Palacio Cousiño: historia, ubicación, arquitecto y más

A finales del siglo XIX fue construido en la ciudad de Santiago una de las mansiones más modernas y lujosas de todos los tiempos como lo es el Palacio Cousiño, actualmente convertido en uno de los museos más visitados de Chile. Conoce más de su historia, ubicación y construcción en el siguiente artículo.

Palacio Cousiño

Palacio Cousiño

En esta oportunidad nuestro destino a conocer será el imponente Palacio Cousiño, un hermoso palacio residencial que se encuentra situado en la turística ciudad de Santiago en Chile y el cual se ha convertido en lugar de referencia para sus habitantes. Históricamente ha sido uno de los espacios históricos más trascendentales de Chile debido a que por sus instalaciones han pasado las más influyentes familias de ese país.

El Palacio Cousiño fue en algún momento de la historia el hogar principal de la flamante familia Cousiño-Goyenechea, consideradas como una de las más poderosas de Santiago. Esta familia es reconocida, entre otras cosas, por ser los dueños de la mina de carbón de Lota, la mina de plata de Chañarcillo y la viña Cousiño-Macul, entre otras tantas. Lo cierto es que se trata de un palacio que vale la pena conocer en nuestra visita a la ciudad de Santiago.

La estructura del Palacio Cousiño comenzó a ser construida en un terreno de once mil metros cuadrados en el año 1870 aproximadamente. En esa oportunidad la construcción iba destinada a servir de residencia oficial del matrimonio conformado por Luis Cousiño, fallecido en Perú en 1873 e Isidora Goyenechea. De esa unión sentimental nacieron seis hijos, pero originalmente fueron ochos debido a que Isidora falleció al nacer y Alfredo murió cuando tenía un año de nacido.

Los trabajos de construcción del Palacio Cousiño concluyeron en el año 1878 pero la obra no fue inaugurada sino hasta 1882. El responsable de construir el histórico palacio fue del arquitecto francés Paul Lathoud, quien fue el designado para llevar adelante tan importante proyecto. Es prudente recordar que este mismo arquitecto también fue el responsable de construir el Museo Nacional de Historia Natural ubicado en Chile.

Palacio Cousiño

El Palacio Cousiño no solo resultó una de las obras arquitectónicas más importantes de la época por su diseño, sino que además la decoración fue uno de los aspectos más relevantes de la obra. Para la decoración y construcción del palacio fue necesario traer desde Europa diversos elementos como parqué tallado a mano de nogal, caoba, ébano, haya alemana y otros. Todo ese material fue llevado a Chile en los barcos propiedad de la familia.

La imponente infraestructura se convirtió en la primera propiedad en Sudamérica en contar con un generador eléctrico propio, sistema que le fue comprado a Thomas Edison, un amigo de la familia. En su momento Isidora Goyenechea cedió la energía eléctrica al vecindario del palacio. También se consideró como la primera propiedad e tener agua caliente y agua fría de manera simultánea gracias a su sistema de calefacción.

En pocas palabras podemos decir que el Palacio Cousiño constituye una de las edificaciones más modernas y lujosas de la época. Se trata de una imponente casona fabricada a finales del siglo XIX como hogar del adinerado empresario Luis Cousiño y su esposa. Hoy en día sus instalaciones fueron transformadas en museo, descrito además como uno de los recintos culturales más importantes situados en la ciudad de Santiago. (Ver artículo: La Libertad Guiando al Pueblo)

Historia del Palacio Cousiño

El Palacio Cousiño de Chile se describe como una de las obras más emblemáticas del siglo XIX y sus paredes guardan parte importante de la historia y cultura de ese país suramericanos. Por ello vale la pena conocer un poco más acerca de la historia del Palacio, cómo surgió y por qué fue transformado luego en uno de los museos más visitados de la ciudad de Santiago. El palacio fue el hogar de la familia Cousiño-Goyenechea.

La historia del Palacio Cousiño comienza en el año 1870, fecha en la cual la familia Cousiño-Goyenechea encarga la construcción del inmueble en un terreno que para su momento era de once mil metros cuadrados. La idea de la familia era crear una mansión que sirviera como hogar para el recién matrimonio formado entre Luis Cousiño y su esposa Isidora Goyenechea. La construcción de la mansión terminó en 1878 y se inauguró en 1882.

Por las instalaciones del Palacio Cousiño pasaron al menos tres generaciones diferentes de la familia Cousiño, de allí proviene precisamente el nombre de este hermoso lugar. Estas tres generaciones habitaron los espacios del Palacio Cousiño durante al menos seis décadas, hasta el año 1928. En el año 1940 fue sacado a remate con parte de su amueblado y pertenencias de mucho valor.

Es ese momento el entonces alcalde de la ciudad de Santiago, Pacheco Sty, luego de intensas negociaciones, llegó a un acuerdo con la familia Cousiño que en pocas palabras entregaron en calidad de donación dicha propiedad a la municipalidad de Santiago. Se dice que la mansión fue entregada por el orden de los tres millones de monos en bonos, con la única condición de que el palacio se conservará como tal se construyó. Sin embargo en el año 1968 una situación inesperada obligó a realizar ciertas modificaciones en el segundo piso de Palacio Cousiño.

Ese año, específicamente el día 12 de octubre se originó un intenso incendio que consumió por completo las instalaciones del segundo piso, obligando posteriormente a realizar algunas obras de restauración lo que cambió el diseño original del palacio en esa área. En el año 1977 el entonces alcalde Patricio Mekis se encargó de abrir las puertas del palacio pero ahora como un museo y en 1981 el lugar es declarado Monumento Nacional de Chile.

Palacio Cousiño

Históricamente el Palacio Cousiño fue utilizado como lugar de alojo para destacadas personalidades que llegaban de visita a la ciudad de Santiago. Por ejemplo en sus instalaciones fue recibida la canciller de Israel Golda Meir por parte del gobierno chileno, también pasaron por allí algunos presidentes como Adolfo López Mateos de México, Heinrich Lübke de Alemania y hasta el rey Balduino de Bélgica.

Todas estas importantes visitadas al Palacio Cousiño de Chile ocurrieron después que la familia tomará la decisión de donar el palacio a la Municipalidad de Santiago en el año 1940. Tres décadas después es que se establece su definitiva actividad museológica, con la curiosidad de conservar toda la riqueza arquitectónica y decorativa con la que cuenta el palacio desde el primer momento de su construcción.

En el año 2010 el Palacio Cousiño también resulto afectado por el fuerte terremoto que azotó a varias localidades chilenas. Debido a ese terremoto, el palacio tuvo que ser sometido a intensas obras de restauración las cuales finalizaron en septiembre del año 2016 y las mismas permitieron reparar los daños y recuperar las fachadas originales. También ese proceso permitió descubrir una antigua cava que tenía el edificio. (Ver artículo: Lugar de la Memoria)

Ubicación

El Palacio Cousiño se encuentra ubicado en la calle Dieciocho 438 de la turística ciudad de Santiago de Chile. Actualmente se ha consolidado como uno de los espacios culturales e históricos más visitados de la ciudad, no sólo por habitantes de la misma ciudad sino por un alto número de turistas provenientes de diferentes partes del continente quienes llegan para conocer sus hermosas y lujosas instalaciones, además de disfrutar todo lo valioso que podemos encontrar en el interior de esta infraestructura.

Palacio Cousiño

Debido a su ubicación geográfica, el Palacio Cousiño se describe como uno de los destinos turísticos y culturales por excelencia con los que cuenta la ciudad de Santiago, una urbe que está repleta de fantásticos y hermosos lugares para la recreación y disfrute de propios y visitantes. El Palacio Cousiño, actualmente convertido en museo, se encuentra abierto al público todos los días, a excepción de los lunes que cierra sus puertas para mantenimiento.

Si usted es de esas personas que visita por primera vez la ciudad de Santiago de Chile debe incluir en su lista de lugares a conocer el Palacio Cousiño, uno de los museos más visitados del país. El lugar puede ser recorrido de martes a viernes de 09:30 a 13:30 horas y de 14:30 a 17:00 horas, mientras que los fines de semana y días festivos el palacio abre sus puertas desde las 09:30 a 12:30 horas, con un costo de $3.000 la entrada general.

Arquitecto

Durante la primera parte de nuestro artículo estuvimos hablando un poco sobre la historia del Palacio Cousiño e hicimos referencia a un personaje de nombre Paul Lathoud. Seguramente usted se preguntará ¿Qué tiene que ver ese personaje con la historia del Palacio? Pues la respuesta es sencilla: Fue este francés el encargado de llevar adelante el proyecto arquitectónico de la obra, por orden de la familia Cousiño-Goyenechea.

Recordemos que el Palacio Cousiño fue construido entre los años 1870 y 1878 como lugar de residencia para el matrimonio conformado por Luis Cousiño y su esposa Isidora Goyenechea. Ellos vivieron en una época en la cual la moda era construir mansiones al estilo de los grandes palacios franceses y es por ello que el Palacio Cousiño resulta un claro reflejo de esa influencia.

Palacio Cousiño

Tomando en cuenta ese estilo, la familia Cousiño-Goyenechea decide contactar al arquitecto francés Paul Lathoud para que se encargada de diseñar y construir la mansión. Lathoud lo hizo al menos estilo neoclásico y se esmeró en diseñar y construir una de las residencias más hermosas e impactantes de toda la historia de Chile. El resultado final fue de asombro tanto para la familia como para todos sus visitantes.

El arquitecto Paul Lathoud aprovechó toda su imaginación para diseñar el lujoso Palacio Cousiño, además de valió de los recursos económicos de la familia para hacer de su obra algo especial. La familia utilizó su flota de barcos para traer directamente desde Europa, específicamente desde Francia, todo lo que era necesario para levantar la construcción.

Lamentablemente Luis Cousiño murió en el año 1873 a sus 38 años producto de una tuberculosis lo que le impidió ver concluida en su totalidad la obra diseñada por el arquitecto Paul Lathoud. Una vez que fue concluida la mansión, fue habitada por Isidora Goyenechea y sus seis hijos. Tres generaciones vivieron en estos espacios hasta el año 1938. (Ver artículo: Venus de Milo)

(Visited 306 times, 1 visits today)
Categorías Chile

Deja un comentario