticas y objetos valiosos de la familia real. Allí se respira aire puro y se contempla lo mejor de la naturaleza con su imponente y extensos jardines. (Ver artículo: Cristo Crucificado)

(Visited 8.215 times, 1 visits today)
Categorías Francia

Deja un comentario