Descubre todo lo referente sobre el triunfo de baco

Popularmente conocida como “Los Borrachos”, la obra El Triunfo de Baco está considerada como una de las más importantes de la vida del pintor español Diego Velásquez. En ella se resalta la presencia del dios Baco en compañía de otros siete personajes secundarios. Descubre más de su historia y descripción a continuación.

El Triunfo de Baco

El Triunfo de Baco

En esta oportunidad nos vamos a trasladar hasta el continente europeo, específicamente a España para visitar uno de los lugares más históricos y culturales del país como lo es el Museo del Prado, espacio donde tendremos la oportunidad de apreciar impresionantes obras de arte creadas por destacados pintores mundiales como el español Velásquez de quien pertenece la flamante obra titulada “El Triunfo de Baco”, pintura de la cual estaremos hablando en este interesante artículo.

El Triunfo de Baco está considerada por muchos como una de las creaciones más importantes de la vida del español Velásquez y actualmente esta obra se encuentra conservada en las instalaciones del Museo del Prado. Se trata de una pintura que fue creada en el año 1629 y popularmente recibe el nombre de “Los borracho” debido a la temática que se expresa en la pintura, una de las más conocidas y admiradas del artista español.

La historia nos revela que el cuadro “El Triunfo de Baco” fue creado por Velásquez en 1629, algunos años después de su llegada a la ciudad de Madrid procedente de Sevilla, antes de emprender su viaje a Italia. Su cuadro estuvo ampliamente influenciado por las corrientes de destacados pintores italianos debido a que tras su llegada a la capital española, Velásquez pudo observar muchas pinturas italianas que tenía el rey y quedó impresionando por ellas.

Una de las razones que más causó impresión en la vida de Velásquez a su llegada a Madrid fue la gran cantidad de cuadros de desnudos que tenía la colección del rey, así como también por el tratamiento del tema mitológico. Esta importante obra del pintor español apareció mencionada por primera vez bajo el nombre de “pintura de Baco”, en una cédula del Felipe IV en el año 1629. Es una de sus más emblemáticas creaciones y una de las más observadas dentro del Museo del Prado en España.

El Triunfo de Baco

El Triunfo de Baco, conocida popularmente como “Los borrachos” fue pintada entra los años 1628 y 1629 y en él la destaca como figura principal de la pintura el dios Baco que corona, con hojas de hiedra, a uno de los siete borrachos que le rodean en el cuadro. El mensaje central que intentó transmitir el español Velásquez fue representar a Baco como el dios que premia o regala a los hombres el vino y el que los libera temporalmente de sus problemas.

Diego Velásquez se encargó de plasmar en su cuadro “El Triunfo de Baco” una serie de detalles que llamaron poderosamente la atención de muchos espectadores de la época, incluso sigue generando polémica a pesar de los años transcurridos. En esta emblemática obra del español se mezclan elementos míticos de Baco y otro personaje junto a él, además de varios elementos realistas de la España de la época. La descripción central de la obra nos revela a un grupo de borrachines que hacen compañía a Baco, quien a su vez se observa coronando a uno de ellos.

El Triunfo de Baco puede ser apreciado hoy en día en las instalaciones del Museo del Prado, una de las instituciones culturales y artísticas más importantes de España, donde además se encuentran ubicadas otras destacadas pinturas de los mejores artistas plásticos españoles y del mundo. La obra resalta la importante, en la mitología romana de Baco, el dios del vino. También refleja la gran importancia que ha tenido el vino en la historia de la civilización occidental y su relación con el arte mundial. (Ver artículo: Museo Interactivo Mirador)

Descripción

La obra del maestro Diego Velásquez “El Triunfo de Baco” está constituida como una de las creaciones más emblemáticas en la vida del destacado pintor español y hoy en día continúa siendo de gran admiración y respeto por parte de millones de personas alrededor del mundo, especialmente de aquellos que llegan cada año a las instalaciones del Museo del Prado para conocerla de manera más directa. Ahora bien, hablemos en esta parte un poco sobre la descripción física de la obra.

El Triunfo de Baco está centrado en la importancia y adoración al dios Baco, considerado en la mitología romana como el dios del vino, de allí es que la obra también comenzó a recibir el nombre de “Los borrachos” debido a que en ella se pueden observar a un grupo de al menos siete personas que claman al dios por vino y él los obedece entregando un poco de esta bebida a uno de los borrachines del cuadro.

De manera global se podría decir que el cuadro “El Triunfo de Baco” describe una escena donde se observa el dios Baco, el cual corona con hojas de hiedra, a uno de los siete borrachos que lo rodean, ese es el tema central en el que se desenvuelve la obra creada por Velásquez. Podría tratarse de un poeta inspirado por el vino. En este cuadro también es posible notar cómo otro personaje semimitológico aparece observando la coronación.

En la obra “El Triunfo de Baco” también se observa como uno de los siete personajes principales del cuadro aparece acompañando al dios Baco pero su mirada está fija al espectador, mientras sonríe de una manera particular. Ese elemento ilustrado por Diego Velásquez hace que el espectador se conecte de una manera especial con la obra y no quiera dejar de verla en ningún momento, a través de eso el pintor logró involucrar a todo espectador a su flamante obra.

En esta obra del español Diego Velásquez se puede fácilmente identificar al dios Baco, el cual está representado como el dios que premia o regala vino al grupo de hombres que le rodea, logrando liberarlos temporalmente a través de esa bebida de los problemas. Para comprender el significado de esta obra es necesario repasar lo establecido en la literatura barroca, donde Baco era considerado una alegoría de la liberación del hombre frente a su esclavitud de la vida diaria.

El Triunfo de Baco

Es importante destacar el hecho de que el dios Baco aparece en esta obra como un personaje más, es decir, lo podemos observar como una persona más dentro de la pequeña celebración entre amigos que se está llevando a cabo en el retrato plasmado por Diego Velásquez. A pesar de ello, es evidente notar como el pintor de la obra le dio una piel mucho más clara al dios Baco que a los demás, eso con la intención de darle más liderazgo y autoridad dentro de la obra.

La escena principal reflejada en el cuadro “El Triunfo de Baco” podría dividirse en dos partes: Una primera parte que es la del lado izquierda, donde aparece la figura de Baco con una iluminación especial y la cual refleja un estilo italiano inspirado en Caravaggio. Allí se destaca la idealización en el rostro del dios, la luz que lo ilumina y el estilo clasicista.

Por su parte en el lado derecho del cuadro, ocurre todo lo contrario a lo anteriormente descrito. En esta parte se refleja a unos borrachos, hombres de la calle que están celebrando algún evento especial y nos invitan a unirnos a su celebración, al mejor estilo español similar a Ribera. En ellos el pinto no usó una iluminación más allá de la clásica. Sus rostros son avejentados y desgastados. Estas figuras de los borrachos están sumidas en un claroscuro evidente. (Ver artículo: La Chascona)

Autor

El autor de la mundialmente reconocida obra “El Triunfo de Baco” es nada más y nada menos que el español Diego Velásquez, uno de los pintores más famosos del país y el mundo. Esta obra está hoy en día en el Museo Nacional del Prado en la ciudad de Madrid, España y la misma fue realizada en la primera etapa madrileña de Velásquez en el año 1629. Pero ¿Quién fue Diego Velásquez y por qué se le considera como uno de los pintores más importantes de España?

El Triunfo de Baco

Diego Velásquez está considerado históricamente como un pintor barroco, descrito por muchos como uno de los máximos exponentes de la pintura española y maestro de la pintura universal. Sus primeros años de vida los pasó en la ciudad de Sevilla, lugar donde logró adquirir sus primeros conocimientos en cuanto al arte se refiere. Fue precisamente en Sevilla donde desarrolló un estilo naturalista de iluminación tenebrismo.

Cuando cumplió sus 24 años de edad toma una de las decisiones más importantes de su vida y fue cuando decidió preparar maletas y emprender su viaje hasta la capital del país, la ciudad de Madrid, lugar donde fue nombrado pintor del rey Felipe IV y cuatro años después fue ascendido a pintor de cámara, considerado para la época como el cargo más importante entre los pintores de la corte.

Diego Velásquez pasó un gran tiempo de su vida dedicado a esta labor de pintor de cámara. El trabajo de este artista español consistió básicamente en pintar retratos del rey y de toda su familia, pero también se dedicó a crear otros cuadros que tenían la finalidad de decorar las mansiones reales de la época. Su estadía en la corte le dio la oportunidad de emprender estudios en cuanto a la colección real de pintura, que al final fueron influencias para la evolución a un estilo de gran luminosidad.

Con el pasar de los años, Diego Velásquez logró conseguir la madurez que él mismo deseaba en cuanto a su trabajo como pintor. La madurez definitiva del artista la consigue después del año 1631, fecha en la cual pinto grandes obras que marcaron por completo su vida, una de ellas fue la rendición de Brenda. Fue en esa última década en la cual el artista hizo de su estilo algo más esquemático y abocetado.

El Triunfo de Baco

Diego Rodríguez de Silva y Velásquez nació en la ciudad de Sevilla y fue bautizado el seis de junio del año 1599 y murió en la ciudad de Madrid el seis de agosto del año 1660. A lo largo de toda su trayectoria como artista logró realizar más de 130 obras de alta admiración. Su máxima fama la alcanzó entre los años 1880 y 1920, coincidiendo con la época de los pintores impresionistas franceses.

Comentarios sobre El Triunfo de Baco

A lo largo de la historia universal del arte han sido muchos los artistas y expertos en este tema que se han atrevido a emitir sus comentarios acerca de la flamante obra el triunfo de Baco, una pintura original de Diego Velásquez y que hoy en día podemos encontrar en las instalaciones del Museo del Prado. La mayoría de estos comentarios coinciden en el hecho de destacar los elementos visuales que empleó el artista en esta obra, especialmente las pinceladas y la iluminación.

La obra “El Triunfo de Baco” se podría decir que pertenece a la pintura Barroca, especialmente a la pintura española (la escuela andaluza). Está constituida como una atractiva obra elaborada a base de un óleo sobre lienzo, donde los colores que lo predominan son los cálidos. El aspecto de la iluminación está centrado básicamente en la figura principal del cuadro, que es el dios Baco y con una perspectiva frontal con un punto de vista alto.

Otro comentario que podemos hacer en torno a esta obra de Velásquez tiene que ver con la composición del cuadro, se trata de una obra de composición cerrada, de acuerdo a los expertos en el área, una composición que está ubicada en un espacio exterior natural como lo es un paisaje. Tanto el tratamiento de las luces así como también el uso del paisaje como fondo hacen que esta pintura luzca realmente encantadora a la vista de todo espectador. (Ver artículo: Museo de la Memoria y los Derechos Humanos)

(Visited 649 times, 1 visits today)
Categorías España

Deja un comentario