Saturno devorando a su hijo: historia, características y más

Saturno devorando a su hijo o Saturno devorando a un hijo, es una pintura que fue realizada en óleo sobre revoco el cual, formó parte de la ornamenta de las paredes de la casa del famoso pintor, francisco de Goya y que se adquirió  en el año 1819.

saturno devorando a su hijo

Historia de Saturno devorando a su hijo

Es una obra que agrupa unas catorce escenas a la cual incumbe, esta peculiar obra de arte que a través del tiempo ha ganado popularidad, por su título caracterizado por pinturas negras. También por las técnicas usadas, los pigmentos la gama en colores el cual se va reduciendo al color blanco y negro.

En el mismo se presentan casi que explícitos los tonos castaños o dorados verdosos, maneja un sentido negro de pesimismo y a la vez es sobrio. Es una obra que está ubicada en uno de los paños, de una pared lateral de una planta baja, de la famosa Quinta del Sordo.

En este conjunto de pintura con sentido negro, realizada por el artista fue recuperada a lienzo en el año 1874 por Salvador Martínez Cubells, como se lo había encomendado el Barón Emile d’Erlanger.

Un banquero francés y de procedencia alemana, el cual quería venderla a una exposición Universal de París en el año 1878. En el año 1881, d’Erlanger las donó al Estado español, este la consignó al Museo del Prado, en donde se exhibe a partir del año 1889. (Ver articulo: Museo de América)

En él se manejan muchas interpretaciones, en la actualidad aún hay muchos puntos que no están claros, pero su idea global es la maldad del mundo, la vil crueldad a ciegas y una inútil esperanza, que se encuentran muy bien trabajadas.

Posiblemente de todos los enfoques torturantes, la más cruel es la pintura el cual lleva como título Saturno devorando a su hijo. En ella se maneja un famoso mito, el cual es muy conocido, y que habla de alguna manera del tiempo devastador de sus misma criaturas.

El Goya un anciano, desesperado por una visión solitaria del mundo, concibió una aguda intensidad el irracional paso del tiempo que aproximaba a la muerte. Es una pintura que dio paso a las primeras corrientes culturales “el expresionismo”.

Mitología

Es una pintura que sin embargo no habla de un tema acostumbrado en cuanto al arte, y las obras que manejan este tipo de peculiaridades suelen ser muy dramáticas, como la que ahora estamos tratando o como también se conoce un anciano devorando un niño.

saturno devorando a su hijo

Saturno es un Dios muy antiguo itálico, que según narra su historia, llegó a Italia originario de Grecia. Luego de que fuera expulsado del Olimpo por el mismo Zeus, el mismo se situó en el Capitolio, allí construyó una enorme ciudad fortalecida, Saturnia.

Sin embargo existen muchas versiones que dicen que al llegar fue protegido por Jano, oriundo de Grecia y se instaló allí. Saturno gobernó en ese lugar sobre el Lacio encaminando a un tiempo de asombroso bienestar: la edad de oro.

En ese periodo Saturno, seguía con su trabajo en la civilización el cual ya había iniciado con Jano, instruyó a los hombres el arte de la agricultura y fue así que dio las primeras leyes.

Crono entre los titanes, es el que menos edad tiene. Más específico los titanes son con los hecatónquiros cíclopes, los descendientes directos de Urano es decir el cielo y Gea la tierra es por esta razón, parte de la originaria divinidad, antecesora de Zeus y de los dioses olímpicos.

saturno devorando a su hijo

Narra las leyendas que Urano odiaba su linaje y que por esa razón la conservaba retenida en Tártaro, una región muy remota en el mundo, el cual está sumida en una completa oscuridad.

Sin embargo un buen día Gea, ya cansada de la situación, decide liberar a sus hijos y para esto quiso contar con su ayuda. Pero todos se negaron, a excepción del más joven de todo es decir, Crono.

Este resolvió que se vengaría de su padre y así tenderle una trampa, se armó con una hoz, espero que llegara la noche, en el momento que el cielo cubre la tierra, le cortó los testículos y lo lanza al mar.

De esta sangre que emano y que cayó en la tierra se originaron Erinias, los gigantes y las melíades (ninfas de los fresnos); y de los genitales caídos en el mar nació Afrodita. Después de llevada a cabo esta venganza, Crono paso a tomar el puesto de su padre en el cielo, y como este mantuvo encerrado a sus hermanos en trataro.

Caso a su hermana Rea y por el motivo de una premonición que ya se le había advertido de aquel alguno de sus descendientes lo derrotaría, Crono fue comiendo uno a uno los hijos que ella poseía.

Cuando Zeus ya era un hombre decide vengarse de su padre y con el refuerzo de Metis, le dio a Crono un preparado el cual hizo que este vomitara a todo sus hermanos. Estos de la misma manera se unieron con Zeus y es así como le declararon la guerra a Crono, quien contaba con la ayuda de sus hermanos titanes.

Fue una guerra que llevo unos diez años y el cual tuvo como resultado la victoria de Zeus, ya que recibió la ayuda de los mismos hermanos de Crono, a quienes también había liberado. Con esta gran victoria, Crono y los titanes fueron aislados otra vez en Tártaro y custodiados por los hecatonquiro.

Características de Saturno devorando a su hijo

Ya hace muchos tiempo los frescos que eran pintados en la pared e la quinta del sordo, pero consecuentemente y por petición de muchos de los compradores esta pintura se  transfirió a un óleo sobre lienzo. El cuadro como ya se menciono es parte de un conjunto de pinturas llamadas las obras negras de Goya.

saturno devorando a su hijo

El cual manifiesta a Saturno, devorado a uno de sus hijos con un cuerpo ya viejo. El mismo ocupa una gran parte de la obra, esta se manifiesta de cuclillas con la boca muy abierta y despeinado, mientras que va comiendo los brazos de su hijo.(Ver articulo: Guerreros de Terracota)

Su hijo un cuerpo inactivo en manos de su propio padre, ya sin cabeza, sin uno de los brazos y a punto de perder su otra extremidad. La parte del cuadro el cual recibe la mayor luz es la izquierda.

Precisamente el cuerpo de su hijo y  que además recibe el color más claro, y también el más fuerte, el resto del mismo solo prevalecen colores como el ocre, marrones y muchas gamas de grises.

Es un área en total oscuridad que rodea esta figura de aquel Dios, en el cual realza su deformidad y un rostro totalmente inhumano. Es una gran interpretación de cómo en aquellos tiempos lo devoró por completo, una de los prejuicios del artista.

En el que se muestra expresiones respetuosas, Goya nos lleva ante aquel horror vivido de canibalismo en las fauces abiertas, con ojos blanco, el gigante ya marchito y con una masa de cuerpo sanguinolenta del aparente hijo.

El mismo devorado por completo ya adulto, es una obra que ocupó el centro de la composición. Uno de los argumentos centrales, que es el cuerpo humano de forma mutilada.

No solo lo es el cuerpo de aquel niño, si no que en el encuadre que se escogió y la iluminación que en él se manejó de claroscuro muy bien trabajados, así como las piernas de aquel dios, que se sumían a partir de las rodillas en la negrura y en un vacío inmaterial.

En ella se adopta una serie de colores blancos y negros, trabajada en manchas de colores gruesas, solo rota por el ocre de las carnaciones y las llamas fulgurantes de los blancos y rojo que se usó en la carne viva del hijo.

saturno devorando a su hijo

Ubicación

Un grupo de pinturas conformadas por unas catorce obras de Goya, el cual adoptaron este nombre por el uso de los pigmentos oscuros, y también por los temas sombríos. Y para ejemplo esta obra de Saturno devorando a su hijo.

En la misma se maneja otra leyenda que se refiere al mismo, pero esta vez hablan de que mientras este monstruo lo devoraba tenía su miembro erecto, pero esta área se fue perdiendo por el mismo deterioro de la pintura, o quizás de la transferencia en el lienzo.

También puede ser que el pintor se aseguró de no manifestar esta horrorosa escena de canibalismo y no llevarla más allá. Hay que tener en cuenta que era una obra que estaba destinada para la decoración, de una casa.

SATURNO DEVORANDO A SU HIJO

Pero al pasar los años unos 70 aproximadamente, un nuevo propietario de esta quinta, la transfirió a Salvador Martínez Cubells, el cual fue el más importante restaurador de este cuadro en el Museo del Prado.

Es allí donde permanece, aquella imagen cruel y de gran violencia. En ella se contrastan luminosidades, y en el que se mantuvieron ese arte peculiar contemporáneo. Puro expresionismo, se trata de arte moderno en todos sus aspectos.

Análisis

Habla de un tema mitológico, ya que Saturno fue un dios de hace mucho siglo específicamente de la mitología romana, el mismo devoraba a sus hijos recién nacidos de Rea, su esposa ya que temía de ellos.

Se maneja una composición asimétrica, en la que prevalecen las transversales por ejemplo de la pierna que se contrapone con diagonal del tronco de Saturno, es una estructura tectónica. La línea y el color que se muestra en la obra, prevalece el color sobre la línea, en el que se evidencia mayormente colores sucios, esto quiere decir, técnica de colores mezclados junto al negro así como los cálidos. Puros colores muy reales.

saturno devorando a su hijo

La luz en la obra Saturno devorando a su hijo, es de forma expresiva, con enérgicos claroscuros, el foco de luz mancha de forma directa hacia la figura de la víctima. En el espacio de Saturno la perspectiva se realiza a través del claroscuro y los retratos contrapuestos.

Las figuras son completamente anti naturalista, con el canon desnaturalizado, y las fuertes expresiones que se aprecian en su rostro.

¿Qué representa Saturno devorando a su hijo?

Es una de las obras negras en que se puede apreciar ciertamente la interpretación del artista, de la leyenda de Hesíodo, ya que en la decoración es muy cruel y a una persona ya adulta, no a un recién nacido, habiendo que en algunas escrituras que hablan de Hesíodo habla de que todos los hijos de Cronos habían sido tragados solamente.

Manejan  un sentido alegórico, esta obra tiene sus raíces en la estructuras de forma práctica el cual manejara Goya; en los paisajes bucólicos, plasmó al mismo tiempo con óleo y técnica del Secco (directamente en el muro), sin elaboración.

Esto se presume ya que hasta la actualidad no se manejan registros de manera directa, de cuando el artista Goya lo pintó, sino la placa de algunas de sus pinturas negras en donde se puede apreciar su fondo devastada y las pinturas de las paredes fueron pasadas a lienzo en el año 1873. Con algunas peculiaridades más recónditas y muy poco cordiales.

El estruendo en el comienzo de forma diabólica y que representa alegórico de tintas sexuales, Saturno no traga como especulan los griegos, sino destroza con sus dientes a su propio hijo, Judith descabeza al que por la abundancia de carne y de bebida de la misma manera que en la nutre a los gusanos en el sepulcro.

Quiere decir que alimentación se logra en matices iguales y que se salen por completo del contexto de la leyenda de Hesíodo. El rasaba que de Abismo, es decir caos, el dios primigenio, surgió una noche, y a su vez engendró a Tánatos, el fallecimiento Hypnos el dormir, Moros el destino.

Thanatos es la que concierne a este, porque como algunos de los historiadores del arte, es el sentido usual que le dan a las obras, en este caso la habitación por el comedor: el alimento es la acción que se manifiestos de decoración, es por esta razón que la lección es hacia la izquierda, hacia la funesta muerte.

saturno devorando a su hijo

No simplemente de este acto el cual domina el tema de la obra, como una especie de ofrecimiento demoníaco o quizás la similitud al mismo, mediante esta decapitación, la vejez y el sepulcro, sino disgustado alimento sin nutrir del mismo acto.

Extiende Hesíodo que el cielo y la tierra surgió Saturno, y que el casamiento pudo saber que fue el que asesinó a su padre para tomar su poder, igualmente sería matado por uno sus hijos.

Es por esta razón que decidió, como su título describe, el tiempo se deja fluir, y ser el que se encargue de ajusticiar. El mismo traga a sus hijos hasta que surge Zeus, quien logró derrotar a Saturno.

La obra pintada por el artista Goya agrupa lo ajustadamente fundamental de la leyenda de Herido: un ser legendario que come a sus hijos en occidente, es el Saturno romano, aquel hombre gigante el que está rompiendo con sus dientes sus miembros, de un ser humano, acción que se lleva a cabo sobre un fondo de oscuridad y sobre un suelo inseguro.

SATURNO DEVORANDO A SU HIJO

Con estas reseñas, el artista ejecutó una pintura de 146 X 83 centímetros, con una conformación vertical y dirección ascendente y ritmo dinámico.

A simple vista, su estructura es entendida de forma informal, de la misma manera las líneas primordiales, poseen un apoyo en medias. (Ver articulo: Coricancha)

Los trazos con más significados vigorizan y establecen la inclinación de la cabeza y el brazo a punto de ser mutilado, en su punto de unión las manos sobre el cuerpo y las piernas.

Estas convenciones poseen conjuntamente un apoyo de presión y flexión en las manos, tensión de todo el cuerpo o rompimiento con luminosa virtudes, en su mayoría explícitos por colores con clave el cual es baja.

saturno devorando a su hijo

Dado a la superioridad de sus sombras, quebrada por la luminaria adyacente en la parte superior izquierda, con un foco de luz que simplemente va destacando la idea principal para mostrar los cuerpos.

El tono sobrio se da por los fuertes claroscuros que son evidentes y que se dan a través del valor y la saturación del color: los colores pardos amarillentos, los tonos rojizos y naranjas que se van esparciendo en toda la escala.

Y van desde los más claros a los más oscuros, recalcando el rostro trastornado, y un cuerpo decaído, la fuerza de imposición que se evidencia en sus manos que son como unas garras y su actitud sami doblada de aquel Saturno.

Una agitación matizada el cual es muy evidente en el fondo, y que no llega a ser negro completamente, sino más bien un pardo se puede decir que neutro, que se combina con colores azules y violetas en manipulaciones de colores libres.

SATURNO DEVORANDO A SU HIJO

Se enfatiza de la misma manera el manejo del óleo, las pinceladas son amplias que se van trabajando en espacios ligados para lograr volumen o quizás movimiento según lo demandado en la realización.

Agradeciendo a este tipo de trazo se enfatiza sin llegar a ser cruel, la texturas de la piel y también la carne de forma virtual, para ser real y alcanzar aquellos ojos desorbitados de Saturno y el contraste rojo de los partes arrancadas.

Es una fuerte sugestión de Saturno el cual constituye de manera visual, la espalda del cuerpo decaído de aquella víctima de los deseos de Saturno, ya que en la zona de iluminación es más clara en cuanto a la relación con el ambiente.

Pese al argumento de crueldad y de disparate que se vive en la actualidad en el mundo entero, esta visión de la obra no deja de ser extraordinaria por su relación  con el canibalismo.

saturno devorando a su hijo

El artista Goya, por esta razón eligió la claridad del sentido de la decoración antes que la relación de los caracteres del emblema de Saturno. De manera que el artista lo que le importo es la interpretación que pudo relacionar de una u otra manera con su propia vida en aquel entonces.

Saturno personificaba el tiempo que se establece recientemente, a diferencia de lo que envuelve el caos. El mismo es clasificado, el tiempo que no acepta retrasos y mucho menos enemigos.

Por esta razón tiene que comerse a sus hijos para así asegurar su poder. Esto como su historiador chileno J.R. Morales,  tiene una esencia de crítica había el gobierno español el cual estaba bajo el mando de Fernando VII, y como Saturno, practicaba la tiranía con sus mismo hijos y el pueblo el cual los devoraba para conservar su poder.

El trataba de ordenar aquel caos y creando así uno nuevo con el crimen y la decoración de sus hijos, se come el riego de un cambio, el posible pensamiento sistemático.

saturno devorando a su hijo

En la leyenda, Saturno come a sus hijos y el artista Goya representa un cuerpo adulto humano, de un sexo determinado, es decir puede ser cualquiera, trata de la libertad el cual es devorado por el poder de aquel monarca.

Entonces el conocimiento facilitado la libertad, Goya fue un crítico de su tiempo y simplemente por su manera de ver la historia en el mundo y no solamente de su alrededor, puede plasmar un sentido quizás de burla; en la ausencia de delegantes, es decir el, se dispuso a realizar una obra por necesidad de expresar no por encargo.

Es una pintura que muestra aquel desastre de guerra, falta de fe, caprichos, las ironías y críticas que existían hacia este tipo  de contexto a los mediados del siglo XIX en España.

SATURNO DEVORANDO A SU HIJO

Es una obra que evidencia que se logra ya que pudo trazar un hecho arriesgado, con pinceladas descuidadas, para expresar una historia, pensamiento o quizá crítica de su tiempo, con la necesidad de incluir imágenes de manera explícitas. Para logra la atención de los realmente importantes en su vida, en una expresión sensible para las mentes abiertas.

Comentarios

“Se trata de etapas de pintores; del arte negro que se dio en el regreso de la tiranía de Fernando VII”. “Goya ya estaba cansado y decepcionado que compró una vivienda al frente de  Mazares, y que se conoce popularmente como la quinta del sordo: cuando muere su esposa así como la mayoría de sus hijos, ya que tuvo ocho de los cuales sobrevivió solo uno”.

“Pintó los muros de las habitaciones, de esta quinta, con las pintura que llamaban “negras” en tonos oscuros y castaños, también usos dorados y rojos, eso significa: pesimismo, de una visión en el mundo”. (Ver articulo: Museo Tamayo)

SATURNO DEVORANDO A SU HIJO

“En la pintura se presenta la muerte, la maldad y se puede apreciar a un máximo, la libertad, en la que se representa con manchas, en vivos colores, manifestando el surrealismo”.

“Se desarrolla una serie de desbarajustes, que se conectan a su vez, con las pinturas negras en donde se personifica el acto local pero con visión de pesimismo”.

“Se muestra un significado, Saturno, Cronos, es decir el dios del tiempo, devora a su hijos, al propio Goya que ya estaba viejo y de la misma manera a  todos”.

SATURNO DEVORANDO A SU HIJO

“Se relaciona el contexto de política y sus múltiples decepciones, con el hombre y la destrucción del mismo, muchos lo van a interpretar como tiranía; el fanatismo, se puede evidenciar en el infante, es una pintura sin duda muy sorprendente y con gran expresionismo”.

“Goya vivía en una casa de campo  a las afueras de Madrid, cerca de ella existía un ríos llamado Manzanares; las pinturas negras fueron creadas de forma directas en las paredes, no al fresco y se usaron una serie de mezclas de pigmentos en óleo”.

(Visited 4.782 times, 2 visits today)
Categorías España

Deja un comentario