Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, es un sentido museo de Chile, con una gran carga emotiva, se encuentra en la comuna de Santiago de Chile. Fue una propuesta dirigida a honrar a sus mártires caídos bajo el régimen militarista de Augusto Pinochet. Tiene un significado de mucha importancia y valor para sus pobladores. Te conmoverá este Post!!

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Historia 

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, es un centro museístico de Chile, que está en la comuna de Santiago de Chile, su construcción efectuada como acto conmemorativo de las víctimas de la vulneración  de los Derechos Humanos, ocurridas durante el gobierno militar dictatorial de Augusto Pinochet (1973-1990). Se edificó en el centro, en la Avenida Matucana 501, frente a la estación del metro Quinta Normal.

En este sentido, el Museo fue inaugurado el 11 de enero de 2010, en presencia de la presidenta Michelle Bachelet, con motivo de la celebración del Bicentenario de Chile. Es una edificación de tres pisos en el que se exhiben una variedad artículos relativos al tema; se incluyen en las muestras expuestas documentos gubernamentales, prensa escrita, revistas, poster, cartas y una memoria fotográfica.

A través del recorrido por el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, se encuentran paneles audiovisuales con extractos de documentales y grabaciones de la época, para recrear y ambientar los sucesos ocurridos durante esa época tenebrosa. Tiene, además, un centro de documentación, una biblioteca digital y una explanada para la realización de actividades culturales.

Antecedentes 

La edificación del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, se dio a conocer por la propia mandataria Michelle en una locución oficial, el 21 de mayo de 2007 ante el Congreso de la Nación. La inspiración surge como una inquietud de contar con un museo de la memoria para que las nuevas generaciones conozcan estos sucesos históricos; al tiempo de disponer de un lugar público con la historia sobre las violaciones de los derechos humanos, para que no vuelvan a ocurrir.

Luego de los concursos respectivos, el 28 de agosto de ese año 2007, se anunció que el proyecto ganador correspondía a un grupo de profesionales de la arquitectura brasileña de la oficina Estudio América, proveniente de Sao Paulo, Brasil. Al año siguiente se realizó el concurso para elegir a la empresa museográfica que se encargaría del museo, en el que venció Árbol de Color S.A.

El emplazamiento del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, comenzaron en avenida Matucana, debido a sus características culturales, además debido a que el sector fue protagonista de los sucesos de las vulneraciones de los derechos elementales del régimen militar; con los militares ubicados en el Parque Quinta Normal, así como el Internado Nacional barros Arana, que llevaban el control militar de la zona de Quinta Normal y Barrancas, actual Pudahuel, Cerro Navia y lo Prado.

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Este centro militar, tenía a cargo los detenidos que desaparecieron del centro de salud San Juan de Dios y la Estación Naval Metropolitana, por parte de la Armada chilena de entonces como centros de reclusión, detención política y tortura. Con esta iniciativa se colocó la primera piedra del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, por parte de la presidenta Bachelet, quien además, fue víctima de tortura en la dictadura de Pinochet.

Para el 10 de diciembre de 2008, ya se tenía parte del material y documentación inicial del museo, proveniente de la organización «Casa de la Memoria», con cuya donación se materializó oficialmente el 16 de junio de 2009 en el Palacio de la Moneda.

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, está adscrito a una Fundación de carácter privado, compuesta por representantes del mundo académico, organizaciones de defensa y promoción de los derechos humanos, así particulares que generan espacios de pluralidad en el seno de la institución.

De forma simultánea a las obras finales del museo, el 3 de diciembre de 2009 se constituyó el directorio del museo y el 6 de enero de 2010 se nombra como directora del centro a Romy Schmidt, quien estuvo en el puesto hasta mayo de 2011, siendo reemplazada por Ricardo Brodsky  hasta el 2016. Actualmente está Francisco J. Estevez V.

Museo de la Memoria y los Derechos

Así entonces, se abrieron la puertas del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos el el 11 de enero de 2010, justo sesenta días después de culminar su primera gestión, la primera mandataria Michelle Bachelet, procede a abrir el museo en compañía de miles de personas, incluyendo representantes de organismos de derechos humanos, políticos, víctimas de la dictadura y sus familiares.

Misión del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

El fundamento, espíritu y propósito del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en primera instancia es mostrar las vulneraciones recurrentes de los derechos elementales por parte del Estado Chileno, durante los años 1973 hasta 1990; al tiempo de promover la reflexión ética y moral sobre la memoria, la solidaridad y la importancia de los derechos humanos en el mundo, fortalecer la voluntad nacional para que no se vuelvan a repetir sucesos como estos que afecten la dignidad del ser humano.

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, constituye en sí mismo, es una obra para reconocer y reparar moralmente a las personas forzadas y vulneradas, que propone que hechos como estos no trascienden lo sucedido en el pasado, y que sirva a las nuevas generaciones para conocer su pasado y construir un futuro mejor de respeto irrestricto a la vida y la dignidad de las personas.

 Museo de la Memoria y los Derecho

El pasado no se puede modificar, no obstante, el centro muestra los testimonios de lo ocurrido a los fines de proporcionar un aprendizaje y generar conciencia sobre los hechos acaecidos y vividos por la sociedad chilena de entonces.

Por tanto,  el museo de la Memoria y los Derechos Humanos se levanta como un espacio emblemático y documental de esos penosos y oscuros sucesos, que permita construir las memorias en Chile; no habiendo una sola memoria sobre el pasado; pues las personas recuerdan de manera diferente, individual y de forma colectiva estos eventos.

El museo se perfila como una rica y variada forma de mostrar y preservar la memoria de Chile; a los fines de dar a entender que dicha memoria es más larga y rica que la de la mostrada por esa tragedia que marcó toda una generación. En el museo se recuerda esa tragedia también como una magnitud ineludible de la memoria como país.

El Memoria y los Derechos Humanos, es un espacio  público para todo Chile, para conocerse como sociedad, para valorar y para aprender, y un lugar para preservar la verdad y la justicia que tanto ha costado alcanzar.

Museo de la Memoria y los Derechos

Arquitectura 

La edificación del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, se encuentra en un borde de  avenida Matucana con la calle Catedral del caserío de Yungay. La construcción del museo tuvo lugar en el marco de un conjunto de obras y proyectos para recuperar diversas áreas del barrio.

Ello tuvo lugar a inicios del 2000, con una idea urbanística y cultural del lugar, pues además de este museo, se cuenta con la construcción de la Biblioteca de Santiago, renovación de la entrada al Parque Quinta Normal y museos interiores.

En el año 2000, comenzó la construcción para extender la línea 5 del Metro de Santiago que empalma la Quinta Estación Normal, abierta el 31 de marzo de 2004. En principio esta estación incluía la terminal intercomunal que conectaba con la parada publica de transporte y el plan de trenes en las cercanías de Melitren. En tanto, en el 2005 se anunciaba la extensión de la Línea 5 al poniente hacia el Maipú, lo que se cuestionó por la utilidad de la estación intercomunal.

Para la construcción del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, los arquitectos idearon elevar dos monumentos: la Barra y la Base. La palanca sería el ambiente propiamente para dicho museo, cuyo soporte sería el área museográfica para la realización de eventos en la planicie. El diseño igual consideró el apoyo de la iluminación natural. La luz desciende en vertical sobre la Barra, penetrándola a través de paneles laterales de vidrio y enrejado metálico en cobre y carbón.

museo de la memoria y de,los derechos humanos

El museo se concibió así como un gran cuerpo en suspensión sobre la Plaza, edificado como un cubo que levitando sobre dos fuentes de agua. Para su ingreso, se construyó una rampa que permite el ingreso sutil a través de la explanada o a por medio de escalones por las calles Matucana y Chacabuco.

Finalmente Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, se llevó a cabo entre diciembre de 2008 y diciembre de 2009 por las empresa COMSA y BASCO. La estructura metálica fue realizada por la Maestranza JOMA. La superficie total construida es de 10.900 m², incluyendo los estacionamientos.

Frente al museo, está una explanada de seis mil mts. cuadrados a la cual se accede por una especie de rampa desde calle Catedral, rodeada por escalones. En ese patio, hay diversas exposiciones temporales y se llevan a cabo eventos culturales y conciertos. En uno de los muros de entrada, que bordea la plaza, se presentan los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, escritos en cobre.

Por una de las entradas a la plaza confluye con una conexión directa a la estación Quinta Normal del Metro de Santiago, donde se halla un mural de Jorge Tacla diseñado conjuntamente con otros artistas jóvenes, inspirado en versos del cantautor Víctor Jara, compuestos durante su apresamiento en el Estadio de Chile, antes de su ejecución.

museo de la memoria y de los derechos humanos

En el sótano del patio, se ubica la obra del artista Alfredo Jaar, llamada La Geometría de la Conciencia. El museo cuenta con 500 siluetas a contraluz, donde una proporción corresponde a chilenos arrestados y desaparecidos, y la otra representa a individuos vivos, creando la impresión de la inmensidad inconmensurable ante lo que significa la pérdida de las vidas humanas para la colectividad.

Exposiciones

La visita al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile, no es fácil, pues sus espacios están cargados de una historia dura y penosa; pues no hay que olvidar la misión del museo que es no olvidar a las víctimas de la Dictadura, y presentar sin tapujos las evidencias de violaciones de los Derechos elementales en el régimen de Pinochet.

En el museo se encuentran documentos, fotografías, vídeos, testimonios y relatos de sobrevivientes de torturas, incluso aparatos de tortura, que recuerdan y conmemoran a las personas desaparecidas. A todos los chilenos no les gusta, pues creen que no ayuda a la reconciliación nacional. Sin embargo, más allá de que resulte incómodo, es un esfuerzo por no olvidar momentos oscuros con la esperanza de que no vuelvan a repetirse.

El museo dispone de espacios o expositivos con muestras permanentes, sus muestras temporales, se refieren a conferencias, vídeos, presentación de libros alusivos, conciertos, etc. toda vez que este no es museo tradicional, sus muestras están allí de forma permanente, como sigue:

Sala 1: esta sala trata todo sobre los Derechos Humanos, reto universal, con muestras de todas las comisiones de Derechos Humanos que han surgido en el mundo. Muestra un mapamundi, elaborado con fotos que muestra cómo los hechos ocurridos en Chile se relacionan con otros países, dentro del contexto de regímenes dictatoriales, guerras civiles o invasiones externas, la violencia ha dejado una estela de genocidios, crímenes de lesa humanidad, guerra, tortura, ejecuciones extranjeras y desapariciones forzadas.

A través del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, se reconoce la legitimidad de los lesionados y sus parientes, a saber lo ocurrido y a que se reconozca públicamente su sufrimiento. Los estados, por esta razón, han creado comisiones de la verdad, reposición y reconciliación.  Bajo el mapa se disponen unos cuadros individualizando las comisiones creadas, como la base para resolver sus propios conflictos internos sobre las garantías humanas y las políticas de reparación.

En unos tablones de piedra simulando un mapa de Chile, se muestran fotos relacionadas a los más de 190 memorias que particulares e instituciones, a veces con apoyo del gobierno de chile, han levantado. Se trata de placas conmemorativas, esculturas, nombres de calles, salones en instituciones, entre muchos otros, que se distribuyen por todo el país.

Se destaca además, una cruz de hierro obtenida del Patio 29 del camposanto General de Santiago, sitio esté en se ocultaron los restos de víctimas del golpe militar, así como una vitrina con los informes de la Comisión Nacional de la Verdad y Reconciliación instituida en 1991 y de la Comisión nacional sobre la Prisión Política y la Tortura desde el 2003 al 2005, que se conocen como Informe Rettig e Informe Valech, respectivamente.

museo de los derechos humanos y de la memoria

Sala 2: este sector busca reflejar los efectos del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 y las primeras horas de la dictadura militar.
A tales fines cuenta con pantallas, con sonidos y grabaciones visuales del momento del golpe militar, incluyendo una gran proyección del vídeo del bombardeo realizado al Palacio de La Moneda, sede del gobierno chileno, y otra del estado de destrucción de algunos lugares, las primeras acciones de represión y los bandos militares publicados.

El microcine que se proyecta en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile, cuenta con audioguías con los cuales los asistentes pueden seguir grabaciones que retratan diversos momentos y ópticas de los sucesos desde el golpe militar, como testimonios, detenciones, palabras de Salvador Allende y las primeras cadenas nacionales de la Junta Militar, entre otros.

También se dispone de un curioso quiosco virtual, donde se pueden ver titulares de la prensa nacional e internacional respecto al estado del país previo al golpe y luego del mismo. En la pared lateral se observan grandes imágenes del fotógrafo Chas Gerretsen, donde están filas de personas llevadas en las primeras detenciones realizadas por los militares, muchas de las cuales serían posteriormente ejecutadas.

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Sala 3: aquí hay una memoria fotográfica sobre la Junta Militar del Gobierno Chileno que toma el mando luego del golpe, y una serie de documentos originales emitidos por esta durante las primeras semanas de mandato.También se muestra el vídeo interactivo que muestra las grabaciones de la televisión nacional e internacional relativo al golpe y las detenciones realizadas en los primeros días.Una foto de un gran diario donde aparece el bando que establece el toque de queda, el cual se extendió desde 1973 y 1987.

Hay evidencias fotográficas de otras acciones como el uso del Estadio de la Nación como centro de detención, tortura y muerte, los allanamientos en poblaciones y los asilados en embajadas que partieron posteriormente al exilio.

También hay una copia del certificado de defunción de Miguel Enriquez. Igual se muestran recortes de periódicos de la época partidaria al régimen, donde se detalla el supuesto Plan Z, así como del Diario Oficial, donde documenta el inicio de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Sala 4: en esta sala del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, contiene pancartas en varios idiomas como muestra de la solidaridad internacional con Chile que surgió en distintos países, especialmente en Europa.

Entre las exhibiciones presentes en el Museo de la Solidaridad, que, si bien era un iniciativa de 1972, en 1975 pasó a llamarse Museo de la Resistencia Salvador Allende. (Ver artículo: Pablo Picasso)

Entre los artistas que colaboraron estaban Joan Miró, Pablo Picasso y Oswaldo Guayasamín, entre otros. En este espacio, hay recortes de periódico y audios de la radio  los atentados acaecidos por el régimen en suelo extranjero como los asesinatos de Orlando Letelier en Washington DC y de Carlos Prats en Buenos Aires.

También hay muestras de lo que se conoció como Operación Cóndor. También se exhiben antecedentes relativos a la Operación Colombo, donde se indica cómo la prensa chilena hizo propio el montaje de los organismos de seguridad para justificar la muerte de 119 chilenos, supuestamente en territorio extranjero.  (Ver artículo: Museo de la Solidaridad Salvador Allende).

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, muestra el interés de la dictadura de explicar legalmente, ante el rechazo de entes internacionales como la ONU, OEA y la Cruz Roja, que llevó a organizar un plebiscito en 1978.Cada sufragio tenía una bandera chilena en pro del gobierno dictatorial y una bandera negra en contra.

También hay una sección con los pasaportes marcados con una letra  «L», que impedía el regreso de los exiliados entre otros, privandolos de la nacionalidad chilena. Avanzando por el cubículo se ingresa a la sección de métodos de tortura.

Sala 5: allí se exhibe un vídeo con declaraciones de víctimas de tortura, donde describen los métodos usados para amedrentar y torturar. Se encuentra también una copia del libro Así se tortura en Chile creado por la Comisión Nacional contra la Tortura, recreando una sala de tortura con una «parrilla», un catre de metal, en el que se acostaba a la víctima y sobre el cual electrocutaban.

En el espacio posterior, se consigue el texto sobre Así lo hemos vivido, detenidos-desaparecidos, llevados a cabo por la Vicaría de la Solidaria, y escritos sobre 6 hechos alusivos a las violaciones de los derechos humanos:

La Caravana de la Muerte.
Mujeres detenidas.
Montajes de prensa.
Ejecuciones de campesinos.

Sobrevivientes a los fusilamientos.
Militares constitucionalistas.

La sección siguiente, se denomina “Hallazgos”, referido a casos de políticos ajusticiados, como el  caso de Marta Ugarte y Pisagua.  También en los muros, hay diarios, informes, sentencias, cartas de detenidos desde los regimientos y cuarteles militares, que dan cuenta de los detenidos y ultimados.

Frente a esta pared se encuentra una pantalla interactiva digital contentiva de periódicos y vídeos mostrando los lugares donde se encontraron las llamadas fosas comunes con restos humanos.Al salir de este siniestro cubículo negro, está un pasillo con vitrinas dispuestas que dan cuenta de la artesanía creada por los detenidos durante su cautiverio. (Ver artículo: Museo de Arte Popular Americano).

museo de la memoria y los derechos humanos

Sala 6: la segunda salida del cubículo lleva al sector dedicado a los niños y niñas que también sufrieron las consecuencias de la dictadura. En las paredes se disponen fotos, cartas de niños, diarios y un también un vídeo que retrata lo que vivieron los pequeños esos duros años. La pared enfrentada muestra el mural El dolor de los niños: arte infantil en estado de emergencia y junto a ello la lista de los Derechos del Niño.

Sala 7: esta sala se ubica en el 2do. nivel del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, llamada “Demanda de verdad y justicia”. Es una sección de afiches de recuerdos que, frente a los abusos cometidos, las congregaciones católica, luterana, evangélicas, ortodoxa y judía llevaron la iniciativa y fundaron el Comité Pro Paz, para brindar apoyo jurídico y social a las víctimas y sus familias.Es una sección del museo con fotografías que muestran el actuar de los parientes de los apresados y su lucha.

Aquí se da cuenta no sólo de diversas acciones de demanda de verdad y justicia realizadas por esta organización, sino que también del componente artístico, y es así como su famoso baile de la Cueca Sola,  convertida en una manifestación de su protesta.

Durante el periodo 1973 hasta 1989, el Comité Pro Paz y la Vicaría de la Solidaridad interpusieron casi 9000 recursos de amparo en defensa de más de 23 000 personas, de los cuales el Poder Judicial Chileno, denegó la mayoría.En las vitrinas se puede apreciar uno de los recursos acogidos, el cual salvó la vida a Carlos Contreras, quien gracias a un accidente de tránsito al ser detenido en la vía pública en 1977, quedó en el parte policial respectivo y la corte aceptó cursar.

museo de la memoria y los derechos humanos

Sala 8: denominada “Ausencia y memoria”, representa una velatón como mirador de fotografías de víctimas en la gran pared del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Este es el corazón del museo.

Este espacio permite ver en la pared de enfrente fotos y cuadros de las víctimas de la dictadura.Las velas puestas de esa forma son un símbolo que recuerdan las «velatones», que se hacían en las cunetas de las calles durante las protestas, y también las que se colocaron en torno a los centros de reclusión y tortura en actos recordatorios. Una pantalla táctil permite navegar a través del mural y buscar una ficha con cada una de las víctimas incluidas.

Sala 9: llamada “Lucha por la libertad”. Muestra la lucha por alcanzar la pluralidad representada por el pueblo chileno, que refleja en acciones recogidas en el museo. En estas se encuentran las convocatorias al acto en el Teatro de Caupolicán protagonizado por el expresidente Eduardo Frei Montalva, en agosto de 1980 contra el plebiscito, como primer acto político autorizado en ese periodo.

museo de la memoria y los derechos humanos

Aquí también se muestra la lucha sindicalista contra el régimen, a cargo de la Coordinadora Nacional Sindical, y que tuvo como consecuencia la encarcelación de sus dirigentes Manuel Bustos y Alamiro Guzmán líderes de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), Tucapel Jiménez.

Pero además, en está área se muestra la lucha estudiantil universitaria y secundaria, con fotografías y recortes de prensa de marchas estudiantiles de la época para sacar a los rectores designados por la dictadura.Muy documentado está el caso de Federici,  protagonizado por los estudiantes de la Universidad de Chile.

También se recuerda el caso Quemados, con la foto de los jóvenes Rodrigo Rojas y Carmen Quintana, quienes fueron rociados con gasolina, quemados y abandonados en un camino rural por una patrulla militar.

Se exhibe un volante llamando a participar en las condenas nacionales, convocatorias y fotografías de las jornadas estudiantiles y de las primeras alianzas políticas en contra de el régimen militar, como la Asamblea de la Civilidad que reunió a las agrupaciones, federadas estudiantiles, colegios profesionales y partidos políticos. Luego se observan registros de los partidos políticos y más.

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Sala 10: llamada «Retorno a la esperanza», es la última sala efectiva del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, tiene una gran diversidad de afiches de organizaciones chilenas y extranjeras, para promocionar películas, actos, obras teatrales, recitales y otras donde llaman a actividades de resistencia.

Dentro de las que aparecen exhibidas se destacan diversas peñas folclóricas, el «Festival Chile Crea y el Festival Víctor Jara.Hay una gran mesa decorada con una paloma tricolor, similar a las que se pintaban en las paredes en los grafitis nocturnos, muestra de vídeos alusivos a la cultura durante la dictadura militar.

Al fondo de la sala está un televisor con vídeos relativos del plebiscito de 1988, que daría fin a la dictadura. El vídeo muestra las campañas del «Sí» y el «No», con énfasis en la franja electoral, el recuento de votos y las celebraciones tras la victoria del «No».

Sala 11: denominada “Nunca más”, muestra una gigantesca fotografía del acto realizado por el presidente Patricio Aylwin en el Estadio de la nación al asumir el mando, en marzo de 1990, con un vídeo que permite ver los pormenores de esta actividad en la cual se quiso marcar el fin de la dictadura.En tanto, el 3er. piso del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, corresponde a las muestras expositivas temporales y cuenta además con una cafetería.

museo de la memoria y los derechos humanos

Asimismo, al lado de la explanada está el auditorio del museo, se ubica el Centro de Documentación, textos, audios y escritos jurídicos, cartas, testimonios, producción literaria, material de prensa escrita, audiovisual y radial, largometrajes, material histórico y fotografías documentales, todos de libre disposición para los visitantes, historiadores e investigadores del periodo.

Controversias sobre el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Las valoraciones encontradas, surgieron desde el propio anuncio del proyecto, especialmente de políticos de derecha, derecha extrema y seguidores de la dictadura de Pinochet. Dentro de estas desavenencias se incluye la imposición de una visión “sesgada” de la historia, al contarse desde la experiencia de los perseguidos por el dictadura militar, el posible fomento de la división entre opositores y adherentes a Pinochet, y la potencial utilización con fines políticos del museo.

Por su parte, el historiador Sergio Villalobos, señaló que el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, debía ser dimensionado como “Museo de Fracaso, el de la Unidad Popular y el de ahora”, este estuvo en contra de la ausencia de una contextualización antes del golpe de la situación política del país durante el gobierno de Salvador Allende.

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Como detractor también, se manifestó el historiador Francisco Javier González, aportando que la construcción del museo podría terminar “dividiendo a todos los chilenos”, y que “la historia no se puede parcelar sin dar cuenta del contexto y sus causas.”

Para junio del 2012, la dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, durante la gestión del gobierno de Sebastián Piñer, también expuso su disconformidad con el museo, que a su parecer “tiene una visión incompleta de los hechos”, y que éste debiera “contribuir a la armonía de la sociedad”.

Al respecto se considera importante que los asistentes comprendan, que dentro de los factores que contribuyeron a la destrucción de la democracia, tuvo una significancia la violencia imperante. A la luz de la contingencia que se vive hoy, por lo que sería una gran contribución que el museo explicara los hechos anteriores al golpe, pues pondría una nota de atención sobre los límites, la necesidad de cuidar las formas y los procedimientos democráticos.

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

La opinión en respuesta a lo anterior, Magdalena Krebs apunta de forma categórica que la “tarea del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, no es una biografía histórica ni jurídica. Su finalidad no es suministrar información acerca de las causas que conllevaron a esas violaciones o contextualizarlas, ni a formular señalamientos individuales de responsabilidad, sino promover la idea que, con prescindencia de las circunstancias, ese tipo de hechos no deben ocurrir nunca más en ningún país.

En tanto, Javiera Parada, hija de José Parada, expuso que las vulneraciones a los derechos fundamentales no se pueden contextualizar, ya que serviría para justificar su existencia. Su argumento no sólo explicita un grave relativismo moral, sino que es profundamente peligroso. Con él podrían justificarse las mayores atrocidades, ya que los antecedentes a la violación de los derechos humanos permitirían explicarlos y eventualmente justificarlos.

En tal sentido, se estima, que no hay nada que justifique la violencia ejercida por el Estado de Chile en contra de ciudadanos inermes. Nada. Menos aún viniendo de agentes del Estado cuya responsabilidad es la mantención del orden público, no su alteración.

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

Por otro lado, Javiera Parada, partidaria de la dictadura, réplica al presidente de la Fundación 11 de Septiembre, Juan González, durante un homenaje a Pinochet en el 2012, decía que la debía crearse un “Museo de la Verdad” en oposición al Museo de la Memoria.

No obstante, entre defensores y detractores, lo importante de la presencia del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, es que constituye un elemento que contiene evidencias sobre un hecho ocurrido en un momento de la historia de Chile, que sin lugar a dudas marcó una parte importante de su población; quedando como muestra de esa memoria colectiva, de hechos que violentaron los derechos elementales del ser humano, su vida.

Ubicación

El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos está en el centro de la ciudad de Chile, frente al Metro, en la 5ta. Estación de Normal de la línea 5, de la avenida Matucana 501, Santiago. Esta es una acertada opción para dirigirse al museo. Pero también pueden trasladarse en la Red pública de Bus, ex-Transantiago, ya que por la calle principal transitan servicios directo a la Estación Central, Providencia. Tiene un cómodo horario de martes a domingo desde 10:00 am hasta las 7:00 am, con entrada gratis.

Museo de la Memoria y los Derechos Humanos

(Visited 174 times, 1 visits today)
Categorías Chile

Deja un comentario