Manzana de las Luces: Historia, Ubicación, actividades y más

La Manzana de las Luces donde nació Buenos Aires, lleva este nombre porque en ella se concentran importantes instituciones como Colegios, Universidades, Iglesias y edificios históricos cuyo objetivo común era vencer la oscuridad de la ignorancia con la luz que brinda el conocimiento.

Manzana de las luces

Historia de la Manzana de las Luces

La Manzana de las Luces se encuentra en la ciudad de Buenos Aires, topográficamente se entiende como manzana a un espacio de la ciudad que se encuentra rodeado por calles. La Manzana de las Luces está rodeada por calles de la época, hoy algunas de ellas son  avenidas.

El nombre de Manzana de las Luces fue adjudicado al sector, desde que se publicó un artículo escrito en un diario de la ciudad. El reconocido diario Argos, le dedicó un  espacio en su Editorial emitida el 1 de septiembre de 1821, en donde hacían referencia a este lugar de la ciudad como la Manzana de las Luces, ya que en él se concentraban instituciones dedicadas a la cultura y a la educación.

En la antigua ciudad esta manzana queda rodeada por las calles Perú, Bolívar, Alsina y Moreno. Los primeros en establecerse en este sitio fueron los jesuitas, quienes al llegar de su largo viaje desde Europa, llegaban a este lugar, algunos solo pasaban unos días recuperándose del largo viaje, pero otros se establecieron de manera permanente.

Los jesuitas comenzaron a llegar a territorio argentino aproximadamente en los años 1600, la ciudad comienza a desarrollarse en los alrededores del conocido Fuerte de Buenos Aires, donde hoy en día se encuentra la Plaza de Mayo, es lo que antiguamente se llamaba la Plaza de la Victoria.

En las adyacencias de la plaza de la Victoria se encontraba para el momento el Colegio San Ignacio, el cual fue mudado en 1661, hacia la zona que hoy conocemos como la manzana de las Luces, con la finalidad de evitar el muy probable ataque de corsarios a la ciudad. Esta fue la primera institución educativa que se estableció en esta parte de la ciudad.

Posteriormente, identificado ya como un lugar relativamente seguro, se comenzó la construcción de la Iglesia de San Ignacio de Loyola, la cual fue bendecida en 1734. Ya para esa fecha se había iniciado la construcción del claustro del Colegio San Ignacio y luego la Procuraduría de las Misiones.

Manzana de las luces

Así comienza a desarrollarse en esta manzana instituciones dedicadas al saber, que con el pasar de los años, van cambiando de nombres pero no de misión. El Colegio San Ignacio, también se expandió hacia el Colegio de San Carlos que luego tomó el nombre de Colegio Convictorio Coralino, el cual es hoy en día el Colegio Nacional de Buenos Aires, llamado así desde 1863.

Se crea la Casa de Los Niños Expósito, la cual era una casa de albergue para niños abandonados o huérfanos que deambulaban sin protección ni abrigo por las calles de la ciudad. Esta construcción luego fue de alguna manera modificada para que funcionara una imprenta, estrategia para poder obtener dinero que permitiera mantener a los niños. (Ver artículo: Quinta de Bolívar)

Luego en un espacio frente a las calles Perú y Alsina se construyó el primer teatro de la ciudad, el que nombraron Teatro de la Ranchería, a mediados de siglo era el único espacio dedicado a la distracción cultural de la ciudad.

A principio del siglo XIX, el Teatro de la Ranchería se convirtió en Biblioteca Pública que posteriormente se transformó en el Colegio de Ciencias Morales. Seguidamente en 1821 se construye en la calle Perú y Alsina la Universidad de Buenos Aires.

Manzana de las luces

Para la época la Manzana de las Luces fue el espacio donde crecía y se desarrollaba la ciudad, se encontraba la Legislatura Provincial, el Archivo General de la provincia de Buenos Aires, el banco de la provincia de Buenos Aires, el Tribunal de Cuencas y otras instituciones que daban vida a la ciudad.

En la actualidad las calles que rodean a la Manzana de las Luces se  encuentran ubicadas de la siguiente manera al suroeste y en diagonal la calle Bolívar, al norte la calle Moreno, al Sur la calle Alsina, Avenida Julio A. Roca  Diagonal al noreste.

A mediados del siglo XIX comenzaron a ser declarados de manera individual algunos de las edificaciones presentes en la Manzana de las Luces como monumentos históricos, sin embargo, el valor de cada edificio que se encuentra este sitio, así como la historia que los acompaña y su valor cultural fueron razones suficientes para que en el año de 1981, fuera declarado Lugar Histórico todo el sector conocido como la Manzana de las Luces.

Manzana de las luces

Ya para la época republicana, convertidos en un país libre de la colonia española, el sector conocido como la Manzana de las Luces no dejó de tener importancia y relevancia. El primer presidente de la república Mitre, entendió la importancia y la necesidad de formalizar la permanencia de las instituciones que habían sobrevivido y que habían fundado de alguna manera la ciudad.

Es así que por decreto y asumió como propiedad del estado al Colegio Nacional de Buenos Aires, y en el reordenamiento de la ciudad la Universidad de Buenos Aires crea nuevas facultades las cuales son ubicadas en las antiguas edificaciones jesuitas.

Sin embargo  los trabajos de refracción de los edificios destinados a nuevas actividades mantuvo ese aspecto de la arquitectura italiana que dominaba el estilo de la ciudad y a pesar de haberse agregado adornos arquitectónicos a la fachada mantiene su aspecto original.

Donde sesionaba  el Consejo Deliberante de Buenos Aires se convirtió en el aula magna de la nueva facultad de arquitectura y urbanismo. Por su parte, el Archivo General de la Nación encontró su nuevo hogar en el antiguo congreso nacional y en sus espacios se instaló La Academia Nacional de la Historia.

El Museo Público lo mudaron al Parque Centenario, y actualmente se llama Museo Argentino de Ciencias Naturales «Bernardino Rivadavia». La construcción de la nueva avenida Julio A. Roca, puso en peligro la estructura original del antiguo museo. La modernidad y los nuevos usos ganaron terreno a la historia y solo queda un vestigio de la época de virreinato en una pequeña parte de la edificación.

Todo comenzaba a tomar una nueva forma, una nueva distribución una nueva organización urbanística, pero se mantenían en el sector las instituciones académicas y culturales que le habían dado el nombre a la Manzana de las Luces.

Manzana de las luces

Ubicación del lugar

La Manzana de las Luces se encuentra ubicada en el centro de cuatro calles, podemos georeferenciarnos iniciando en la Esquina noroeste, calle Bolívar, con la intersección de las calles Perú, Alsina y Julio A. Roca. Es un lugar tan fácil de reconocer por las estructuras e instituciones que no podrá perderse. Dependiendo de su lugar de partida puede llegar a la Manzana de las Luces utilizando las diferentes líneas de autobuses que señalamos a continuación : 7,24, 26, 28, 29, 38, 45, 56, 59, 64, 67, 105.

Ahora si lo prefiere puede utilizar el subterráneo o metro, puede tomar la Línea A de nombre Estación Perú, o la Línea D, Estación Catedral, la Línea E, Estación Bolívar. Cualquiera que se la elegida o conveniente para usted, lo dejara en la Manzana de las Luces para que inicie su recorrido.

Manzana de las luces

Actividades Realizadas

La Manzana de las Luces no es solo un lugar lleno de historias y edificaciones antiguas, este especial lugar está lleno de ofertas dirigidas a todo tipo de público. Es así que si usted es residente de la ciudad de Buenos Aires o solo se encuentra de visita, no puede dejar de informarse sobre las actividades que se desarrollan.

Hay que dejarse sorprender por la diversidad de actividades que pueden encontrar mientras caminan algunas de las calles que conforman la Manzana de las Luces, entre ellas, clases de Milonga, conciertos, exhibiciones de artistas locales e internacionales, entre muchas otras.

Manzana de las Luces Túneles

No solo tiene este lugar su atractivo por la edificaciones coloniales que comparten espacios con las contemporáneas, tampoco es solo su valor académico y cultural, sino que a su atractiva y apasionante historia se añaden la presencia de túneles que se encuentran distribuidos y conectados por debajo de la ciudad de Buenos Aires.

Túneles que fueron construidos hace más de cuatrocientos años, los cuales se presumen eran las rutas de escape de la ciudad en caso de un ataque. Están distribuidos y con dirección desde el sur hacia el norte y desde el este hacia el oeste.

Se encuentran aproximadamente a cinco metros de profundidad, lamentablemente no toda la red de túneles existe y parte de ella se deterioró con el tiempo, no obstante, lo que permanece hasta la fecha, permite inferir que estos túneles conectaban la ciudad con el Fuerte de Buenos Aires y brindaban una ruta de escape en caso de algún ataque.

Como es conocido por muchos los jesuitas tenían muchos objetivos y lineamientos que debían cumplir en los sitios donde eran destinados a ir, es así que alguno de ellos se dedicaban a la evangelización, otros a la fundación de ciudades, otros a la educación y otros a la investigación, en su mayoría estos trabajos y responsabilidades eran documentados. (Ver también: Museo de Memoria y Tolerancia)

Con base en documentos históricos se tienen evidencias que los túneles fueron construidos por los jesuitas en el siglo XVIII.  Existe un mapa donde se encuentra señalada a Manzana de las Luces y se resaltan los túneles que están en este sector los cuales fueron identificados como galería A.

Otros documentos históricos de la ciudad dan muestra del conocimiento de la existencia de los túneles que se encuentran en el subsuelo, curiosamente hay transcripciones de documentos que hacen referencia a ubicaciones de casa de la época cuya referencia indica que estaban construidas sobre el subterráneo.

Manzana de las luces

De esta manera van apareciendo documentos y referencias de mediados del siglo XIX que mencionan a los túneles y las direcciones y referencias de ubicación todos estaban asociadas o cercanas a las edificaciones jesuitas.

Esta información confirma así las suposiciones de que los túneles mantenían unidos las edificaciones jesuitas desarrolladas en la ciudad como la iglesia, el colegio y al parecer todas interconectadas entre si llegaban a un punto común, El Fuerte de Buenos Aires. (Ver artículo: Museo Interactivo de Ciencia)

Su descubrimiento a principios del siglo XX fue fortuito, se realizaba una construcción en una de las facultades de la Universidad de Buenos Aires, la cual queda en la calle Perú y mientras excavaban el terreno se hundió de manera espontánea, allí se evidenciaron los primeros túneles.

Luego el hallazgo se convirtió en un proyecto de estudio arqueológico llevado por el arquitecto Héctor Glesbelin. Este estudio que se extendió un poco más de dos años, permitió trazar la dirección de los túneles, como se conectaban, en que calles de la Manzana de las Luces se encontraban y también lograron descubrir dos de las entradas.

Manzana de las luces

Solo imaginen el trabajo y los fundamentos estratégicos que dieron origen a la construcción de esta red de túneles, hay muchas preguntas y misterios a su alrededor, ¿era solo una estrategia de escape? O también ¿una estrategia de ataque?, ¿estaban las entradas solo en las edificaciones jesuitas?, ¿o los túneles eran utilizados para el contrabando?

Las entradas halladas al momento de la investigación arqueológica se encontraban en el actual Museo de Historia Natural y en el Colegio Nacional, en la calle Perú, ambos edificios eran para la época edificios jesuitas, habitados por jesuitas.

Hay que reconocer el trabajo de ingeniería que esta solapado en el hallazgo de los túneles, porque estos fueron construidos con pico y pala. La estructura de los túneles mejor conservados permite identificar que el techo de los mismos era abovedados, sus paredes rectas y los pisos planos. Algunos tienen más de 2 metros de altura y más de 1,50 metros de ancho.

Manzana de las luces

No fueron construidos sin conocimientos de ingeniería porque de ser así no hubieran sobrevivido todos estos años, manteniendo hoy en día una estable estructura. Su dirección no tiene equívocos, así que se presume que para definir la dirección de los mismos debieron haber utilizado una brújula.

Hoy en día, existe suficiente información de los túneles, se conocen como se conectan entre ellos, cuales son las edificaciones a donde llegan y de donde salen los túneles, se tiene conocimiento de al menos cinco galerías que conectan  a la Iglesia, claustros y conventos, hospitales, procuraduría y Fuerte de Buenos Aires. Y opiniones encontradas en referencia al uso que tenían los túneles.

Manzana de las Luces Otros Lugares

Por suerte no solo la ciudad de Buenos Aires cuenta con una Manzana de las Luces, otras ciudades del país también esta estructura arquitectónica y disposición urbanística. Por supuesto que esta característica está muy ligada a la presencia de los Jesuitas. Una de ellas es la ciudad de Córdoba en donde fue incluso catalogada la Manzana de las Luces como Patrimonio de la Humanidad.

Manzana de las luces

Manzana de las Luces Milonga

Son espacios abiertos a la cultura en todas sus expresiones, por lo tanto, no es de sorprender que la Manzana de las Luces seda un lugar en donde usualmente se realizan conciertos y ferias, para que se realice una Milonga al aire libre.

Pero ¿qué es una Milonga? Para los que no conocen que es una Milonga, es una expresión folclórica típica del Río de la Plata, que comparten los hermanos países de Argentina y Uruguay. Este género musical que es acompañado con guitarra y dependiendo de su origen se identifican la Milonga Campera y la Milonga Ciudadana, mejor conocida como Milonga Sentimental.

Generalmente la propuesta de bailes de Milonga se inicia en la noche para que todo el público tenga la oportunidad de asistir. Esta hermosa propuesta es acompañada por las organizaciones culturales y se distribuye en espacios abiertos o en el interior de alguna de las edificaciones, permitiendo así se mantenga vigente el baile tradicional, así como aperturar espacios para las propuestas innovadoras.

Manzana de la Luces Córdoba 

En Córdoba existe una Manzana de la Luces al igual que en Buenos Aires, esta manzana fue creada por los jesuitas y en Córdoba la conocen como la Manzana Jesuita. Tiene el mismo estilo y el mismo valor histórico, cultural, arquitectónico, que tiene la manzana de las Luces de Buenos Aires.

Esta manzana en Córdoba se encuentra el Rectorado de la Universidad de Córdoba, el cual es hoy un museo, también se encuentra la Iglesia de la Compañía de Jesús y el Colegio Nacional de Monserrat. Podemos identificar de inmediato que es la misma distribución jesuita, en donde agrupaban de manera estratégica las edificaciones destinadas a lo académico y a la evangelización.

La Manzana de la Luces de Córdoba se encuentra ubicada en el centro de la ciudad y está rodeada por las calles Duarte Quirós, Vélez Sarsfield, Caseros y Obispo Trejo. Al igual que la manzana de las Luces de Buenos Aires, esta manzana está protegida con el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad .

Manzana de las luces

La construcción de la manzana de Córdoba se inició en el año 1599 donde la primera edificación fue el Noviciado, luego el Colegio Máximo en donde se daban cátedras de arte, teología y latín, la cual luego se convirtió en Universidad. A medida que pasaban los años y aumentaban las necesidades de espacios la Manzana de la Luces de Córdoba se desarrollaba, dando paso al Colegio Nuestra Señora de Monserrat, hoy en día funciona aún como colegio.

Recorrido Virtual

La Manzana de las Luces cuenta de su pasado, sin embargo, está anclada también en el presente. Conscientes de la incidencia que tiene en el momento actual la tecnología y las redes sociales, La Manzana de las Luces nos ofrece desde el 2012 un paseo virtual.

Usted podrá visitar la manzana de las Luces a través de su página de Facebook y si usted lo desea puede recibir a su cuenta, información sobre las actividades que se tienen programadas. Es así, que sin salir de la comodidad de su casa usted podrá conocer, algunos de los lugares emblemáticos y mucho de las historia de la Manzana de las Luces, acá les dejo el enlace: htpp://www.manzandelasluces.gov.ar/manzana360/

La Manzana de las Luces un Viaje en el Tiempo

La riqueza histórica que guarda el lugar generó la necesidad de crear un Instituto de Apoyo para manejar toda la oferta cultural que se genera y se propone en la Manzana de las Luces. Es un instituto que apoya directamente a la Comisión Nacional de la Manzana de las Luces en el logro de sus objetivos.

El desarrollo de la ciudad atentaba con borrar los vestigios que quedaban del virreinato y su valor arquitectónico es invaluable, fundamentados y decididos a recuperar la historia de la Manzana de las Luces, ambas instituciones están abocadas en viajar en el tiempo, convencidos que en la historia que guardan las paredes y las calles de la manzana son irrefutablemente, el pasado de la ciudad de Buenos Aires.

Están conscientes ambas instituciones que las necesidades de las ciudades cambia, que en oportunidades las edificaciones se hacen pequeñas y necesariamente deben crecer, es por ello, que con el objetivo de dar respuesta a la nuevas necesidades se analizan las nuevas propuesta arquitectónicas.

Sin embargo, estas propuestas deben resguardar el valor cultural e histórico de los espacios que conforman la Manzana de las Luces. Un ejemplo de ello, fue la propuesta aceptada para la construcción de la nueva sede de la Comisión Nacional de Museos y Monumentos y Lugares Históricos.

Manzana de las luces

El edificio ubicado en el terreno baldío que dejó la Facultad de Ingeniería. Con una fachada de hormigón rústico logran armonizar con las antiguas fachadas virreinales. En la parte de atrás los vidrios permiten ver las antiguas paredes de ladrillo artesanal de los edificios preexistentes. Un patio interno de gran tamaño permite la comunicación entre los edificios y una rampa permite descender hacia los túneles, esos que nunca dejarán olvidar los comienzos de la ciudad. (Ver también: Antiguo Colegio de San Idelfonso)

Manzana de la Luces San Telmo

El Zanjón de Granados es un lecho de río antiguo, nacido de depresión geográfica, por donde de forma natural se canalizaban las aguas de lluvias de la parte alta de la ciudad hacia el río de la Plata. Los sedimentos y el tiempo se encargó de esconder una hermosa casona, la cual fue descubierta en 1985.

Descubrir la Casona que data del año 1830 no fue lo único, su hallazgo se convirtió en un increíble descubrimiento arqueológico, ya que debajo de la Casona y siguiendo la vertiente de Zanjón de Granados, un  pequeño arroyo de aguas intermitentes cruzaba a San Telmo, un barrio del pasado, que fue redescubierto.

Manzana de las luces

Visitas a la Manzana de las Luces

Existe la oferta de realizar visitas guiadas a la Manzana de las Luces, en estas podrán visitar cada una de las edificaciones y escuchar de manera amena y entretenida la historia que recogen cada una de ellas.

De los Edificios de la época del virreinato se puede visitar el  Patio de la Procuraduría de las Misiones, el cual data del año 1730, la actividad que se desarrollaba en este edificio era la contabilidad de los productos que se vendían para poder mantener las misiones y los colegios.

Bajo el patio pueden verse pequeños tramos de los túneles coloniales construidos durante el siglo XVIII que llegaban hasta el Cabildo, el Fuerte, el río, y algunas iglesias y construcciones notables de la ciudad. Conocer las casas virreinales y el lugar donde se reunían lo representantes de Buenos Aires para crear las leyes, es una recorrido gratificante y lleno de historia.

Manzana de las luces

Existen espacios destinados especialmente a la cultura en donde se proyectan películas, se realizan exposiciones, se dictan talleres, se hacen conciertos y hasta clases de milonga. Caminar las calles de la Manzana de las Luces es viajar en el tiempo, porque te encuentras y reconoces la primera Iglesia, el primer Colegio de la ciudad.

Los domingos La Manzana de las Luces sufre una metamorfosis y le da vida al ya esperado Mercado de las Luces, así los espacios abiertos reciben las artesanías de artistas callejeros y las  y antigüedades de coleccionistas, se crea una atmósfera de encuentro y caminar relajado en donde la vista se llena de colores, formas y ofertas.

La Manzana de la Luces es el hogar de las edificaciones más antiguas de la ciudad de Buenos Aires, estas fueron testigos del nacimiento de una ciudad, el primer colegio, la primera farmacia. Una ciudad testigo de conspiraciones, muertes y batallas que forman parte de la historia de la capital Argentina. Es el lugar donde nació la República.

Manzana de las luces

En su vista no pueden dejar de conocer la Plaza de Mayo, al llegar a la plaza permítase dejar volar su imaginación y recuerde que anteriormente era la Plaza de la Victoria, actualmente faltan muchos de los edificios originales que se asentaban en los alrededores de la Plaza, sin embargo, sigue siendo un espacio lleno de historia.

No pueden dejar de entrar a la Iglesia de San Ignacio de Loyola, quizás quede un poco sorprendido al encontrar un museo, en donde podrá reconocer algunas piezas de la edificación original, ladrillos de adobe le dejaran oír sus historias. Este espacio es un sobreviviente de un incendio provocado en 1955.

En su transitar por la calle Moreno se encontrará con una edificación del siglo XVII conocida como la  Vieja sede de los Jesuitas, hoy en día tiene un hermoso patio central, podrá ver los famosos túneles de techos abovedados. Cuando llegue a la Casa de Gobierno, lugar que está abierto a los visitantes, no deje de recordar que esa edificación fue originalmente la Real Fortaleza del siglo XVI. (Ver artículo: Museo Nacional Sicán)

Permítase el placer de saborear la historia de éste increíble y hermoso lugar, en donde la arquitectura de sus antiguas edificaciones se niega a morir y tiene cómplices que la ayudan a sobrevivir a la modernidad y al paso del tiempo.

Manzana de las luces

Hay muchas instituciones que trabajan muy duro y de manera continua comprometidas con el legado de quienes sin saberlo escribieron mucho de lo que somos los argentinos hoy en día. En los Museos aledaños a la Manzana de las Luces encontrarán exhibiciones de cómo era la vida en esos años de inicio.

Cuales eran sus costumbres, cómo vestían, qué utensilios formaban parte de su cotidianidad. La verdad que visitar esta parte de la ciudad será un recuerdo inolvidable, que le permitirá conocer del pasado y el presente en un mismo lugar.

Los horarios de las visitas a la Manzana de las Luces son de lunes a viernes a partir de las 10 de la mañana hasta las 8 de la noche. Los sábados y domingos de 12 del mediodía a 8 de la noche.

Manzana de las luces

Si bien puede visitar la Manzana de las Luces cuando usted así lo desee, en  los horarios indicados podrá entrar a los edificios y conocer los túneles. Si desea una visita guiada estas se realizan a las 5 de la tarde de lunes a viernes

Actividades en la Manzana de las Luces

Se organiza una programación anual que llena de actividades y entretenimiento a la ciudad. La Música invade los espacios y edificios de la Manzana de las Luces. Todos los estilos están invitados y las orquestas se organizan, los músicos afinan y los cantantes entrenan su instrumento, así todo está listo para recibir a los eternos invitados, el público en general.

Muy reconocida y conformada por músicos jóvenes una de las presentaciones se encuentra a cargo de La orquesta Puente Sur, tocan muchos ritmos, pero de los más aplaudidos por el público presente se encuentran los tangos.

Manzana de las luces

También se hacen presentes en los espacios de la Manzana de las Luces las  Orquestas Infantiles y Juveniles. Son orquesta que nacieron en las barriadas rioplatenses con la intención de involucrar a los más jóvenes en el movimiento musical.

(Visited 437 times, 1 visits today)
Categorías Argentina

Deja un comentario