Descubra todo sobre la Estancia Jesuítica de Alta Gracia

En el siguiente artículo vamos a realizar un viaje por uno de los lugares más históricos de la provincia de Córdoba, Argentina. Se trata de la Estancia Jesuítica de Alta Gracia, un museo que se inauguró oficialmente el 26 de agosto de 1977 y que está considerado desde el año 2000 como un Patrimonio de la Humanidad, declarado así por la Unesco.

Estancia Jesuítica de Alta Gracia

Estancia Jesuítica de Alta Gracia

En esta oportunidad nos corresponde realizar un recorrido por otro de los lugares más emblemáticos e históricos con los que cuenta la República de Argentina. Se trata del Museo Nacional Estancia Jesuítica de Alta Gracia y Casa del Virrey Liniers, un hermoso lugar que se encuentra situado en la ciudad de Alta Gracia en la Provincia de Córdoba. Este interesante museo se localiza justamente en lo que alguna vez fue la residencia jesuítica del siglo XVII, que formaba parte de la Estancia de Alta Gracia.

Estancia-Jesuitica-de-Alta-Gracia-1

El museo Estancia Jesuítica de Alta Gracia es considerado en la actualidad como un Patrimonio de la Humanidad, declarado así por la UNESCO en el año 2000. Con el pasar de los años se ha convertido en uno de los destinos turísticos de mayor afluencia de personas en la República de Argentina y eso en gran medida se debe a su imponente estructura y material histórico que podemos encontrar en su interior.

La Estancia Jesuítica de Alta Gracia forma parte de una privilegiada lista de lugares considerados como Patrimonio de la Humanidad, la mayoría de ellos ubicados en la provincia de Córdoba. Este interesante museo es administrado en la actualidad por el Ministerio de Cultura de la República de Argentina y su sede principal se encuentra localizada en la antigua residencia jesuítica del siglo XVII que formaba parte del caso de la Estancia de Alta Gracia.

Historia

Hablemos en esta parte de nuestro artículo un poco sobre el origen e historia del Museo Estancia Jesuítica de Alta Gracia. Todo comenzó con el otorgamiento de unas tierras a Juan Nieto, considerado como el cofundador de la ciudad de Córdoba cerca del año 1588. Tiempo después, la esposa de Nieto, Doña Estefanía de Castañeda se casa con Alonso Nieto de Herrera quien fue el encargado de otorgarle el nombre de Alta Gracia a esta propiedad. El nombre fue en honor a la virgen de su pueblo natal en España.

Estancia-Jesuitica-de-Alta-Gracia-2

Luego en el año 1643 Don Alonso queda viudo por segunda vez e ingresa a la Compañía de Jesús a quien decide donar todos sus bienes. Fueron precisamente los jesuitas que se encargaron de crear un establecimiento agrícola, ganadero e industria que tiempo después se convertiría en la primera universidad en suelo argentino llegándose a convertir en uno de los centros rurales más prósperos de la compañía cordobesa.

Para ese primer momento esta estancia se constituía como una gran superficie, llegando a contar con al menos ocho puestos en las sierras. La Estancia Jesuítica de Alta Gracia se constituyó desde su fundación como un lugar para explotar el negocio ganadero. Allí también funcionaba la residencia de los jesuitas donde en la actualidad se ubica el museo, también había una iglesia, el obraje, la ranchería, algunas viviendas de los negros esclavos y un dique de aproximadamente unos 80 metros de largo.

Para el año 1767, el rey Carlos III decidió poner punto final al trabajo de los jesuitas en el continente Americano y fue en ese entonces cuando la Estancia Jesuítica de Alta Gracia pasa a manos de una “Junta de Temporalidades” que se encargó de administrar la estancia en nombre del rey. Unos años después la estancia es vendida a la familia Rodríguez, que a pesar de sus esfuerzos económicos, no logró mantener la actividad productiva de la estancia.

Luego de la compra de la estancia por parte de la familia Rodríguez, este lugar pasó a nuevas manos, específicamente en el año 1810 cuando es comprada por Santiago de Liniers. En el año 1820, la estancia es adquirida en su totalidad por José Manuel Solares, convirtiéndose en el último dueño de la Estancia Jesuítica de Alta Gracia. Finalmente en el año 1868, se procede a delimitar los terrenos para la creación de una villa donde actualmente se ubica la ciudad de Alta Gracia. (Ver artículo: Museos del Vaticano)

Museo

Estancia-Jesuitica-de-Alta-Gracia-3

El museo Estancia Jesuítica de Alta Gracia también cuenta con su propia historia la cual comenzó a partir del año 1968, cuando la República de Argentina procede a expropiar la residencia, que previamente había sido declarada como Monumento Histórico Nacional. A partir de ese momento comenzó un extenso trabajo de investigación arqueológica que permitió que la construcción se preservara fiel a su estructura original.

En el año 1972 el Estado procede a aperturar algunas salas y no fue sino hasta el 26 de agosto de 1977, casi 10 años después de un fuerte trabajo, que el museo Estancia Jesuítica de Alta Gracia es inaugurado de manera oficial. Este museo dispone hoy en día de al menos 17 salas de exposición dirigidas básicamente a resaltar la historia y modo de vida de los cordobeses. Dentro de sus instalaciones se puede observar distintos elementos de gran importancia histórica de lo que fue la antigua estancia.

(Visited 289 times, 1 visits today)
Categorías Argentina

Deja un comentario