¿Sabes qué es La Chascona? Descúbrelo aquí

Seguramente no sabías que La Chascona, fue una de las viviendas del famoso Poeta Pablo Neruda!!. Así es, ésta se sumó a otras casas del célebre Chileno. Se dice que la hizo para su amor secreto… hoy día es la sede de la Fundación Pablo Neruda y de la Casa Museo de la localidad de Bellavista, comuna de Providencia en Santiago de Chile. Conoce en este Post el significado y mucho más, es muy interesante.

 La Chascona

Historia de La Chascona

La Chascona, se remonta al año de 1953,  cuando el Premio Nobel de Literatura Pablo Neruda, adquirió el terreno a las orillas del Cerro San Cristóbal, y donde luego mandaría a levantar la vivienda donde habitó con Matilde Urrutia, hasta finales de su vida. Fue construida por el arquitecto catalán Germán Rodríguez Arias. (Ver artículo: Museo de Historia Natural de Valparaíso).

En este sentido, según referencias de la propia Matilde, una tarde en que andaban por el barrio conocido hoy como Bellavista, había un terreno en venta, en el cerro San Cristóbal. Se veía cubierto de maleza, y tenía una pendiente pronunciada. Se oía el ruido del agua, que embrujaba, era una catarata de agua, que se venía por el canal, en la cumbre del cerro. Llenos de entusiasmo decidieron comprar el lugar.

El sonido de agua que refería Matilde, quien por cierto sería su esposa luego de la separación del Poeta con su antigua esposa, Delia; se debía a que debajo de la actual casa, había una cascada, que hoy está embaulada, pero que la momento de la construcción dicha catarata caía libremente en el patio de la casa, mientras que su cuenca serpenteaba su lateral brindando la sensación de estar navegando.

Esto fue lo que enamoró a Neruda de inmediato, pues, se denominaba así mismo como un marinero del papel, por no poder andar en barcos porque se mareaba y le causaban nauseas. Tiempo después, en la poesía escrita a La Chascona, inspirado en Matilde en su libro La barcarola, donde el autor refería el “agua que corre escribiendo en su idioma”, y las zarzas “que guardaban el sitio con su sanguinario ramaje”.

Debiendo acotar al respecto, que Neruda también protagonizó la construcción de la casa, editando los planos y modificando algunas ideas de Rodríguez, quien luego admitió que la construcción culminó en un ideal y criatura más de Neruda que de él mismo debido a los cambios continuos que hacía el poeta. Es una Casa hermosa con una imponente vista panorámica de toda la comuna. (Ver artículo: Museo de Arte Popular Americano).

El origen del nombre de La Chascona que recibe la casa, significa en el argot chileno (quechua), despeinada o greñuda, y se colocó Neruda en honor a Matilde, quien para entonces era su amante, de abundante cabellera rojiza. La casa en principio la habitó solamente Matilde, hasta que en febrero de 1955 el Poeta se separó de su segunda esposa, Delia del Carril, y le dejó la vivienda que compartían en Avenida Lynch, bautizada bajo el nombre de Michoacán.​

La Chascona

El 23 de septiembre de 1973, Pablo Neruda fallece y las exequias se llevaron a cabo en La Chascona, pese a los inconvenientes que significó a causa del golpe de Estado del 11 de septiembre de ese mismo año, ocurrido apenas doce días antes de su fallecimiento. Por su parte, Matilde se encargó de reparar los daños que sufrió la casa, y también de rescatar el legado de Neruda; quedando en dicha vivienda colmada de recuerdos del Poeta hasta enero de 1985, cuando fallece.

En ese mismo año de 1973, la La Chascona, muere y resucita, ya que días después del golpe militar que derrocó al Presidente Salvador Allende, fallece Pablo Neruda en la Clínica Santa María de Santiago. Y La Chascona había sido objeto vandalismo; la acequia que tanto quiso el poeta, se inundó la casa debido a una obstrucción, debiendo tender tablones sobre el barro para trasladar su cuerpo sin vida, ya que Matilde insistió en que fuera velado allí.

Ella junto a unos pocos amigos pasaron esa noche en el salón con los cristales rotos. Luego de esas oscuras y tristes días, poco a poco se fueron reconstruyendo los espacios y los corazones rotos, por el dolor y la indolencia del régimen instalado en ese país. A lo que Matilde se fue reponiendo lentamente. (Ver artículo: Museo de América).

La Chascona

Convirtiéndose La Chascona, es un museo contentiva en gran medida de las colecciones personales del autor, al tiempo que funge como sede administrativa de la Fundación Pablo Neruda. La Chascona, en el año de 1990, se declaró Patrimonio Monumental Nacional por las instancias correspondientes, dando mayor valor y sentido patrio al Museo.

Asimismo, La Chascona es un museo que muestra las variadas compilaciones que guardó en Neruda, desde textos, hasta distintas figuras de proa, pasando por conchas de mar y botellas de todas partes del mundo. También en ella está instalada la Fundación que lleva el nombre de poeta, y sus dependencias son usadas para diferentes actividades culturales, así como para investigadores que requiere trabajar con alguna de sus colecciones.

En junio de 2013, abrió las puertas La Chascona, concebida como un área para la cultura, al lado con los jardines de la casa museo, destinada para recitales poéticos, presentaciones de libros y otros tipos de impulsos y promociones culturales. Curiosamente, al lado de casa La Chascona, se puso en venta otra casa, lo que permitió despejar la Casa Museo y se pudo ampliar en un centro cultural.

 La Chascona

La ampliación de la Fundación Pablo Neruda, permitió mover las partes administrativas de la Fundación que estaban en La Chascona, y habilitar esas habitaciones para que el público pueda visitarlas, por ejemplo, el primer dormitorio. La casa adquirida tiene una estructura de gran altura, ya que perteneció a la escultora Marta Colvin, que lo usaba como taller cuando estaba en Santiago.

Arquitectura   

La Chascona surge en el ideario de Neruda y su pasión por el mar, que lo llevó a construir una casa en forma de barco, encargando al arquitecto Germán Rodríguez como bien se refirió, éste apenas se percató de lo elevado del terreno augura que sus dueños estaban sentenciados a vivir allí, en un constante subir y bajar la cantidad de escalinatas de la casa.

Inicialmente, proyectó levantar vivienda con orientación al sol, conllevando una vista a la ciudad. Pero Neruda deseaba un panorama de toda la cordillera, por lo que se giró la posición de la casa en el plano. No obstante, esta no fue la primera vez que el poeta intervendría en la construcción de La Chascona. (Ver artículo: Museo Chileno de Arte Precolombino).

Neruda, hizo traer desde el sur, troncos de ciprés para el living, se ocupó personalmente en buscar maderas y otros materiales, discutía y modifica detalles todo el tiempo, a lo que Germán Rodríguez tenía que ceder. Al principio solo contaba con el salón y una alcoba; que habitaba nada más que Matilde. Dedicaba horas al trabajo de la jardinería del lugar, sembrando distintas plantas y árboles. Pues el poeta, continuaba su vida con su esposa, Delia en la residencia de avenida Lynch, llamada Michoacán.

 La Chascona

La mayoría de amigos de Neruda guardaban el secreto de La Chascona. Dentro de ellos, estaba el muralista mexicano Diego Rivera, quien hizo un retrato de Matilde con dos cabezas. El cual cuando se observa con detenimiento el cabello de esta, se nota difusamente un lado del rostro de Neruda, el amante oculto. Ésta es una de las obras que se exhiben hoy en la casa museo.

En 1955, Neruda se separa de Delia y comienza entonces la vida en pareja con Matilde en la La Chascona. La vivienda continuaba expandiéndose, se le agregó la cocina y el comedor. Más tarde se construyó un bar y una biblioteca. Las modificaciones finales de La Chascona las hizo el arquitecto Carlos Martner en 1958, pues Rodríguez Arias había regresado a Europa.

Neruda en sus casas, no las construía conforme se hacía habitualmente, comenzando por el diseño de planos funcionales, espaciales y estructurales, tenía la idea de ajustar los espacios a sus elementos y objetos particulares. En La Chascona se cumple lo que observó Miguel Rojas cuando hizo notar que Neruda modelaba sus espacios en una forma ajena al gusto típico de los señores y la burguesía de época, pues más que las fachadas llamativas, le interesaban los ambientes interiores más íntimos y sencillos.

chascona

Pablo Neruda, como todo hombre de letras, era bohemio, tenía una mente muy creativa, ideas que también llevada a su cotidianidad, y sus ideales las plasmada también en sus casas. En el caso de La Chascona, al igual que todas sus casas, es una construcción que creció de a poco para convertir en espacio cada idea nueva que se ocurría al poeta.

¿Qué ver en La Chascona?

Hay mucho que ver en La Chascona; es un bello lugar donde hay cantidad de flores de vistosos colores, sembradas en su momento por Matilde y el propio Neruda. Se pasa por unas pasarelas, uno de los cuales conducen al estudio de Matilde, donde se encuentran un piano y otros elementos de la señora. Es un sitio de ensueño.

El lugar transmite una grata sensación de paz y serenidad, que se advierte en el entorno, la cual seguramente infundió en el poeta una inspiración para escribir sus distintos versos. Todas las casas de Neruda contienen el espíritu de su dueño. La Chascona no fue la excepción, y la magia del escritor se percibe en cada detalle.

 La Chascona

También se pueden observar en la Casa Museo, una amplia variedad de objetos y pertenencias del Poeta cuando vivía en La Chascona, casi todo lo cual es consecuencia de la ardua labor de Matilde en reconstruir, reponer y reunir de nuevo los textos, pinturas y objetos dañados o perdidos durante los ataques de vandalismos de la dictadura.

Poco a poco fue renaciendo, y actualmente es una casa museo destinada a difundir, expandir y preservar la vida y obra del poeta, al posibilitar el acceso a los ambientes íntimos en los que vivió, creó y lo acompañaron gran parte de su interesante e intensa vida.

Asimismo, en La Chascona, hoy día se conservan una variedad de muestras, una conveniente pinacoteca, con obras de autores del propio Chile y  otros países de todos los tiempos. También hay una muestra de estatuillas africanas en madera, y otra de muebles y elementos diversos del diseñador Piero Fornasetti. Están también, los ambientes mas íntimos del propio Neruda, como su comedor, con la vajilla y cuchillería originales.

De igual forma, durante la visita se verán muchos objetos que el poeta atesoraba cuanta cosa interesante se topará en sus viajes; desde libros hasta figuras de proa de navíos, pasando por caracolas y botellas de todas partes del mundo. Además, destaca el retrato de Matilde Urrutia hecho por Diego Rivera y otros objetos personales del poeta, como sus mullidos sillones y su valiosa biblioteca, son algunos de los elementos que forman parte de esta obra per se.

Y es que Pablo Neruda, tenía una singular atracción por el mar, hecho que lo llevó a levantar una vivienda en forma de barco en esa colina; está colmada de objetos únicos, que sólo él podía utilizar, sorprende el recorrido por sus objetos, como Jarras y vasos de diferentes colores, ventanas, farolas, máscaras de proa, monedas de diferentes países, caracolas, pinturas de amigos conocidos en el ambiente, pasadizos secretos a otras salas y un bar con madera de un barco francés.

Por último, en la Chascona también se encuentra una pinacoteca, un café en una acogedora terraza balcón, con una vista espectacular a la Ciudad de Santiago, además de una tienda con libros, reproducciones de objetos de la casa y otros regalitos que pueden adquirirse en ese personal y mágico lugar

chascona

¿Cómo llegar a La Chascona?

Llegar es muy fácil, ya que La Chascona se encuentra en un lugar muy accesible en la calle Fernando Márquez de la Plata 0192 del  Barrio Bellavista, Providencia, Santiago de Chile. Solo se necesitan 15 minutos a pie desde la Línea 1 del Metro de la Estación Baquedano. Y en transporte público o particular, puede llegar desde cualquier punto de Santiago.

La Casa Museo La Chascona, es muy cómodo de visitar, pues cuenta con un sistema de audio-guías. Es un novedoso mecanismo implementado, que se anexa al coste de la entrada, está disponible en varios idiomas como: inglés, francés, portugués, alemán, italiano y español. Además, no se requiere de reserva previa. El ingreso se realiza por orden de llegada y está sujeto a la disponibilidad de cupos por día. Solo las visitas de colegios deben reservar con anticipación.

La Chascona Valparaíso

Es otra de las viviendas del Nobel en Literatura, Pablo Neruda, esta se encuentra en Valparaíso, se llama La Sebastiana, y comparte mucha similitud con La Chascona e Isla Negra. Al igual que La Chascona, plasma el ideario de navío como en todas las demás casas, en especial sus amplios ventanales en forma curva, elaborados de esa manera, para observar desde las alturas.

 La Chascona

En este caso específico, en las propias  palabras de Pablo Neruda, él quería una casa similar a una casa flotante en el aire, pero al mismo tiempo, bien asida en la tierra; muy soñador sus casas evocaban a unos barcos, amplias ventanas, colores marinos, ambientes frescos y naturales, tenía un gusto algo extravagante, pero al mismo tiempo sencillo.

La Sebastiana, compone una de las tres casas , junto con La Chascona en Santiago y la Casa de Isla Negra, propiedades del poeta chileno Pablo Neruda. Situada en Valparaíso, en el Cerro Bellavista, sobresale por la belleza de sus formas, y su inmejorable vista a la bahía del puerto. Al igual que las otras dos, está convertida en museo administrado por la Fundación Neruda.

Se encuentra bellamente ubicada en calle Ferrari 692, también a lo alto, en el cerro Florida de la ciudad puerto. La Sebastiana, fue inaugurada el 18 de septiembre de 1961, en medio de la celebración de las fiestas nacionales. Esta vivienda la habitaba el reconocido autor para pasar las fiestas de fin de año.

Justamente, en esa casa festejó el comienzo de 1973, su último año de vida, cuya partida física coincidió con la instalación de la dictadura, en septiembre de 1973, la casa quedó luego abandonada, siendo objeto de saqueos y pérdida de objetos, hasta 1991, cuando se restauró. Desde el 2012, esta casona se reconoce como monumento histórico de la Nación Chilena.

Su historia con el Poeta comenzó, cuando este fue a ver la construcción a medias. Le gustó, entre otras cosas, por lo disparatada que era, pero para su gusto, era muy grande, de modo que la adquirió en conjunto con la escultora Marie Martner y a su marido. Éstos se quedaron con el sótano, el patio y los dos primeros pisos; en tanto, Neruda con los 4 y 5 de la torre. Este bromeaba diciendo, que compro escaleras y terrazas, no obstante, contaba con una vista privilegiada sobre la bahía.

Luego de 3 años el poeta culminó los trabajos de construcción y de decorar la casa, colocó fotos antiguas del puerto y un gran retrato de Walt Whitman. Uno de los obreros le preguntó si era su padre, él dijo, “Sí, en la poesía” . Algunas ventanas tienen forma de claraboyas de barco. La más grande de las terrazas se convirtió en comedor. Desde allí podían oírse las bandas sonoras de las películas del teatro Mauri, al lado de la casa.

Inauguró su nueva casa el 18 de septiembre de 1961, dando una fiesta memorable; cada invitado se incluyó por méritos inolvidables, donde se destacaba la ayuda que habían proporcionado para convertir esa obra gruesa abandonada, en “La Sebastiana”, como la bautizó Neruda en honor de su primer propietario y constructor. Para esa ocasión, al igual que lo hizo con La Chascona, le escribió un poema a La Sebastiana, que después incluiría en el libro Plenos poderes.

chascona

En diciembre de 1991, abrió la casa museo. En 1994 se construyó la plaza, y en 1997,, se abrió el Centro Cultural. Allí se encuentran a disposición muestras de mapas antiguos, de marinas y otras pinturas, entre ellas un retrato de Lord Cochrane y un óleo que muestra a José Miguel Carrera poco antes de ser fusilado. Hay muchas otras reliquias del puerto y piezas curiosas, como cajas de música y un viejo caballo de tiovivo, tallado en madera.

Poema La Chascona

Pablo Neruda, Poeta al fin, a todos los aspectos y pertenencias de relevancia para su vida, le escribía de forma sentida y especial, en el caso de La Chascona, también fue fuente de inspiración para el autor, seguidamente colocamos un extracto del poema que le escribiera a La Chascona, donde describe su construcción de forma magistral:

«…La piedra y los clavos, la tabla, la teja se unieron: he aquí levantada la casa La Chascona con agua que corre escribiendo en su idioma, las zarzas guardaban el sitio con su sanguinario ramaje hasta que la escala y sus muros supieron su nombre y la flor encrespada, la vida y su alado zarcillo, las hojas de higuera que como estandartes de razas remotas cernían sus alas oscuras sobre tu cabeza, el muro de azul victorioso,

el ónix abstracto del suelo, tus ojos, mis ojos, están derramados de roca y madera por todos los sitios, los días febriles, la paz que construye, Mi casa, tu casa, tu sueño en mis ojos, tu sangre siguiendo el camino del cuerpo que duerme como una paloma cerrada en sus alas inmóvil persigue el vuelo y el tiempo recoge en su copa tu sueño y el mío en la casa que apenas nació de las manos despiertas…»

La Chascona

(Visited 433 times, 1 visits today)
Categorías Chile

Deja un comentario